Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 22 8 2006 Madrid 33 Los incendios en la Comunidad Las actuaciones más importantes este verano en Madrid han sido: 26 de julio. Más de 500 hectáreas de pastos y matorral quemadas entre Titulcia y Chinchón. 50 personas participaron en la extinción, que se complicó por la difícil orografía y el fuerte viento. 8 de agosto. En Redueña, ardieron 40 hectáreas de pasto y matorral. El trabajo se complicó al ser de noche y al aproximarse las llamas a la urbanización Cotos de Monterrey 16 de agosto. En Nuevo Baztán, se quemaron 95 hectáreas. Se desplegaron 50 personas para su extinción. sos, la ayuda también es posible por el acuerdo de colaboración suscrito entre el Gobierno autonómico madrileño y los de Castilla- La Mancha y Castilla y León en materia de incendios forestales, prevención y seguridad. En el caso de Galicia, donde también ha ayudado el dispositivo madrileño, el envío de material y recursos humanos es un ofrecimiento que hace la Comunidad de Madrid a través de la Dirección General de Protección Ciudadana. Durante la temporada de máximo riesgo de incendios forestales, en la que estamos metidos ahora mismo, se mantiene activo el Plan Civil de Protección de Emergencias por Incendios Forestales, que este año moviliza a casi 2.600 personas para la prevención, vigilancia y extinción de incendios durante los meses de verano. Además, se cuenta con más de 380 vehículos, un 25 por ciento más que el año pasado, y 10 helicópteros. Los retenes forestales de Medio Natural han intervenido en 15 incendios forestales fuera de Madrid desde el mes de junio hasta ahora: siete en Toledo, 4 en Guadalajara, tres en Ávila y uno en Galicia. Para esos 15 incendios se han movilizado 27 agentes forestales, 14 retenes, 7 bases helitransportadoras, tres técnicos de apoyo de campo, un cortafuegos, dos bulldozer un camión nodriza y una brigada de actuación especial terrestre. La defensa y orientación del consumidor se ha convertido en un objetivo primordial para las autoridades sanitarias de la Comunidad. Madrid es la región más activa en la alerta de artículos inseguros. Hasta finales de julio, había advertido sobre 65 productos Cuando las zapatillas se vuelven tóxicas y la calculadora te quema TEXTO: M. ASENJO MADRID. Zapatillas que provocan dolor de cabeza y náuseas, calculadoras que producen descargas eléctricas, secadores desvencijados con el primer uso o juguetes peligrosos. Estos son los objetos de las alertas que la Dirección General de Consumo de la Comunidad de Madrid ha emitido para proteger al consumidor. Y es que Madrid es la región más activa en la protección a los consumidores y en la adopción de medidas para evitar riesgos. Este desvelo se refleja en la emisión durante los siete primeros meses de este año de 65 alertas por productos inseguros que, en muchos casos, se han saldado con la retirada del producto en cuestión. ¿Cuáles son los motivos de estas alertas? Pueden estar relacionadas con la falta de la información que los productos deben incluir obligatoriamente. Falta de datos o de etiquetado de la Unión Europea o ausencia de leyendas que advierten de los riesgos del producto. Asimismo, las alertas pueden tener su origen en deficiencias de diseño susceptibles de provocar accidentes y que conllevan la retirada del producto. En general, se refieren a artículos eléctricos con circuitos mal aislados, electrodomésticos que se calientan más de lo debido, juguetes con elementos demasiado pequeños o cuerdas demasiado largas, que encierran riesgo de ahogamiento, o con aristas cortantes. Esta calculadora provoca una descarga eléctrica a pesar de ser un objeto de broma. Sus instrucciones no están en castellano artículos de decoración, material escolar... Los fallos de producción de algunos automóviles constituyen más de la cuarta parte de los avisos (27 En la mitad de los casos, el origen de los productos es mayoritariamente asiático, según datos de la Dirección General de Consumo. El objetivo de Consumo es trazar un camino seguro al comprador. La clave para una buena elección está en comprobar si los productos incluyen nombre