Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión MIÉRCOLES 23 8 2006 ABC LA BURBUJA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. MUCHOS TURISTAS Y POCO DINERO L turismo supone en España el 11 por ciento del empleo y proporciona 1.100.000 puestos de trabajo directos y otros 600.000 indirectos. Esto quiere decir que uno de cada diez trabajadores que cotizan a la Seguridad Social tiene una actividad relacionada con el turismo; que en una de cada ocho hay un miembro que trabaja en el sector; que más de 5 millones de españoles viven del turismo. LUIS IGNACIO Sobre esta baPARADA se no parece razonable pensar que ningún político tenga el más mínimo interés en proponer un plan de promoción del turismo de calidad o un programa razonado de lo que debería preocuparnos, que es el turismo sostenible. Ayer se hizo público que el número de turistas llegados a España en los siete primeros meses de 2006 fue de 33,3 millones, el 5,3 por ciento más que en el mismo período del año pasado, según la Encuesta de Movimientos Turísticos en Frontera. Pero hace sólo una semana el Banco de España dio a conocer que los ingresos por turismo en los cinco primeros meses del año alcanzaron los 11.736 millones de euros, lo que representa un descenso del 3,5 por ciento en relación con el mismo periodo del anterior. Ese incremento del número de visitantes y ese descenso de los ingresos demuestra que la apuesta por el turismo cuantitativo en España, que pudo tener sentido hace medio siglo, no es ahora acertada porque plantea al menos tantos problemas como los que resuelve. Desde hace más de una década, los ingresos por turista vienen decreciendo de forma alarmante, según los datos del Banco de España, que el Gobierno desprecia porque emplea otros métodos. Mientras tanto sigue creciendo la entrada de viajeros con cifras que orgullosamente exhibe el Ministerio de Industria. ¿Vamos a seguir apostando por el turismo de cantidad, sólo porque compensa la mitad del déficit comercial, aunque plantee problemas de inflación, mala asignación de recursos, estacionalidad, costes sanitarios, de seguridad, urbanísticos, ecológicos y de suministro de agua y electricidad? E Otra semblanza de Cándido Pasada la semana de luto por la muerte de Carlos Luis Álvarez Cándido quiero expresar mi agradecimiento a todos cuantos han sentido pena por su muerte. Pena porque era un buen escritor, pero, sobre todo, porque era un buen hombre. Y también quiero agradecer el gran relieve que los medios de comunicación han otorgado a su pérdida. Gracias a todos. Después he de reprochar omisiones, errores y silencios. Todos sus fallos humanos- -si es que los tuvo- -se debieron a su total entrega al periodismo, a la literatura y a la filosofía. Trabajó sin descanso hasta sus últimos días y sacrificó todo a esa devoción. No se lo reprocho, pero sí confieso que aquí, en mi corazón- -y en el de los míos- -hay melancolía, hay un vacío que me entristece y desasosiega. Quedó inmaculado de avaricia. (Han dichoque cuando murió no tenía ni para pagar el autobús) ¿Era generoso y altruista? o ¿era desinteresado y desprendido? Yo no sabría responder. No importa, porque no sé cuál de esas virtudes adorna más a una persona. Terminados sus estudios de Periodismo abandonó la institución de San Isidoro para casarse con mi madre, Carmen Aguarón del Hoyo. De esa unión nacimos tres hijos: yo y mis hermanos, Carlos Luis- -no Carlos, como figura en las páginas impresas- -y Gloria Álvarez Aguarón. Treinta y un años después que mi hermano Carlos Luis, de otra unión matrimonial nació Carlos Luis Álvarez del Campo. Por tanto, no tuvo siete hijos, sino cuatro. Con mucha frecuencia se dice la consabida frase de que detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer. Yo, con rubor, la repito, porque en este caso es verdad. Cuando se casaron, mi madre- -con estudios de Filosofía y Letras- -era alta funcionaria en la Dirección General de Prensa regida primero por Juan Aparicio, más tarde por Cerro Corrochano y los siguientes. De su labor quedará constancia en la memoria de los periodistas de entonces. Hoy y desde hace cinco años, permanece alojada en una residencia. A consecuencia de un ictus cerebral está paralítica. Pero conserva intactos su inteligencia, su cultura, su memoria, su sentido del humor, su gran amor al prójimo, La ONU y Taiwán No sin dificultades, las Naciones Unidas han intervenido finalmente en el conflicto de el Líbanocon la reciente aprobaciónde una resolución que busca la consecución de un alto el fuego permanente. Ello prueba que la ONU, con sus defectos, sigue siendo