Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 Madrid JUEVES 24 8 2006 ABC De fiesta en la Comunidad Alcalá de Henares. Fiestas hasta el domingo 27 Villavieja del Lozoya. Fiestas populares. Hasta el 27 de agosto Fresnedillas de la Oliva. Fiestas de San Bartolomé Mataelpino. Fiestas de verano Navalafuente. Fiestas de San Bartolomé Robledo de Chavela. Fiestas patronales. Hasta el 28 de agosto San Sebastián de los Reyes. Santísimo Cristo de los Remedios. Desde hoy hasta el 31 de agosto San Sebastián de los Reyes San Lorenzo El ensayo de los encierros, con toros mansos y en sentido inverso EFE. A las siete y media de la tarde de ayer se llevó a cabo en San Sebastián de los Reyes un ensayo general de los encierros de toros que tendrán lugar durante las fiestas de la ciudad, que se celebran entre 25 y el 31 de este mes. Los cabestros acompañaron a los toros mansos, que realizaron el recorrido de 741 metros para reconocer el trazado, aunque en sentido inverso. La música barroca pondrá el colofón al IX Festival de Teatro Clásico EFE. El Real Coliseo de Carlos III de San Lorenzo de El Escorial acogerá los próximos días 25, 26 y 27 tres conciertos de música de cámara italiana de la mano de la orquesta La Venexiana. Esta serie de recitales, con partitura de Monteverdi y Pasquini, pondrá el broche musical al IX Festival de Teatro Clásico, que viene celebrándose desde el pasado 4 de agosto. En Miraflores de la Sierra pasó largas temporadas el Nobel de Literatura Vicente Aleixandre, que dedicó un poema al olmo de la plaza, símbolo de esta hermosa localidad Tierras de leyenda TEXTO: M. SÁNCHEZ PACHECO FOTO: ABC MADRID. Los árboles van unidos a la historia de los pueblos: el olivo de los andaluces, la encina de los extremeños, el roble tenaz de los vascongados... y el álamo de los madrileños. La crónica mínima, casi familiar de Miraflores de la Sierra, se ha alimentado con la savia de un álamo negro. El mismo al que el poeta Vicente Aleixandre le dedicó un poema, cuyos primeros versos decían: En el centro del pueblo quedaba el árbol grande Era una plaza mínima pero el árbol viejísimo la desbordaba entera La tuberculosis lo llevó hasta una casa en la calle Velintonia 3. Una dirección que ha pasado a la historia de la literatura: dio reposo a Miguel Hernández y Federico García Lorca. Y desde entonces, corría el año 27, el Nobel sevillano se sentaba a la sombra del árbol, como siempre han hecho los macureños. Era el lugar de reunión escogido para comentar las efemérides del pueblo, para sestear, para declararse a las novias... Todos le llamaban el negrillo o el álamo, aunque en realidad era un olmo. Y cuenta la leyenda en Miraflores que uno de los últimos deseos de Aleixandre fue que le trajesen unas hojas del abuelo El olmo fue plantado en la segunda mitad del siglo XVIII, cuando el monarca Carlos III mandó que se colocara un árbol en las plazas como símbolo de la vida. Y símbolo del pueblo fue hasta el invierno de 1990, año en que murió a causa de una enfermedad transmitida por un escarabajo. el cambio de nombre de aquel pintoresco lugar. Un entorno privilegiado que no dejará indiferente a nadie. Cualquier rincón es interesante: la coqueta Iglesia del siglo XV; la plaza de toros, las minas de la Caramala, el Cubero o el Alemán; el Parque Natural de la Dehesilla... La flora del lugar tampoco se queda atrás: muchos árboles de hoja perenne, pequeña y coriácea para soportar mejor los estragos del verano. Encinas, coscoja, pinos y plantas aromáticas como romeros, lavandas o jaras. También proliferan los bosques de ribera con sauces, chopos y fresnos. A medida que se gana altitud, aparece el roble meojo y, ya en el piso superior, encontramos pinares. La fauna, de categoría. Cuervos y urracas, buitres leonados, lechuzas, lirones, zorros, tejones, ardillas. Estas últimas pueden verse hasta en los jardines particulares, porque se han acostumbrado a la presencia del hombre. La Fuente del Cura En torno al álamo seco comienza el excursionista a remontar el valle desde la Fuente del Cura. Un caño de agua de 1888 en el que conviene hacer acopio de agua porque el camino es largo. El río Miraflores es generoso en aguas con el municipio. Las fuentes abundan: la de Cataluña, de la Toribia, de los Poncianos, del Acebo... Siempre por la margen derecha del río, el recorrido serpentea hasta la altura del embalse, porfía luego a golpes de zig- zag por el robledal y, al desembocar en una zona de prados, se esfuma. Desde aquí se continúa sin senda, pero con terreno fácil de seguir y tendencia a ir hacia la izquierda, sin meterse en los canchales, que poco a poco iremos viendo. El pinar anuncia la llegada de una vieja y empinada cañada, que nos llevará al Puerto de la Morcuera, que campea a 1.796 metros de altura. Los ojos parecen agrandarse para poder captar mejor las impresionantes vistas. Pero no hay que detenerse demasiado que todavía faltan 300 metros más para encaramarse a la Najarra. Imagen panorámica de la Najarra, a más de 2.000 metros de altura Ruta: La Morcuera- Najarra El mirador Embalse de Miraflores de la Sierra Pico La Pala Un nombre Real Miraflores se llamaba antiguamente Porquerizas. El cambio de nombre se produjo en 1627, y va unido a una bonita leyenda, por la que se cree que fue Isabel de Borbón, esposa de Felipe IV que de camino hacia el Monasterio del Paular por el Camino Real de la Morcuera se detuvo a descansar en una meseta en la cima de la Raya, al pie de la Najarra y contempló Porquerizas fijándose en la abundancia de flores, y con la alegría propia de su juventud exclamó ¡mira, flores! Alguna de las personas que le acompañaban sugirieron Mirador de Cosio Miraflores de la Sierra Najarra Miraflores de la Sierra Fuente del cura Peña Laso M- 607 M- 611 Ermita de la Virgen de Begona Infografía ABC Dificultad: Alta Distancia: 15 Km Tiempo estimado: 6 h Cómo llegar: M- 607 salida Soto del Real y aquí coger la M- 611 hasta Miraflores