y marca o razón social, así como domicilio del responsable del producto en la Unión Europa (UE) Además, debe contener información en español sobre instrucciones de uso, manejo y advertencias de seguridad. Tampoco debe faltar el marcado CE que acredita la conformidad del producto con las exigencias más elementales de seguridad. Este logotipo ha de figurar en productos eléctricos, juguetes, gafas, etcétera. La edad de las personas también debe tenerse en cuenta a la hora de establecer a quién va dirigido y el uso que se le va a dar. Campaña veraniega Sin embargo y pese a los avances que se están produciendo en este campo, los consumidores no conocen bien sus derechos. Sólo uno de cada cuatro está informado de ellos y sabe dónde acudir para reclamar o presentar una solicitud de arbitraje, de acuerdo con los datos de una encuesta realizada por la Comunidad de Madrid. Estos resultados han llevado a Consumo a lanzar una campaña veraniega de sensibilización ciudadana bajo el lema ¿Te cuentan cuentos? Lo que cuentan son tus derechos como consumidor Y en verano, las piscinas y los viajes tienen un lugar destacado en las ocupaciones y las preocupaciones de los ciudadanos. Como cada año, las autoridades sanitarias han desplegado un plan de prevención ante los efectos del calor que se mantendrá activo hasta el 15 de septiembre y que se dirige a la población más vulnerable: personas mayores, niños y enfermos especialmente los que sufren afecciones cardiovasculares y respiratorias. Las piscinas son objeto de una atención especial para prevenir accidentes y evitar enfermedades. Fallos y denuncias La detección de los productos con riesgo es posible gracias a las inspecciones que lleva a cabo al Administración y en las comunicaciones que realizan los propios productores y distribuidores que, por ley, están obligados a notificar a Consumo los fallos que detectan en sus artículos y a aplicar las medidas oportunas para subsanarlas. Las denuncias de los consumidores constituyen otra vía hacia la detección de los fallos. La Comunidad dispone de 50 oficinas en las que se pueden presentar las correspondientes denuncias. 48 dotaciones de bomberos Los bomberos de la Comunidad han actuado en 10 incendios forestales (dos en Toledo, 1 en Guadalajara, seis en Ávila y uno en Galicia) En total, se han enviado 48 dotaciones, de las cuales 26 se enviaron a Ávila, 14 a Toledo, siete a Guadalajara y uno a La Coruña. Una de las intervenciones más destacadas de los retenes y bomberos madrileños se produjo en Galicia. El 7 de agosto se desplazaron 35 bomberos, 4 agentes forestales y 24 trabajadores y personas de apoyo, según datos aportados por la Comunidad. Además, se enviaron un helicóptero, dos bombas nodrizas, tres bombas ligeras, dos bombas pesadas, una autobomba forestal de 3.000 litros, un Vamtac, tres todoterrenos y 5 coches de apoyo. En los incendios de El Cardoso (Guadalajara) Valmojado y Almorox (Toledo) Navas del Marqués (Ávila) la Sierra de Altamira (entre Toledo y Cáceres) La Adrada (Ávila) y Pedro Bernardo (Ávila) también ha tenido un papel fundamental el dispositivo madrileño. La faja sauna ha causado quemaduras de segundo grado a un consumidor. Se anunciaba con unos efectos que se han revelado como nocivos Chupetes y cadenas Entre las alertas activadas, que representan el 23 del total de España, las relacionadas con material eléctrico constituyen el 19 de los avisos emitidos en la Comunidad. A continuación, con un 15 aparecen las referidas a instrumentos de puericultura como chupetes y cadenas. Finalmente, los electrodomésticos absorben el 11 de las alarmas. El resto de las notificaciones afectan a numerosos objetos: juguetes, accesorios deportivos, encendedores, Derechos aéreos El transporte aéreo ha cobrado dimensiones inusitadas en los viajeros que son muy sensibles ante cualquier contingencia. No obstante, no todos saben qué medidas tomar cuando surge cualquier imprevisto. La Dirección General de Consumo ayuda también a sortear los obstáculos. Este cuadro es luminoso y tiene en su interior un sistema eléctrico. Sin embargo, puede producir desde incendios hasta descargas eléctricas