Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
2- 3 4 0 LOS VERANOS DE FACTOR 32 bilidad de Tom Cruise como actor contra el que el empresario dice no tener nada personal. En la práctica, el hartazgo de Paramount con Tom Cruise se va a traducir en la no renovación del acuerdo rubricado con la productora que gestiona el actor junto a su veterana socia, Paula Wagner. Un acuerdo que, negociado con ayuda de la influyente Creative Artists Agency, contemplaba porcentajes de beneficios extremadamente favorables para el actor, generosos avances de diez millones de dólares anuales para el desarrollo de nuevos proyectos y hasta oficinas propias dentro de los estudios Paramount en Los Ángeles. Los representantes de Tom Cruise, que durante el último año vienen haciendo horas extras para defender al actor con unos índices de popularidad cada vez más reducidos dentro del palmarés de Hollywood, se han apresurado a ofrecer una versión diferente de las desavenencias con Paramount. Han insistido en que el final de esta relación empresarial se debe a que la estrella ha decidido organizar su propia compañía independiente, con respaldo de cien millones de dólares facilitados por un par de fondos de inversión no identificados. Paula Wagner también ha disputado públicamente las acusaciones de que Tom Cruise ya no es un infalible atractivo de taquilla. Según su socia y ex agente, el actor ha protagonizado un total de ocho películas para la Paramount, que en su conjunto han generado en Estados Unidos la fortuna de 1.100 millones de dólares o un quince por ciento de los ingresos del estudio durante la última década. Con vehemencia, Wagner ha insistido en que el estudio propiedad de Viacom debe tener algo diferente en mente para vilipendiar de esta forma a uno de sus mayores valores Dentro del historial más reciente de numeritos, polémicas y excéntrico comportamiento acumulado por Tom Cruise, destacan desde sus muy comentados saltos en un sofá durante una inefable entrevista televisiva para explicar su intenso amor hacia su actual pareja, Katie Holmes, hasta sus radicales pronunciamientos sobre cuestiones tan ajenas a su arte interpretativo como la necesidad de utilizar fármacos para tratar depresiones, que no le resulta tolerable. Actuaciones que han ayudado a transformar a la mega- estrella de un fenómeno de taquilla en una broma recurrente en la cultura popular de Estados Unidos. Las chicas con estilo hacen el pino l otro día en Berlín se celebró una carrera de 100 metros sobre tacones. La chica que ganó esta mema competición organizada por la revista Glamour que está a la altura de las carreras de camareros con bandejas llenas de cañas, hizo una marca de 12 segundos. Aznar, quizá sí, pero yo no hago ese registro ni con las zapatillas doradas de Michael Johnson (mmm, qué antigua, hija, pon un ejemplo más actual o, ya que te pones, cita los zapatos de Jesse Owens) De todas maneras, no tengo ningún interés en correr con tacones. Esa actividad no aparece en el último libro de Camilla Morton. How to walk in high heels. The Girl s Guide to Everything que rima en inglés pero no en español (aproximación: Cómo caminar sobre tacones. Guía femenina para todo es una especie de manual de estilo (me niego a decir biblia del estilo, pero no por principios religiosos, sino por lo mismo por lo que me niego a usar icono o glamour: por hastío, por empacho) Este ilustrativo libro para chicas modernas, lo mismo te enseña a jugar al póquer que a subir a un coche con minifalda que a enfrentarte a una langosta en un restaurante. Camilla, cuando no sabe qué decir, recurre a expertos. En el caso de los zapatos de tacón recurre a Manolo Blahnik, ese muchacho que ha hecho el calzado de la Marie Antoinette de Sofia Coppola. Dice Manolo (yo no entiendo cómo llamándose Manolo se puede triunfar en el mundo de la elegancia, porque otra cosa es ser Manolo Escobar) bueno, que recomienda que con los taconazos, nunca más bajos de tres pulgadas y media (8,89 centímetros, si he hecho bien las cuentas) hay que enseñar un poco los deditos, el escote de los pinreles, porque eso da sexualidad al zapato. Pero sólo dos canalillos. Oído cocina. Pero nada dice de correr con ellos. Y no he utili- E ROSA BELMONTE El ideal laboral de Christina Aguilera se encuentra en un restaurante de comida rápida, junto al micrófono de pedidos zado el verbo en su forma reflexiva, que ése es otro cantar. Lo aclaro preventivamente por si las moscas o las erratas. Nada que objetar a la inclusión de Penélope Cruz como segunda más elegante de la revista People en español, sobre todo por su elección de la fiesta (hace unas estupendas alfombras rojas, aunque se peine como la Peggy de Matrimonio con hijos Pero Penélope a lo que debe aspirar a estar en la lista de Vanity Fair donde sí figura la estupenda Eugenia Silva, en el apartado de parejas, junto a su marido, Alejandro Santo Domingo. Es que ayer, con los diez kilos de revistas que me compré, me hice con el número que tiene en la portada a Kate Moss, que ya ha salido en España. Y es en esa sección de parejas elegantes donde están mis favoritos: Zac y Sheherazade Goldsmith. Los eco- ricos. Él, heredero de James Goldsmith, poseedor de una fortuna de 300 millones de libras, hermano de Jemima y editor de la revista The Ecologist ella, antigua modelo (Sheherezade Ventu- REUTERS ra, antes Sharon) Sólo por tener las narices de llamarse Sheherazade ya me tiene ganada. Pero lo bueno es la foto que ilustra en el Vanity Fair su estilazo. La pareja, a la que se ve que se le pegó el arroz (o el pudding) aparece corriendo por la calle en la boda de la hija de Camilla Parker. Ella corre con un vestido de Louis Vuitton, un tocado de Philip Treacy y unos tacones de Christian Louboutin. Pero los lleva en la mano. Y ahí está gran parte de su elegancia. ¿Quién con dos dedos de frente y cinco dedos de tacones correría con ellos en los pies? Ese tipo de cosas son las que hacen las chicas con estilo. Y chica con estilo es Blanca Martínez de Irujo, que esta semana aparece en el ¡Hola! En biquini y en una playa gaditana. Se baña (que hay que echarle valor) lee con su perro, mira cómo juega su sobrino y ¡hace el pino en la arena! Es como los tíos de Siete novias para siete hermanos pero en chica. Carreras con tacones, vamos anda. Ella si que mola miles. EL AGUIJÓN Christina Aguilera, que ya era cantante profesional a los 12 años en el programa de televisión The New Mickey Mouse Club (donde también debutaron Britney Spears o Justin Timberlake) dice que siempre habría querido trabajar en un restaurante de comida rápida. Específicamente, tomando los pedidos, porque cree que eso es supercool. Un menú doble Whopper con Coca Cola Light y aros de cebolla. ¿Menú gigante o mediano? A esta tía el tinte que se pone en la cabeza le ha afectado al cerebro.