Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 21 8 2006 Internacional 27 Hispanos e indios, al alza; europeos, cada vez menos Los mexicanos siguen siendo el grueso de la inmigración que llega a Estados Unidos, pero aunque sea muy lejos en las estadísticas, los indios se han apuntado al carro. La población asiática que llega al país norteamericano tiene un nivel de estudios superior al de los hispanos, algo que les permite acceder a mejores puestos de trabajo y establecerse en ciudades más desarrolladas. Lo han visto con claridad los habitantes de Washington DC, donde el boom de internet abrió la puerta a un torrente de programadores informáticos importados directamente de la India, para los que el inglés es su lengua natal. Ahora los asiáticos suponen el 36 por ciento de los inmigrantes de la capital federal, y en algunos condados como el de Loudoun, el 51 por ciento tiene título universitario. El origen que disminuye a nivel nacional en el último censo es el europeo. La oleada de emigrantes judíos que huyeron de Europa durante la persecución nazi y los muchos italianos o irlandeses que escapaban de la pobreza empiezan a fallecer, y con ello reducen las estadísticas. La actual prosperidad de la vieja Europa ha detenido a los emigrantes tradicionales, e incluso atrae ahora a los del este de Europa, que en el pasado cruzaban el océano en busca de asilo político en EE. UU. país. Pero donde ha sido una verdadera sorpresa encontrar tal aumento de mexicanos es en estados de la América profunda como Alabama, Carolina del Sur, Missouri, Kentucky, Ohio y Pensilvania. Parece que lo que ocurre es que una persona llega a una comunidad determinada, encuentra un buen trabajo, se establece y llama a casa para contarlo analizaba el gobernador de Carolina del Sur, Bob Coats. Pronto empiezan a llegar sus familiares, sus vecinos, sus amigos, gente de otras partes del país, y cuando te vas a dar cuenta hay un boom en ese área Lo cuenta como si fuera una epidemia, y así lo sienten quienes consideran esta oleada de emigrantes, abrumadoramente hispana, una amenaza a su propia cultura. El censo no pregunta si residen legalmente en el país porque eso podría intimidar a los encuestados y minar la veracidad de los resultados, pero el Departamento de Seguridad Interior publicó el viernes un nuevo cálculo en el que sitúa a los sin papeles en 10,5 millones, por debajo de los 12 que había estimado la Casa Blanca y el Congreso. De ellos más de tres millones se habrían colado en el país después del 11 de septiembre de 2001, lo que inflama el argumento de que la política antiterrorista hace aguas por la frontera sur. El mexicano Eleasar Yedo cruzó de forma ilegal el río Grande, que separa México y Estados Unidos, en mayo pasado REUTERS Parece que lo que ocurre es que una persona llega a una comunidad determinada, se establece y llama a casa para contarlo. Pronto empiezan a llegar sus familiares, sus vecinos, sus amigos, gente de otras partes del país... cuando te das cuenta son ya un boom Más de 35 millones de inmigrantes corren ya por las venas de EE. UU. MERCEDES GALLEGO. CORRESPONSAL NUEVA YORK. Antes eran California, Nueva York, Texas o Florida los estados que atraían a los emigrantes, pero el último censo de Estados Unidos ha mostrado que el único Estado de la Unión que no está viviendo una explosión de inmigración extranjera es West Virginia, uno de los más pobres. A los autodenominados milicianos (minuteman) que patrullan la frontera casi les da un infarto. Si seguimos así vamos a tener una abrumadora mayoría de gente que no ha nacido en Estados Unidos, no habla nuestro idioma, no tiene ni idea de lo que es Estados Unidos, no ama de verdad a este país, y que acabará votando protestaba Britt Craig durante una de sus patrullas en el desierto de Nuevo México, en el ejercicio de lo que considera un deber patriótico para defender a su país de esta creciente ola de emigrantes. Su preocupación explica la polémica que ha desatado la reforma migratoria aún a debate en el Congreso, eje de la agenda para las próximas elecciones legislativas del próximo noviembre. blación total, y cuatro millones más que hace cinco años. Suficiente para repoblar España, donde el 8,5 por ciento de los 44 millones de habitantes nació fuera del país. Ciudades como Washington DC se han visto de pronto a la cabeza de las metrópolis más pobladas de emigrantes, al situarse entre las ocho primeras junto a Nueva York, Los Angeles, Miami, Chicago, San Francisco, Houston y Dallas. No importa que los estudios del Pew Hispanic Center aseguren que el incremento de emigrantes no ha influido en el mercado laboral para los estadounidenses, porque los extranjeros que llegan al país tienden a ser más jóvenes y con un nivel de estudios más bajo que el de los nacionales. Su aumento sigue viéndose como una amenaza, especialmente en estas ciudades de, digamos, las Montañas Rocosas, donde su presencia era hasta hace poco inusual. Así, la remota región de Dakota del Sur ha visto crecer su población ex- tranjera un 44 por ciento durante los cinco años transcurridos desde el censo de 2000. Indiana un 34 por ciento, Delaware un 32, Missouri un 31, Colorado el 28 y New Hampshire un 26 por ciento. En estados sureños como Georgia, la población nacida en el extranjero supone ahora el 7,2 por ciento. Se trata de una extraordinaria explosión de diversidad a todo lo largo y ancho del país explicaba William Frey, demógrafo de la Brookings Institution En algunos lugares va a tomar un buen tiempo hasta que los locales los acepten Recuperar lo que era nuestro Los propios mexicanos disfrutan al describir la situación: Los estamos invadiendo poquito a poco, para recuperar lo que era nuestro decía René Mendoza con una sonrisa. Sus compatriotas suponen el 31 por ciento de todos los latinos que llegan a Estados Unidos. y el 61 por ciento de los que viven en el país. Gracias a ellos los hispanos han desplazado a los afroamericanos como la mayor minoría de Estados Unidos, lo que les convierte en los principales beneficiarios de las políticas gubernamentales de discriminación positiva. En algunos estados fronterizos como como Nuevo México, los inmigrantes mexicanos suponen el 70 por ciento de todos los que entran al Los números del censo Según los últimos datos del censo anunciados esta semana, Estados Unidos tenía el año pasado 35 millones de habitantes nacidos en el extranjero, lo que supone el 12,4 por ciento de su po- Si seguimos así vamos a tener una mayoría de gente que no ama este país y que acabará votando