Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
23 8 06 GENTE Carlos Larrañaga Me siento como un adolescente que peina canas El maduro galán, convertido en los últimos tiempos en un habitual de la prensa del corazón, confiesa, en entrevista con ABC, su amor por su actual pareja, Ana Escribano, y por el hijo que esperan POR BEATRIZ CORTÁZAR FOTO: ABC n enero de 2007 será nuevamente padre y antes de que acabe este verano se casará con Ana Escribano, la joven actriz que conoció durante su última función de teatro, El hombre de Central Park su vuelta a los escenarios tras cinco años retirado desde que protagonizó y dirigió Sin rencor A sus sesenta y nueve años, este habitual de la prensa del corazón venderá una exclusiva con su boda y se supone que otra con la llegada al mundo de este hijo. Este agosto lo está aprovechando para descansar, cuidar a su pareja y preparar su papel en la película que José Luis Garci empezará a rodar en septiembre. -Las vacaciones nunca son buena señal para los actores. -Depende. Las mías no son impuestas, son elegidas porque pensaba que unos días en la playa iban a ser muy beneficiosos para la tripita de Ana. ¿Estar siempre en los titulares de la prensa ayuda a la hora del trabajo? -Lo bueno es que estés en los titulares por tu trabajo. -Después de casi diez meses con Ana al lado, ¿en qué punto se encuentra? -Estoy ilusionado, asustado, agradecido. Nuestro bebé no es una inconsciencia, es algo buscado y deseado. ¿Y qué le dice su hermana Amparo Rivelles sobre estos cambios en su vida? -No suelo recabar opiniones sobre mi vida. En mi familia nos respetamos mucho. ¿El arte de la seducción cambia con los años? -Siempre he dicho que quien seduce es la mujer. Los hombres no tenemos poder de elección, si acaso de selección. ¿Cómo está Ana? -Guapa, con una barriguita preciosa, morenita y feliz. ¿Y cómo está Carlos? ¿Yo o el que viene? ¿Pero seguro que es un niño? -Eso parece. En la última ecografía estaba fenomenal. Tengo una colección maravillosa de las fotos de las ecografías de mi hijo. E