Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 23 8 2006 Internacional 25 El premio Nobel y ex presidente de Polonia abandona el sindicato con el que logró la primicia de levantar a los obreros contra el régimen socialista, a la víspera de su 26 aniversario Solidaridad ya no es lo que era RAMIRO VILLAPADIERNA. CORRESPONSAL BERLIN. Yo soy más bien un revolucionario había aducido ufano Lech Walesa al distanciarse el pasado año del 25 aniversario de Solidaridad, y al saberse ahora que ha dejado de pagar su cuota en el sindicato con el que logró la primicia de levantar a los obreros de un país contra el régimen socialista. Son otros tiempos, otra gente, otros problemas. Este no es ya mi sindicato había dicho ya el pasado año el premio Nobel y ex presidente de Polonia, que en compañía de intelectuales cristianos como Mazoviecki y Geremek, periodistas como Adam Michnik y luchadores sindicales como Jacek Kuroñ y los ahora gobernantes hermanos Kaczynski, hicieron tambalear hasta derrumbarse el poder del partido único en todo el Este. Pero los obreros, incluidos los de los astilleros Lenin que cerraron, fueron parte de las víctimas de esta suave revolución. El legendario Solidaridad no es ya ni siquiera el primer sindicato polaco y ha soportado, en primer lugar, la erosión de una lucha por la democracia que a corto plazo nada iba a tener que ver con la mejora del poder adquisitivo de los trabajadores; y en segundo, la segregación y confrontación ideológica de decenas de corrientes y personalismos a los que poco más unía que la determinación contra el viejo régimen. Las revoluciones las suelen hacer los mejores para hacer revoluciones, que no para otras esferas de la vida y el electricista Walesa fue tan capital aquel año de 1980, en la estela de la Carta 77 checoslovaca y el proceso de Helsinki, como luego habría sido prescindible muy a su pesar. Pasada la hora del instinto, de una lucha que dificilmente hubiera resistido el raciocinio de un intelectual, y por ello sólo podían conquistarla los obreros de Walesa, llegó la hora política donde el ya premio Nobel carecía del instinto, por no hablar del tacto y la formación. En cuanto hubo libertad de partidos, los intelectuales hicieron su partido, los conservadores, socialdemócratas y nacionalistas los suyos y Solidaridad tuvo que dejarse de política para volver al IPC y los derechos sindicales: ahora frente a la veloz y voraz economía de mercado y mezclando proteccionismo nacionalista con neointervencionismo socialista... He abandonado mi militancia porque Solidaridad y yo hemos ido por caminos distintos, somos incompatibles Walesa, de 62 años, es hoy un ocupado abuelo y afamado conferenciante. Dejó de pagar su cuota desde enero de 2006 en la formación que había fundado en el hanseático puerto de Gdañsk, informó ayer el dirigente Jerzy Borowczak. Según representantes, Walesa pretendería boicotear incluso el acto de 26 aniversario del sindicato. Es el final de un largo distanciamiento, de éste con todos sus antiguos ami- Lech Walesa, durante una visita a Madrid en mayo del año pasado gos y compañeros, así como también de Solidaridad y de sus varios propósitos, el último de los cuales ha sido encumbrar a los hermanos Kaczynski, simultáneamente a la presidencia y la jefatura de Gobierno, en un cóctel nacio- JAIME GARCÍA nal- intervencionista de desilusionante pronóstico. Polonia ha sobrevivido sin tacha a gobiernos muchísimo peores, sin olvidar naturalmente a un tan pintoresco como irreal jefe del Estado llamado Lech Walesa. Los mexicanos que estuvieron 9 meses a la deriva, interrogados sobre un posible tráfico de drogas EUGENIO RIVERA. SERVICIO ESPECIAL CIUDAD DE MÉXICO. Tres tiburoneros mexicanos que quedaron a la deriva hace nueve meses llegaron el lunes a las Islas Marshall, próximas a Australia, recibidos por cámaras de televisión, corresponsales y enviados especiales. El atunero que los transportaba, el Koo s 102, rescató al trío el 9 de agosto en el océano Pacífico, lo que puso fin a una aventura de 8.000 kilómetros que promete ser la más intensa y lucrativa de sus vidas. Pese a los interrogantes sobre cómo pudieron sobrevivir, bebiendo agua de lluvia y comiendo aves y pescado crudo durante 9 meses, medios mexicanos y de todo el mundo se han lanzado tras la increíble odisea marina. Los familiares señalaron que les han contactado personas que quieren hacer libros, reportajes y películas so- Los tres tiburoneros supervivientes llegaron ayer a las Islas Marshall, próximas a Australia, donde concedieron entrevistas a diversos medios de comunicación AFP bre ellos, lo que podría aportar al trío de pescadores jugosos beneficios. Hemos recibido llamadas de muchísimas partes con propuestas de cuánto queríamos por la historia, pero será nuestro familiar quien deba decidir aseguró Ángela Bojórquez, pariente de Lucio Rendón, uno de los tres. Tan halagüeña perspectiva podría quedar en nada, toda vez que los tres náufragos, Rendón, Salvador Ordóñez y Jesús Vidaña, han sido interrogados sobre si pescaban, o realmente participaban en la captura del tiburón blanco como llaman los habitantes locales a los trabajos que hacen algunos lancheros para trasladar cargamentos de cocaína. Lejos de indignarse, los pescadores bromearon sobre tal hipótesis- -serán investigados por el Gobierno mexicano- dando gracias a Dios por seguir vivos.