Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
2- 3 40 LOS VERANOS DE Don Juan Carlos visitó al príncipe Salman J. M. C. MÁLAGA. El Rey Don Juan Carlos l visitó el pasado domingo al príncipe Salman bin Abdulaziz al- Saud de Arabia Saudí tras su llegada al palacio de El Rocío, según informó ayer un portavoz de la Casa Real española. Don Juan Carlos interrumpió sus vacaciones en Palma de Mallorca junto a su Familia para mantener un encuentro de carácter privado con el príncipe Salman, gobernador de Riad. El hermano del fallecido rey Fahd asistió en representación de la Familia Real saudí al enlace del Príncipe Don Felipe y Letizia Ortiz, en 2004, y coincidió el pasado abril con los Reyes en su visita oficial a Arabia Saudí. Muchos millonarios marroquíes, de la realeza saudita y los emires del Golfo han comprado en los últimos años las tierras más ricas de Marbella. El hermano del fallecido presidente sirio Hafez al- Assad, tiene tres propiedades en Marbella: una finca denominada La Máquina, un terreno frente al palacio del rey Fahd, muy cerca del Marbella club, y los edificos Grey D Albion y Benabola. El príncipe Salman bin Abdelaziz, hermano del fallecido monarca saudí, tiene una lujosa mansión junto al Palacio de El Rocio. FACTOR 32 Tony no se atreve con los taparrabos l ver en La Vanguardia a Flavio Briatore con un tanga medio suelto he tenido que tomar sales. Me las he tomado de baño para que me hicieran más efecto, masticándolas como si fueran petazetas. Y la novia, al lado, haciéndose la pedicura. Hija, eso no se hace delante de tu chico (tampoco en la cubierta de un barco vigilado por los paparazzi) ¿En qué colegio te has educado? ¿En el Belén Esteban School for Girls? Frente a la pinta de Briatore, la de Tony Blair enseñando el torso. Vale que tiene tetas, pero al lado de lo otro (y no me refiero a Cherie sino a Flavio) luce un aspecto razonable. Por lo menos se le ve, no como a Zapatero. Tony no se atreve con la minúscula prenda taparrabos sino con el recatado pantalón de tenis. Me persiguen los tangas. Ayer me dieron uno desechable en el spa del Marbella Club, que, por supuesto, no me puse. Uno exactamente igual que el que lleva Flavio Bragatore (es que él tiene su propio spa en su propio y ostentoso barco, el Force Blue) Lo de dejarme los cuartos en el Marbella Club es homenaje personal a los Hohenlohe y desintoxicación del cutre momento Alhaurín. Es verdad que dudé ir al spa del Guadalpín (otro santo lugar malayo) pero ese tremendo frontal de cristales oscuros me tira para atrás. Así que me decidí por el Marbella Club, donde me crucé con unos caballeros árabes, tipo retaco Khashoggi, que desaparecieron probablemente camino de recibir un masaje en sus carnes. Me los imaginé con el tanga de papel puesto y ya no pude pegar ojo en mi bañera, que era a lo que había ido después de castigarme en el gimnasio del Puente Romano. Porque el MC no tiene, con lo que me tuve que dar un paseo de hotel a hotel, paseo que también se daban unos señores negros A ROSA BELMONTE El primer ministro británico, Tony Blair, no se atreve con el tanga de Flavio Briatore con todo el muestrario falso de Gucci o Louis Vuitton (hasta un troley llevaban los tíos por la playa) Lo de la bañera es un tratamiento llamado baño multi- jet. Jet no porque sea para la Jet Set (a no ser que la Jet Set la formen petardas enjoyadas al mediodía, que no saben, como sabía Pla, que en verano las joyas dan calor) Jet porque salen muchos chorros de toda la bañera. El agua tiene aceites esenciales, que es un pringue proporcionado por unas boñigas verdes que se van deshaciendo. La primera impresión al ver esa cosa viscosa es que era caca de bebé. Pero no salí corriendo como Paris Hilton y me metí en el agua verde. Lo único malo del fabuloso mundo del chorro (ya sea en piscina o en bañera) es el ruido, que parece que vayas en helicóptero. Con lo silencioso que es un masaje a mano. Pese al estruendo, me vino bien un chute de algo tan agradable. Si no, no habría podido soportar la visión de las crocs en persona. ENFOQUE rano de 2002, después de unas obras de reforma cuyo importe alcanzó 120 millones de euros y en las que trabajaron medio millar de obreros de dieciséis nacionalidades. Desde el punto de vista económico, la estancia de los miembros de la Casa Real saudí en los hoteles y residencias privadas supondrá un desembolso de más 80 millones de euros. El rey Fahd donó al hospital comarcal Costa del Sol 900.000 euros para una sala de Hemodinámica en el área de Cardiología del centro sanitario. Esta no fue la única contribución económica del monarca a Marbella, ya que años antes había donado un millón de dólares para la construcción de viviendas sociales en la ciudad. La presencia de los miembros de dicha Casa Real en Marbella ha revitalizado también el turismo saudí en la Costa del Sol. Este verano se calcula que unos 1.500 saudíes llegarán a Málaga en vuelos regulares de Saudi Arabian Airlines, lo que supone un ligero aumento en relación al año pasado, según dijo el director comercial de la aerolínea, Víctor López. Hasta ahora sólo las había visto en foto o en las tiendas, pero nunca en los pies de alguien, que hay que tener valor, falta de pudor y vocación de payasete. Si alguien cree que es imposible superar las zapatillas Vans, las botas Uggs o el calzado Birkenstock, resulta que con las crocs se ha alcanzado la cumbre del feísmo. Son esa especie de zapatones de todos los colores, ligerísimos, con correa posterior desmontable, que se convierten en zuecos. Flotan y sirven especialmente para la navegación, aunque como son supercool, supersuaves y superconfortables, también los usan cocineros, médicos, modernos en general y personas que están todo el día de pie. Un churubito con bañador Villebrequin los llevaba en un barco atracado en Puerto Banús. Un día vi a Pepiño Blanco por la calle y no me impresionó tanto. Antes de calzarme esas cosas me pongo el tanga de Briatore y, con él en la entrepierna (con el tanga, no con Briatore) me hago la pedicura en la puerta de El Corte Inglés. EL AGUIJÓN Kola Boof es una antigua esclava sexual de Bin Laden. Además, escribe guiones para el culebrón Los días de nuestra vida Por si fuera poco con ese pedazo de currículo, en su nuevo libro revela que Bin Laden estaba obsesionado con Whitney Houston. Creía que era la mujer más guapa que había visto, quería cubrirla de regalos, convertirla al Islam y hacerla su mujer (después de matar a su marido) Ahora entendemos por qué Whitney se ha dado a las drogas.