necesaria para la paz y la seguridad ante los cada vez más complejos conflictos que atenazan a la comunidad internacional. La Organización de las Naciones Unidas celebra a partir del 12 de septiembre su 61 Asamblea General con importantes asignaturas pendientes. Desde su propia reforma interna, pasando por conflictos como los del Líbano o Irak, hasta otros referidos a la paz y la seguridad en otras zonas del planeta, como el Este asiático, y la injusta situación de 23 millones de personas en el mundo que no están representadas en esta organización en contra de su voluntad: los habitantes de Taiwán. Los países aliados de Taiwán han presentado este año dos propuestas ante la Secretaría de la ONU, centradas justamente en estos dos últimos asuntos, y que han calificado, respectivamente, como propuesta por la paz y propuestade participación ambas con el objetivo de que Taiwán logre por fin ser miembro de la ONU, organismo del que está excluido desde que en 1971 su escaño fuera ocupado por la República Popular China. Mientras que Pekín continúe con su imparable incremento del presupuesto militar y su continua amenaza de intervención sobre la isla, la participación de Taiwán en Naciones Unidas sería la mejor garantía para el mantenimiento de la paz y la seguridad en la zona, al tiempo que pondría fin a una situación tan injusta como absurda. Sus 23 millones de habitantes necesitan la protección de la ONU en materias como la seguridad, la salud o incluso el medio ambiente, y no merecen seguir siendo ignorados por el resto del mundo. Patricio W. T. Lee Jen. Madrid su inclinación a disculpar y perdonar las ofensas recibidas y los defectos ajenos. Desde su silla de ruedas, Carmen Aguarón del Hoyo contempla emocionada y benevolente las cosas que nos están sucediendo. El matrimonio duró cerca de treinta años, durante los cuales fue esculpida la gran figura de Cándido. Él, aislado en su estudio, leía y escribía; ella, de vuelta de su trabajo, le corregía los escritos, le asesoraba, realizaba las gestiones y visitas necesarias para su actividad y, cuando los malos tiempos se instalaron en nuestra familia, ella sola afrontó la situación hasta extremos heroicos. Cuandose produjo la separación de este matrimonio, la valija más voluminosa que mi padre sacó del domicilio familiar era la que contenía los premios a su labor literaria y periodística. Cándido ya estaba en la fama; su figura ya estaba esculpida; adonde él fuera lle- gaba el maestro de periodistas, el literato pulcro, exigente, acertado y comedido; el hombre desinteresado y desprendido. Quien le recibiera, recibía todo esto y además recibía a un hombre bueno, sencillo, pacífico y condescendiente hasta extremos que laceraban su propia estimación. Mi padre había alcanzado el éxito muy temprano. Aún no había yo nacido cuando, incitado por su joven mujer, el desconocido Carlos Luis se presentó en ABC y le espetó al director: Aquí le traigo un artículo para que lo publique porque es muy bueno Fue publicado y a continuación, Carlos Luis Álvarez se convirtió en colaborado diario en ABC. Se estableció una entrañable amistad con el director Luis Calvo, a quien debo citar aquí, porque mi padre le consideró siempre su mejor maestro. Siendo alumno de la Escuela de Periodismo, un ilustre profesor re- quirió al director Juan Aparicio para que Carlos Luis Álvarez fuera eliminado. Juan Aparicio la replicó: No te has dado cuenta de lo que hay en esa cabeza Éstas son las anécdotas dignas de mi padre. Comprendo que no debo continuar este relato porque ocuparía demasiadas páginas. Sin embargo, en el capítulo de gracias, debo incluir especialmente- -o ¿no? -a quien, el día 16 escribe: no sé a cuál de sus viudas darle el pésame Gracias por recordar tan finamente que Carmen Aguarón del Hoyo también existe, aunque sea formando parte de un grupo. Respecto a su duda, es cosa que el propio autor debe resolver. Y si no lo consigue es mejor que no se acuerde de Carmen. Como no debió acordarse cuando, en otro párrafo dice: Lo tiranizaron las mujeres; apenas le dejaban dinero para el autobús Ese plural es muy injusto. Y cuando se comete una injusticia a todo el mundo se le queda mal cuerpo. Carmen Julia Álvarez Aguarón. Hija de Carlos Luis Álvarez (Palma de Mallorca) Fe de errores En la edición de ayer fue publicada una descripción errónea de la foto que ilustraba la página 14: El buque italiano San Giorgio que participará en el dispositivo Frontex en el puerto de Los Cristianos. En realidad, el barco italiano que prestará ayuda en el ámbito del dispositivo Frontex es el patrullero Ubaldo Diciotti