Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
74 Deportes MIÉRCOLES 23 8 2006 ABC MUNDIAL 2006 ESPAÑA JOSÉ MANUEL CALDERÓN Base de la selección española Sólo con la mirada sé lo que quiere cada uno Un año en Toronto ha devuelto a la selección un base más hecho, más seguro de sí, más anotador y más líder. Calderón se ha puesto los galones y el equipo lo agradece TEXTO: DOMINGO PÉREZ ENVIADO ESPECIAL FOTO: DE SAN BERNARDO HIROSHIMA. Aseguran los viejos adagios baloncestísticos que no puede haber un gran equipo sin un gran base. España se ha pasado mucho tiempo suspirando por el sucesor de Juan Antonio Corbalán o Ignacio Solozábal. Tres juniors de oro hace años que presentaron sus candidaturas- -Raúl López, Carlos Cabezas y José Manuel Calderón- Al final ha sido el tercero, el que de joven parecía el menos bueno del trío, el que se ha hecho con el puesto. ¡Que cese la búsqueda! -Todos se deshacen en elogios hacia usted después del partido ante Alemania. Hasta Nowitzki le señaló como imparable. -Se agradece. Si lo dicen es que debo ir por el buen camino. A mí sólo me queda seguir haciendo lo que he hecho toda mi vida, que es trabajar. En cualquier caso, ahora sólo me preocupa el equipo y no puede ir mejor: estamos exactamente donde queríamos estar a estas alturas. Aunque sólo llevamos tres pasitos y aún nos quedan seis más. ¿Ha habido un salto de calidad en su juego? -Hombre, ahora soy un año más viejo. Además, la NBA supuso una experiencia nueva. Siempre estás aprendiendo y mejorando. Es obligatorio en esta profesión, pero más bien la cuestión es que es muy fácil jugar en este equipo. Nos llevamos muy bien y eso se nota. Lo bueno de este conjunto es que es muy sencillo de llevar. Sólo con la mirada sé lo que quieren Pau, o Navarro, o Jorge o cualquiera de los que estén en la pista. Aquí todos hacemos un poco mejores a todos. ¿Se considera el primer base del equipo? -No. Somos tres bases y estamos rotando constantemente. Ante Alemania jugué algo más, pero frente a Panamá sólo fueron 14 minutos. En un Mundial hay mil tipos de bases diferentes y a cada uno se nos dan mejor unos u otros. -Puede estar tranquilo cuando Toronto se enfrente a Dallas. -Ya lo creo. Le diré al entrenador que si hay que defender a Dirk Nowitzki que se encargue Jorge (Garbajosa) (risas) La verdad es que hicimos un gran trabajo defensivo colectivo, porque lo difícil no es que él te meta pocos puntos, sino que sólo pueda lanzar nueve veces a canasta. Sus números en el Mundial 3 partidos jugados. 67 minutos en pista (28 ante Alemania) El base más utilizado y tercero que más jugó tras Garbajosa (90) y Pau (73) 30 puntos anotados (20 contra Alemania) Cuarto anotador tras Pau (58) Navarro (43) y Garbajosa (38) e iguala con Rudy Fernández. 9 asistencias (seis ante los alemanes) Mejor pasador por delante de Sergio Rodríguez (6) Navarro, Garbajosa y Marc Gasol (5) 8 rebotes (cinco ante Panamá) Cuarto tras Pau, Garbajosa (19) y Berni (9) Ocho también llevan Navarro y Rudy. 6 robos (tres a los neozelandeses) El mejor del equipo junto a Rudy. 2 pérdidas. Sólo le superan Sergio (ninguno) y Pau (1) ¿Es verdad que Garbajosa se pasa todo el día preguntándole cosas de la NBA y de Canadá? -Sí. Ya se está poniendo un poco pesa- Calderón está siendo la mano mágica que guía a la selección española en Japón do (más risas) No, en serio. Somos muy amigos y me encanta que venga a mi equipo. Seguro que no nos vamos a aburrir. Creo que su fichaje es la mejor noticia que me podían dar. Además, nuestras mujeres también se conocen. Vamos a estar muy bien en Toronto. -Confiese, ¿hablan entre ustedes de ganar el oro? -No, pero tampoco hace falta. No creo que ninguna selección venga a este Mundial y en el fondo no piense que puede ser campeona. Nosotros no renunciamos a nada y no tenemos miedo absolutamente a ningún rival. Lo que queremos es que sea la competición la que nos ponga en nuestro sitio. Y ojalá sea muy arriba. ¿Qué considera que ha cambiado en este equipo en relación con otros campeonatos? -Se han unido varios factores. El primero es que ya llevamos bastante tiempo juntos, que somos todos muy jóvenes y tenemos mucha ambición, y que por ello hemos ido creciendo profesionalmente. Además, creo también que ésta es la selección más compensada de los últimos años. Siempre que acudíamos a un campeonato se hablaba de que si nos faltaba un base, o un tirador, o un reboteador... Sin embargo, ahora ya vamos teniendo de todo y muy bueno- ¿Acepta la comparación con la España que fue medalla de plata en Los Ángeles? -Por el momento, no. Hasta que tengamos una medalla colgada del cuello, no hay nada que comparar. Los que son plata olímpica son ellos y sabemos el mérito que ello tiene. EL PULSO DEL PLANETA BASKET JOSÉ LUIS LLORENTE os Mundiales, más todavía los Juegos Olímpicos, toman el pulso al baloncesto del planeta. A tenor del juego desplegado hasta el momento, su salud es excelente y la evolución, constante. Equipos que hace no mucho estaban a años luz de los mejores despliegan un baloncesto moderno y rápido, aunque todavía lejos de los clásicos. Hay quien opina que las grandes diferencias en el marcador son impropias de un Mundial, pero yo creo que hay que dar estímulos a los más débiles y que del contacto surge la mejora. Si ahora hay países que pueden tratar de tú a tú a la selección de Estados Unidos es porque nos hemos acostumbrado a jugar con y contra ellos. También L en baloncesto los países ricos deben ser generosos con los pobres. Algunas de las escuelas tradicionales, como la serbia o la rusa, parecen estar en recesión y sus selecciones lo acusan, pero otras más modernas, como la lituana o la argentina, no cesan de producir jugadores. Las clásicas latinas, Italia, Grecia y España, se mantendrán entre los mejores si confirman su excelente prestación de las primeras jornadas. Y junto a ellas, el clásico de los clásicos, devaluado tras perder su halo de imbatibilidad, pero la gran favorita en cualquier competición. Además, parecen traer la lección aprendida y no estar dispuestos a sufrir otro varapalo. Han abandonado el formato All Star NBA y presentan un grupo con estrellas y excelentes actores de reparto que, esta vez, sí parece un equipo; un cuerpo técnico con el entrenador universitario en activo más prestigioso, Mike Kryzewski, junto a un NBA experto en baloncesto europeo, Mike D Antoni, y el firme propósito de recuperar el prestigio perdido. No han venido a perder. Se les nota.