Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 21 8 2006 59 El PP pide a Bruselas que imponga medidas cautelares urgentes a las condiciones de la CNE sobre E. ON China limitará la inversión inmobiliaria y los créditos bancarios para enfriar su economía El incremento récord del PIB este año hace temer una crisis por la subida de la inflación b Pekín eleva de nuevo los tipos de China: crecimiento económico del PIB) 0 2 4 6 8 10 12 2002 2003 2004 2005 2006 (Cálculo inicial) (Cálculo revisado) (Cálculo inicial) (Cálculo revisado) (Previsión inicial) (Cálculo final) (Previsión inicial) (Primer semestre) 8,0 9,3 10,0 9,4 10,1 9,5 9,9 8,0 10,9 Infografía ABC interés, ya que la construcción ha crecido un 29,8 al registrarse 100.000 nuevos proyectos valorados en 412.258 millones de euros PABLO M. DÍEZ. CORRESPONSAL PEKÍN. Tras el récord registrado por el Producto Interior Bruto (PIB) de China durante la primera mitad de este año, que experimentó la mayor subida en una década al crecer un 10,9 el Gobierno ya está intentando enfriar su recalentada economía, que no tiene visos de ralentizarse. Sin ir más lejos, el Banco Mundial (BM) acaba de revisar al alza sus previsiones de crecimiento para el presente ejercicio. Su último informe eleva casi un punto el incremento del PIB, desde el 9,5 vaticinado en un primer momento hasta el 10,4 que se vislumbra ahora, después de que la economía china creciera un 11,3 durante el segundo trimestre del año. Para el próximo año, el BM pronostica un ritmo menor pero, aun así, el aumento del PIB será del 9,3 una tasa todavía demasiado robusta. Ante el riesgo de que tan descomunal progreso dispare la inflación y desencadene una grave crisis financiera en el país, el régimen comunista limitará la inversión inmobiliaria y los créditos bancarios, ya que buena parte del desbocado crecimiento del gigante asiático se debe al sector de la construcción. No en vano, la inversión en activos fijos aumentó un 29,8 hasta junio. Así, los 100.000 nuevos proyectos contabilizados hasta esa fecha- -18.000 más que en el mismo periodo de 2005- -ascendieron a 4,24 billones de yuanes (412.258 millones de euros) por lo que el Gobierno teme que se esté formando una burbuja inmobiliaria que puede estallar en cualquier momento. Dicha subida fue todavía mayor en la industria del automóvil, donde las inversiones se elevaron un 44,5 y en el sector textil, que creció un 40,6 Tales datos han alarmado a las autoridades, que han hecho un llamamiento para que el desarrollo sea más sostenido y no se base tanto en los apartamentos de lujo que proliferan en las gran- Fuente: Oficina Nacional de Estadísticas de China des urbes ni en las fábricas que han inundado la franja costera enclavada al este de China. Todo ello con tal de cumplir los objetivos marcados por el XI Plan Quinquenal (2006- 2010) que consisten en enfriar la economía y, sobre todo, limitar las enormes diferencias que el crecimiento económico está provocando entre ricos y pobres y entre las ciudades y el mundo rural. Con dicho fin, convertido en una de las prioridades del Gobierno, Pekín El superávit comercial se dispara y reabre el debate sobre el yuan En lo que va de año, las ventas internacionales de China se elevaron un 23,9 y reportaron 404.725 millones de euros, mientras que las importaciones se incrementaron un 20,5 y sumaron 344.227 millones. Como consecuencia, la balanza comercial de la fábrica global presentó un superávit de 60.498 millones de euros. Tan descomunal cifra ha reabierto el debate sobre la apreciación del yuan, prometida por el régimen comunista para el próximo año, pero exigida cada vez con más insistencia por Estados Unidos y la Unión Europea. Y es que, tras triplicarse en 2005 y llegar a los 84.000 millones de euros, el superávit comercial de China podría rebasar este ejercicio los 115.000 millones de euros. Por ello, Washington y Bruselas acusan a Pekín de favorecer sus exportaciones al mantener por debajo de su valor su moneda, que ya fue apreciada un 2 en julio del año pasado. elevó el pasado viernes los tipos de interés, que ya subieron del 5,58 al 5,85 en abril y ahora se sitúan en el 6,12 tras elevarse un 0,27 Previamente, el Gobierno había ordenado a los bancos que aumentaran la cantidad de dinero que acumulan sus reservas, por lo que se retirarán del mercado financiero unos 150.000 millones de yuanes (14.706 millones de euros) que ya no podrán ser empleados en la concesión de préstamos inmobiliarios. Otra opción para limitar el crecimiento de la oferta monetaria y frenar la concesión de créditos bancarios sería revaluar el yuan. Una medida que el Banco Central Popular de China ya ha prometido que llevará a cabo el próximo año, pero que podría disparar la actual tasa de paro, estimada oficialmente en el 4,2 de la población, pero seguramente mucho mayor. Dicho peligro, especialmente patente este año porque 25 millones de personas buscarán trabajo en un mercado que sólo puede generar 11 millones de empleos, desaconseja una apreciación del renminbi pero parece vislumbrarse como la solución más efectiva para tomar las riendas de la incontrolable economía china y, de paso, ralentizar las imparables exportaciones.