Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Madrid LUNES 21 8 2006 ABC SE DICE SE COMENTA ALCALDE SÓLO HAY UNO En tiempos del alcalde José María Álvarez del Manzano- -y antes también- era costumbre que cuando el regidor se marchaba de vacaciones, dejara a alguno de sus concejales ejerciendo como alcalde o alcaldesa en funciones. Lo fue, muchos agostos, Mercedes de la Merced. Pero con Gallardón eso no pasa: nadie figura en las notas de prensa ni sale en los informativos de la tele como alcalde en funciones De hecho, el regidor lleva todo agosto trabajando en su despacho una media de cuatro días por semana. MADRID AL DÍA TODOS LISTOS Los consejeros del Gobierno de Aguirre apuran sus vacaciones. La presidenta les ha convocado a todos al primer Consejo de Gobierno del curso político el jueves 31 de agosto, pero deberán estar ya en sus despachos a partir del lunes 28. Aunque hay algún caso excepcional, como el de Engracia Hidalgo, titular de Hacienda, que volverá al tajo esta misma semana. Las instrucciones desde Presidencia para este sprint final de la legislatura están claras: ya no se podrá bajar el pistón ni un momento. A recargar bien las pilas. MÁS QUE UN CIRCO PEDRO MONTOLIÚ H LA OPINIÓN DEL LECTOR Pueden dirigir sus cartas a esta sección: Correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Fax: 917 424 104. Correo electrónico: madrid abc. es Ahorrar agua Cada día nos bombardean por todas partes con mensajes del Canal de Isabel II invitando a los madrileños a ahorrar toda el agua posible en sus casas con una serie de consejos: cerrar el grifo mientras te lavas los dientes, ducharte en vez de bañarte, descongelar en la nevera y no bajo el grifo abierto, poner una papelera en el baño, y más. Todo correcto. Pero resulta que en esta región, como en el resto de España, el consumo doméstico de agua supone la mínima parte de todo lo que se gasta. No es que no tenga importancia ahorrar cada uno en nuestra casa, que la tiene, pero echo en falta que se dirijan mensajes de ahorro y buena gestión de agua a las industrias, por ejemplo, o a los pequeños y grandes agricultores. Por ahí es por donde se va la mayor parte del agua, y seguro que en estos sectores se puede ahorrar también muchísima más cantidad de este líquido tan preciado y escaso. A. Jiménez Monte Abantos Leo con preocupación lo que está sucediendo alrededor del Monte Abantos, que sufrió un terrible incendio hace unos años. ¿No hay nadie que pueda parar esta locura urbanística que nos invade por todas partes? Por favor, al menos protejan nuestros bienes más preciados y queridos, como es sin duda la Sierra de Guadarrama y toda su zona de influencia. M. Robles JOSÉ GARCÍA Torres de luz. Hace años que vengo escuchando y leyendo que van a retirar las torres de electricidad que todavía hoy existen en plena ciudad de Madrid. Pero muchas siguen ahí, como en San Blas. ¿Cuándo van a cumplir lo que prometieron? O. de la Cruz DIMES Y DIRETES LOS DUEÑOS DE LA SIERRA paisaje que muchos otros que no lgunos montañeros se lo son, aunque el sentido de pércreen que saben más de dida pueda ser más acusado en la montaña que nadie. Se mi caso. atreven incluso, como ha hecho Una cosa es saber de algo y un ilustre representante del greotra muy distinta es ser dueño o mio en estas mismas páginas, a propietario de algo. Siempre hablar de la sagrada libertad, A. SÁENZ hay que tratar de escuchar con sin Parques ni cortapisas, del DE MIERA suma atención al que supuestahombre en las montañas. Yo mente más sabe sobre algo, pero amo la sierra, me gusta andar con la idea clara de que no lo sapor el monte, pero no quisiera be todo, que no todas ni las mejores expecaer en fundamentalismos. Es cierto riencias son las suyas, y, sobre todo, que que me siento dueño de lo que veo y de lo ese mayor conocimiento no le da dereque siento cada vez que camino, por los cho a decidir por todos los demás. Nadie senderos de la Sierra de