Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión MARTES 22 8 2006 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS Director Adjunto: Eduardo San Martín Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez, Alberto Aguirre de Cárcer Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) J. López Jaraba (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: José Luis Romero Adjunto al Consejero Delegado: Emilio Ybarra Aznar Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil LÍMITES A LA PEDERASTIA EN LA RED I LOS VUELOS DE LA VERGÜENZA AS Islas Canarias han sufrido este pasado fin de semana una avalancha histórica de inmigrantes ilegales y su primera consecuencia es la constatación, ya indiscutible, de que el Gobierno hace aguas en todos los frentes de este problema. Por un lado, las cifras de inmigrantes que han arribado a los puertos canarios en lo que va de agosto superan las de todo 2005. Los centros de internamiento están saturados, tanto que ahora los inmigrantes se hacinan en las comisarías de Policía. La realidad no es la que dibuja el paseo propagandista de Zapatero por uno de ellos, sino la ausencia de soluciones para una tragedia que aumenta día a día y cuyas perspectivas empeoran al mismo ritmo. El presidente del Gobierno, inconvenientemente instalado para pasar sus vacaciones allí donde existe ya una auténtica emergencia humanitaria, debería ser consciente de que la inmigración ilegal le está superando. El ministro supuestamente competente, Jesús Caldera, está ausente o escondido, después de prodigarse en propalar las virtudes de la regularización masiva ejecutada el pasado año, factor decisivo de este flujo constante que envían las mafias desde las costas africanas. La política exterior cuenta con la incorporación de última hora del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ante la falta de resultados de su titular, Miguel Ángel Moratinos, cuyas giras por África no han dado resultados. La visita a la carrera que ayer efectuó Rubalcaba a Senegal demuestra la precariedad de nuestros contactos diplomáticos, pero tiene, al menos, la sinceridad de subrayar el carácter de orden público que presenta actualmente la inmigración ilegal. Por su parte, la vicepresidenta ha anunciado un viaje a Finlandia, sobre quien racae la presidencia de turno de la UE, pare reclamar los medios que ella misma y el propio Zapatero anunciaron hace meses a bombo y platillo calificando entonces la decisión comunitaria como una salto cualitativo El ministerio de Exteriores finlandés ayer no sabía nada de una visita anunciada para mañana. Pero el problema continúa con el destino de los inmigrantes ilegales que no pueden ser repatriados- -otra más: el in- L cumplimiento de los acuerdos de repatriación que supuestamente iban a ser decisivos para implicar a los Estados de origen- pues esos inmigrantes son trasladados a la Península y puestos en la calle una vez que se agota el plazo máximo de internamiento. Y a partir de ahí, carne de marginación, explotación laboral y delincuencia. Son los famosos vuelos de la vergüenza La distribución de inmigrantes ilegales por diversas ciudades peninsulares- -más de 11.000 en 2005- -es inevitable para aliviar la situación en Canarias, pero la magnitud de las cifras hace que el traslado no sea más que una propagación del problema, cuando no un agravamiento del mismo ante el descontrol en el que se hallan los inmigrantes que abandonan los centros de internamiento. Esta política de vuelos de reparto ya está causando suspicacias hacia el Gobierno por parte de las ciudades afectadas- -mayoritariamente gobernadas por el PP, como Madrid, Murcia, Málaga y Valencia, aunque también Barcelona está en la lista- cuando se trata de una situación que el Ejecutivo debería abordar sólo con criterioslegales y humanitarios. El hecho es que el inmigrante que no puede ser repatriado se queda, y esto es la realidad que manejan las mafias que trafican con ellos y que ven que España, como denunció Rajoy, es un coladero La respuesta política y legal a la inmigración se hace cada día más compleja, pero precisamente por esto es necesario que el Gobierno ofrezca sincera y lealmente un acuerdo de Estado al PP, única forma de asegurar una política estable y disuasoria para las mafias. También sería una credencial ante la UE de enmienda de los errores. Y, por supuesto, sustraería este problema de la lacra de la demagogia en la que lo ha sumido el Gobierno. Las posibilidades de tal acuerdo de Estado son escasas, vista la predisposición del PSOE a romper todos los que aceptó en su día- -y alguno anterior, como el consenso constitucional- -antes que a forjarlos, pero, aunque la rectificación entrañe asumir los dislates cometidos, las expectativas son tan negativas que los socialistas deberían planteárselo. ISRAEL ANALIZA EL PRIMER ASALTO U NO de los rasgos que identifican a una sociedad abierta es la posibilidad que tienen los ciudadanos de criticar las decisiones de su gobierno y, llegado el caso, de cuestionarlas más allá de las urnas. El control cívico del poder no debilita a éste, sino que lo fortalece; de hecho, consigue estimular la eficacia autocrítica de las instituciones