Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 21 8 2006 Deportes 63 MUNDIAL 2006 GRUPO D ESTADOS UNIDOS CHINA 121 90 Aunque la cuna de los escándalos suele ser la NBA, en Japón hay algunos jugadores que a su fama como baloncestistas añaden un historial poco recomendable por asuntos de drogas, delitos sexuales, peleas... Hay historias para todos los gustos Violadores y macarras en la cancha TEXTO: MIGUEL ÁNGEL BARBERO Estados Unidos (32+ 31+ 32+ 26) Johnson (11) Hinrich (6) LeBron James (11) Jamison (3) Battier (5) Wade (26) Paul (13) Bosch (3) Howard (16) Miller, Brand (11) y Anthony (16) China (17+ 21+ 24+ 28) Chen (6) Liu (8) Q. Zhang, S. Wang (17) Zhu (9) Sun (2) S. Zhang (2) Yi (13) Mo (3) Yao Ming (21) Z. Wang (2) y Du (7) MADRID. Siempre se piensa que la cuna del baloncesto, Estados Unidos, es también el mejor caldo de cultivo para propagar la violencia en este deporte. Su extrema competitividad, sumada a la baja extracción social de la mayoría de los jugadores y a los problemas intrínsecos de la sociedad (drogas, peleas, armas) hace que las trifulcas sean habituales en sus canchas. Sin embargo, no siempre es así. El mundo de la FIBA no queda al margen de actuaciones que tienen también su lugar en las páginas de sucesos. No hablaremos ya de escenas dantescas como la de Kikanovic encima de la mesa de anotadores esgrimiendo unas tijeras amenazadoras; de la denuncia por abusos sexuales contra ciertos miembros de la selección yugoslava en el Mundobasket de España 86, o de los porros que se fumaba Fassoulas para rendir a tope con los griegos. En esta cita de Japón, sin ir más lejos, también hay algunos elementos de cuidado. Con respecto a la marihuana, el neozelandés Mark Dickel fue suspendido por tres partidos al ser sorprendido con la droga y hasta el miércoles no podrá debutar con los Tall Blacks Por lo que se refiere a los problemas con las chicas, los gemelos Krystof y Darjus Lavrinovic son tristes protagonistas. Podían haber llegado a esta sección por sus hazañas en la cancha (lo más deseable) o por su relación filial (siempre llaman la atención dos hermanos entre los doce mejores de un país, como sucede también con los Gasol españoles o los Pietrus franceses) Pues no, su papel principal les llega por haber tenido serios problemas con la justicia y terminar entre rejas con cargos por violación. Y en torno a la violencia pura y dura, un ejemplo claro lo protagoniza el panameño Jaime Lloreda. En un entrenamiento de su equipo, el Lokomotiv ruso, mandó a la casa de socorro a dos compañeros y les dejó fuera de combate para el siguiente partido. Por si fuera poco, el centroamericano estuvo a punto de no venir al Mundial: junto a su compatriota Antonio García protagonizó un plante porque quería más dinero dentro de su mercenaria selec- Estados Unidos se desmelena desde la disciplina M. Á. B. En Estados Unidos son cambiantes con las modas. Pueden pasar del showtime angelino a los bad boys de Detroit sin solución de continuidad; o del estopa mix de San Antonio a la velocidad de Miami con total comodidad. Todo vale y todo se vende como la esencia del baloncesto. Pero el paso del Dream Team a sus sucedáneos posteriores no fue tan cómodo. Por eso, para frenar una caída libre ignominiosa, se decidió formar un bloque compacto en el que el objetivo fuera únicamente el triunfo. Sin florituras. Lo que ocurre es que cuando los hombres disfrutan en la cancha y tienen tanta superioridad como la demostrada ante China (121- 90) es difícil constreñir su calidad. Y no deja de ser curioso que pongan los tapones con sordina, que corran el contraataque sin alharacas y que machaquen los aros con cuidado. No quieren humillar al rival ni destrozarle a las primeras de cambio, pero el juego les sale con fluidez y no pueden evitar dar espectáculo. Mucho potencial Los gemelos Krystof y Darjus Lavrinovic, en la cárcel por violación ción. Todo un carácter. Claro, que si estos son algunos de los personajes conflictivos que hay en Japón, también hay otros que se han quedado a las puertas por enfrentarse al poder de los entrenadores. Por ese choque de fuerzas se han perdido la competición estrellas como Odeyedi, por cuestionar las decisiones de Sam Vincent en Nigeria, o Ismail, que fue aparREUTERS tado de Qatar por conducta perjudicial para el equipo en palabras de Steibing. Claro, que lo habitual es que la cuerda se rompa por el lado del técnico. Si no, que se lo digan a N Diaye, que fue despedido a primeros de julio, en plena concentración senegalesa. Los problemas, como se ve, surgen en todas partes. Quien esté libre de pecado que tire la primera piedra. Los gemelos Lavrinovic han estado en la cárcel en Lituania por cargos de violación El panameño Jaime Lloreda, del Lokomotiv de Moscú, mandó a dos compañeros al hospital ITALIA ESLOVENIA 80 76 SENEGAL PUERTO RICO 79 88 Italia (14+ 22+ 23+ 21) Belinelli (26) Soragna (9) Marconato (9) Di Bella (9) Garri (7) -cinco inicial- Mordente (7) Basile (5) Rocca (4) Mancinelli (2) Michelori (2) y Gigli. Eslovenia (22+ 21+ 13+ 20) Nesterovic (17) Lakovic (14) Becirovic (9) Brezec (8) Nachbar (8) -cinco inicial- Jurak (6) Udrih (5) Slokar (4) Ozbolt (3) y Milic (2) Senegal (16+ 21+ 23+ 19) M. N diaye (14) Cisse (14) N doye (13) Diouf (10) Pene (9) -cinco inicial- Badiane (8) N diaye (8) Aw (2) Savane (2) N diaye y Niang. Puerto Rico (26+ 18+ 22+ 22) Arroyo (29) Ayuso (20) Santiago (12) Dalmau (11) Apodaca (5) -cinco inicial- Ramos (4) Reyes (4) Latimer (2) Lee (1) Rivera y Hatton. Les da igual salir con los titulares (esa tripleta mágica de Dwayne Wade, Carmelo Anthony y LeBron James está sorprendiendo por su seriedad y capacidad de trabajo) que con los nombres menos sonoros. Un especialista como Shane Battier puede encaminar la salida, un debutante como Chris Paul enloquecer con su velocidad y entradas y un entregado Dwight Howard dominar las zonas. Así dejaron sentenciado el partido desde el primer cuarto (32- 17) y a partir de entonces se dedicaron a hacer equipo. A los trece minutos ya habían salido los doce jugadores a la cancha y todos tuvieron opción de lucirse. Porque, a pesar de lo abultado del marcador en el descanso (63- 38) los chinos remontaron en la reanudación a base de triples (13) y tampoco les dejaron dormirse. En las zonas, Yao Ming era el baluarte rojo, mientras que Wang y Zu les daban esperanzas desde la línea exterior. De todas formas, con tan poco bagaje no se puede soñar con ganar a los representantes de la NBA.