Guadarrama. puede sentirse dueño de un espacio naEs más mía que de un japonés, por potural, ni aunque haya nacido y crecido ner un ejemplo extremo, por que mi miahí, ni aunque sepa mucho sobre la monrada es, digamos, la de un propietario taña, el bosque o el río. Y mucho menos sentimental de un paisaje que forma en los tiempos que corren en los que la parte de su vida, como de muchos otros, degradación de la naturaleza es un heclaro. Pero yo no soy, para los que se concho tangible y creciente. Por eso no quesideran auténticos montañeros, un monda más remedio que poner límites y retañero. No me siento tampoco autorizachazar esas ideas de los derechos sagrado a invocar o reclamar derechos sobre dos. La mística que algunos le ponen a algo que, en realidad, no me pertenece. la montaña sólo la podrán mantener si Por ser de aquí no soy más dueño del A la montaña sigue siendo lo que es todavía. Cada uno quiere tener la última palabra, tener más razones, más derechos, ser más propietario que los demás. Pero cuando se trata de un bien mayor, que nos trasciende, conviene, como dicen los serranos, bajarse de la burra y dialogar en el pleno sentido de la palabra. Para que todas las razones, cuando lo sean, puedan alcanzar, aunque sea complicado conseguirlo, un razonable punto de encuentro. No soy montañero. Difícil, a estas alturas, que llegue a serlo nunca. Siento que tengo todavía mucho que aprender de los montañeros que conozco. Soy un humilde gasterópodo, como nos llamaba a los pobres senderistas un insigne peñalaro, que quiere, antes que nada, lo mejor para la Sierra y, si es posible, con posibilidades de disfrute de todos sus usuarios. Sin hacerla y sin hacernos daño. No tengo más derechos que nadie para decidir qué es lo mejor para la Sierra, pero es que nadie, de forma particular, los tiene. La Sierra de Guadarrama no nos pertenece. No somos sus dueños. Antonio Sáenz de Miera Presidente de Amigos del Guadarrama abía una vez un circo, cantaban los payasos, y era verdad. Ha sido necesario que se anuncie que en Navidad abrirá el nuevo circo Price para que esta ciudad recuerde que contó nada menos que, desde 1880 hasta 1970, con un circo estable, proyectado por Agustín Ortiz de Villanos, autor entre otros de los teatros de la Comedia o el Maria Guerrero. El Price se levantó en la plaza del Rey, sobre el solar que durante 35 años había ocupado el teatro del Circo, un local que no sólo acogió espectáculos circenses sino también representaciones operísticas en las que actuaron, entre otros, Julián Romea. En 1876 el teatro del Circo quedó destruido en un incendio y Thomas Price- -que tenía una compañía ecuestre con la que actuaba en un local de Recoletos- -y su yerno William Parish compraron el solar y encargaron a Ortiz de Villanos la construcción de un gran teatro que Price no vio terminado ya que murió en 1878, dos años antes de que se inaugurara. La historia del Price quedó desde ese momento ligada a la del ocio madrileño y no sólo a la del mundo circense. Su pista octogonal, cubierta por una estructura soportada por ocho grandes columnas de hierro, vio triunfar a payasos como Pompoff, Thedy o Charlie Rivel y a trapecistas como Pinito del Oro, pero también fue el escenario donde se propagó el género bufo, hubo mítines políticos como los de Nicolás Salmerón, se estrenaron zarzuelas como Las golondrinas de Usandizaga; se organizaron conciertos y festivales con la asistencia de la Argentinita, la Niña de los Peines o Pepe Marchena; se dieron a conocer artistas como Antonio Gades; se celebraron combates de catch que retransmitía Bobby Deglané y hasta se programaron unas matinés del Price en las que se dio a conocer la música pop de lo sesenta y en la que Miguel Ríos hizo de telonero. Cuando en 1970 cerró el Price, Madrid absorta en su crecimiento, pareció ajena a esta pérdida. Esperemos que el nuevo circo de la ronda de Valencia recupere el espíritu de aquel brillante antecedente.