democráticas y, de paso, dota a las mismas de una mayor legitimidad. Por eso, Israel exhibe una clara superioridad política sobre el conjunto de países de Oriente Próximo. Porque sus ciudadanos, además de votar, disponen de una estructura de derechos que evidencia la existencia de una sociedad civil con capacidad de control sobre su Gobierno. Algo, por cierto, impensable en cualquiera de los países árabes, en los que a la falta de instituciones democráticas debe añadirse, también, la ausencia de mecanismos de crítica al poder y sus decisiones. De ahí que, a pesar de los excesos en los que puede incurrir Israel, podamos decir de él que es la única democracia de la región, algo que ha vuelto a evidenciar estos días. Ayer, sin ir más lejos, varios periódicos israelíes publicaron una carta en la que un grupo de reservistas solicitaba la apertura de una comisión de investigación. Con su petición, los firmantes de la carta tratan de canali- zar institucionalmente las denuncias que vienen realizándose desde que empezaron a regresar a sus casas los soldados israelíes destinados en el sur del Líbano. De este modo, el Gobierno de Olmert se enfrenta al reto de analizar la veracidad de las quejas efectuadas en los últimos días. Concretamente, si la ofensiva militar llevada a cabo contra Hizbolá, verdadero causante de este lamentable conflicto, adoleció de falta de liderazgo e imprevisión por parte de los mandos responsables de las operaciones. El regreso a la frontera de las tropas no ha traído consigo la tradicional imagen de un ejercito todopoderoso e imbatible. Sobre este aspecto también reflexionan estos días las autoridades militares. Por ahora, el Gobierno israelí ha descartado la posibilidad de que la citada investigación se produzca, aunque el hecho de que la presión pública vaya en aumento hace bastante difícil que finalmente no se constituya la misma ante la gravedad de las acusaciones. De lo contrario, la propia necesidad democrática de la sociedad israelí de depurar responsabilidades ante lo que pudiera haber sido una mala gestión de una situación de crisis nacional abriría un flanco de crítica al Ejecutivo de Olmert que, llegado el caso, podría desembocar en unas nuevas elecciones generales. NTERNET es el instrumento básico de la moderna sociedad de la información: contribuye de forma decisiva al debate de las ideas y a los intercambios comerciales, así como a la ampliación de los conocimientos. Es, en definitiva, una fuente de libertad y prosperidad. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce, ya que la red puede convertirse en un medio para la práctica de actividades delictivas o inmorales, indignas a veces de la condición humana. El informe elaborado por el New York Times sobre la pederastia a través de internet es buena prueba de este lado oscuro de la tecnología puesta a disposición de individuos desaprensivos. Una práctica oculta y secreta por su propia naturaleza sale ahora a la luz, aprovechando los agujeros legales al respecto. Surgen así comunidades de pederastas que cuentan con páginas y sitios especiales, intercambian experiencias y consejos e incluso diseñan objetos de joyería que emplean para identificarse unos a otros. Lo que siempre ha sido una actividad aberrante pretende hoy día llamar la atención de la opinión pública. De hecho, hay quienes reivindican un supuesto derecho no ya a la tolerancia, sino a la equiparación con grupos sexuales minoritarios que han pasado de ser perseguidos a ser reconocidos socialmente. En este caso, sin embargo, cualquier apelación al libre consentimiento encierra una falacia inadmisible, porque se trata de proteger a menores incapaces de ejercer una razón y una voluntad propias en un terreno tan delicado. El abuso y la crueldad que encierran estas acciones odiosas exige una respuesta contundente de los poderes públicos, sin que pueda alegarse la inexistencia de instrumentos jurídicos específicos respecto a la red. Los convenios internacionales sobre derechos del niño deben ser suficientes para impedir estas actuaciones. Es verdad que, en rigor, la globalización económica y social avanza mucho más deprisa que la correspondiente respuesta jurídica. No existe una normativa universal capaz de controlar- -desde las pautas propias del Estado de Derecho- -el empleo de medios legales para obtener resultados fraudulentos. De ahí que las legislaciones nacionales deban mostrarse particularmente severas. En el caso de España, la propia Constitución hace referencia a los derechos del niño, y sería conveniente un análisis a fondo de las normas vigentes, porque en nuestro país tienen su centro algunas redes de pederastia que han sido desarticuladas por la Policía y que han situado al alcance de los internautas imágenes calificadas de espeluznantes No cabe permisividad alguna en este asunto, porque se trata de conductas que provocan daños físicos y psíquicos irreversibles a las personas más débiles y desvalidas. Controlar las páginas de los pederastas, interceptar los mensajes que puedan derivar en acciones delictivas y eliminar de la red la exhibición de estos abusos inmorales es una exigencia elemental de la civilización y de la dignidad del ser humano.