Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 22 8 2006 41 Sociedad Internet se convierte en tribuna y escenario para los pederastas, más allá del tráfico pornográfico Una creciente comunidad virtual facilita el salto de las fantasías a la realidad delictiva fundaciones caritativas, emisiones de radio, folletos y hasta joyas identificadoras ayudan a la promoción de la pederastia a través de la red PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. Internet ha creado un excitante nuevo mundo de información y comunicación para todos. También para los pederastas. Tras dos décadas de experiencia on line estos criminales obsesionados con la explotación sexual de menores han pasado del sórdido intercambio de pornografía infantil a utilizar la red para ganar visibilidad, agruparse, intercambiar estrategias, propaganda, relatos sobre sus andanzas y activismo con el fin de legalizar sus abusos sexuales. El espeluznante memorial de posibilidades que internet ofrece en estos momentos a los pederastas abarca desde consejos para ganar acceso a menores sin levantar sospechas hasta una supuesta fundación caritativa para ayudar a niños de Europa del Este, pasando por una joyería on line que se dedica a comercializar colgantes que, a modo de seña de identificación, denotan atracción sexual hacia niños. b Foros, falsas Uno de cada tres habitantes del planeta es ya víctima de la escasez de agua Un derecho más Dentro de lo que el New York Times ha descrito como una compleja y diversificada comunidad que utiliza el mundo virtual para avanzar sus intereses en el mundo real los pederastas están utilizando la red cada vez más como plataforma para racionalizar y justificar su conducta. Con un discurso en el que se declaran como la vanguardia de un movimiento centrado en promover el derecho de los niños a tener relaciones sexuales con adultos. Una causa que no dudan incluso en comparar con la lucha contra la discriminación racial en Estados Unidos. Todas estas actividades no han producido por el momento resultados apreciables a la hora de legalizar la pornografía infantil o modificar las edades de consentimiento sexual. Aún así, las celebraciones en internet se han venido multiplicado desde mayo con la formación de un marginal partido político de pederastas en Holanda. Júbilo multiplicado por la decisión el mes pasado de un tribunal holandés reafirmando el derecho a existir de esa formación política dedicada a defender la pedofilia. Para especialistas policiales, la existencia de esta comunidad on line es tan significativa como problemática al reforzar creencias o tendencias que, de llegar a materializarse, generan delitos especialmente traumáticos contra víctimas indefensas. En estos foros virtuales no es extraño encontrarse con testimonios de pederastas que, gracias a estos contactos y complicidad digital, reconocen haber pasado de la fantasía a la realidad, mantenido relaciones sexuales con menores de edad sin el lastre de sentimientos de culpa o remordimientos. Con todo, estos foros y conversaciones, a pesar de su contenido, no son en sí mismas delictivas. Con el reto casi imposible de comprobar la veracidad o identidad de todos estos testimonios. De hecho, los foros de pederastas en la red demuestran una apreciable sagacidad tecnológica con numerosos y frecuentes intercambios de información sobre métodos para asegurar el anonimato de actividades digitales, codificar el tráfico de pornografía infantil y burlar los controles propuestos por los proveedores de acceso a internet. La apología de la pedofilia en la red ha llegado hasta generar sus propias emisiones de radio on line y diarios sonoros conocidos como podcasts El canal más prominente en Estados Unidos parece ser Sure Quality Radio cuyos responsables afirman a través de su página web que nos encontrarán en todos los niveles de la sociedad, no sólo como depredadores sexuales sino como seres humanos, amantes Un policía investiga, en España, páginas dedicadas a la pornografía infantil DGP Toda esta masiva complicidad digital sirve para disipar los sentimientos de culpa o los remordimientos La multimillonaria explotación sexual de menores en internet se transforma ahora en modelaje infantil y preocupados por niños o niñas, o ambos Entre estos círculos, en EE. UU. también se distribuye un folleto de 18 páginas promocionando las relaciones sexuales entre adultos y menores, especialmente escrito para cualquier niño que sepa leer El nefando documento insiste en que estas relaciones son inofensivas, incluso beneficiosas, aunque deban mantenerse en secreto. El texto incluye sugerencias para su discreta distribución en lugares donde niños entre ocho y catorce años los pueden encontrar y donde los adultos no los descubran demasiado rápido Miss camiseta mojada con nueve años Los crecientes éxitos policiales, a escala global, en la lucha contra la pornografía infantil distribuida a través de internet han servido como incentivo durante los últimos meses para la creación de una nueva y extensa modalidad de esta multimillonaria industria destinada a los pederastas: páginas web especializadas en ofrecer sugestivas imágenes de niños y niñas, pero con un mínimo de ropa, para evitar el procesamiento de sus productores, distribuidores y consumidores. Ante un volumen de negocio sin fronteras delimitadas estimado en más de 3.000 millones de dólares al año, estos servicios de modelaje infantil en la red ofrecen, a cambio de módicos pagos mensuales, todo un caudal de fotografías de menores, con edades comprendidas entre los dos y los doce años, en poses totalmente inapropiadas. Ofertas que incluyen frecuentes actualizaciones y hasta, en algunos casos, con planos especialmente sugeridos por sus degenerados clientes. Uno de los casos que ilustra este fenómeno, según ha informado este domingo el New York Times sería una prematura modelo identificada en internet con el pseudónimo de Sparkle (Chispa) y que aparece en poses claramente eróticas, como sacadas de un playero concurso de Miss camiseta mojada La niña no tiene más que nueve años pero su clientela internacional no duda en pagar suscripciones mensuales de unos 23 euros para tener acceso a sus imágenes.