Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional LOS INCENDIOS EN GALICIA LUNES 21 8 2006 ABC Primeros trabajos de restauración del monte quemado E. M. PONTEVEDRA. Ajenos al rifirrafe político que se yergue estos días en Galicia, como lo hacen las copas calcinadas de los árboles detrás de cualquier repecho, grupos de voluntarios- -por cuenta propia o acompañados de técnicos de la Consejería de Medio Rural- -han comenzado ya las labores de restauración del suelo asolado por el fuego durante la primera quincena de agosto. El único fin es salvar lo que se pueda, aunque a más de uno se le humedecen los ojos al pensar lo que ya se ha perdido y, sobre todo, se afanan en evitar en la medida de lo posible la erosión del terreno. Rianxo (La Coruña) y los montes comunales de Ponte Caldelas (Pontevedra) han sido los más madrugadores en estos trabajos, donde encontramos a Jesús de la Fuente, jefe del servicio pontevedrés de Montes e Industrias Forestales, quien explica que las tareas de regeneración se han emprendido en las zonas de mayor pendiente del monte por ser las más propensas a la erosión y, con ella, al arrastre de las cenizas y otras partículas hacia el cauce de los ríos más próximos. A través de cubiertas herbáceas, fundamentalmente en las laderas, se crean barreras a las corrientes de aguas procedentes de las temidas lluvias torrenciales. Las tareas de restauración se han iniciado en los montes comunales de Ponte Caldelas (Pontevedra) EFE El PP acusa a la Xunta de ralentizar la compra de motobombas de extinción No ejecutó una inversión de 5 millones en vehículos contra el fuego b El consejero de Medio Ambien- te, Manuel Vázquez, admite que si hubiera existido una trama contra el fuego se habría detectado algo en los últimos años A. AYCART SANTIAGO. En medio de la polémica por la descoordinación e improvisación del bipartito gallego y las constantes denuncias por la falta de medios para luchar contra la ola de fuegos forestales, el PP reveló ayer que la Consejería de Medio Rural de la Xunta retrasó inexplicablemente la compra de 11 motobombas, mientras la de Presidencia no ejecutó los cinco millones previstos en los presupuestos para adquirir vehículos para emergencias y extinción de incendios en pequeños municipios. El secretario general del PP gallego, Alfonso Rueda, subrayó que de no haber mediado esta desidia por parte de la Xunta, el operativo podría haber dispuesto de más de cien vehículos nuevos, lo que supondría aumentar en casi un 50 por ciento los que, según los datos facilitados por la propia Consejería de Medio Rural, estuvieron finalmente disponibles El dirigente popular reprochó también al ejecutivo autónomo que sólo tres de los seis parques previstos en el Plan de Parques Contraincendios y Salvamento puesto en marcha por el Gobierno de Manuel Fraga, prestan servicio a día de hoy, y recordó en concreto que el de Bomberos del Morrazo empezó a funcionar hace dos días, cuando en junio de 2005 ya se había terminado el edificio y habían sido adquiridos los vehículos Sin carácter excepcional El actual titular de Medio Ambiente del bipartito, el socialista Manuel Vázquez, admitía ayer que si hubiera existido una trama contra el fuego se habría detectado algo en los últimos años y negaba carácter excepcional a la oleada de fuegos, en abierta contradicción con la tesis oficial defendida hasta ahora por PSOE, BNG, Xunta y Gobierno. Su antecesor en el cargo, el popular Xosé Manuel Barreiro, tildó la teoría de la trama organizada de brillante idea, como otras que ha tenido de la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona. El también vicepresidente del PP dijo no entender el silencio de la Xunta sobre la unidad de la Policía Autonómica creada por el último gobierno de Manuel Fraga para investigar todo el año los incendios, ni el rechazo de PSOE y BNG a la creación de una Comisión de Investigación en el Parlamento gallego que, a juicio de su partido, debería analizar, entre otras cosas, por qué no se cortó la carretera en la que murieron dos mujeres, o si se hizo, por qué no se comprobó que no quedó nadie encerrado. El bipartito echa mano de los voluntarios para cubrir las tareas de vigilancia y limpieza del monte E. MONTAÑÉS SANTIAGO. Con el ímpetu desfogado de las llamas llegó a Galicia un cuerpo de voluntarios, brigadistas y bomberos venidos de todas partes de España para rescatar a los montes de la Comunidad. Después de aquella primera marea humana, que vistió el litoral gallego de blanco sobre negro y removió conciencias durante la catástrofe del Prestige esta segunda marea solidaria vislumbró la importan- cia de la acción ciudadana para amortiguar el golpe de desastres ecológicos de tamaña magnitud. Consciente de ello, el Ejecutivo gallego habilitó desde el pasado 9 de agosto un teléfono de defensa del monte gallego (900 400 800) que ya han marcado desinteresadamente 5.000 voluntarios para prestarse a limpiar y vigilar el monte, denunciar a los pirómanos o poner sus vehículos a disposición de la lucha contraincendios. Según informó la Vicepresidencia de la Xunta, que gestiona la central telefónica, esos ciudadanos inscritos asistirán a un módulo formativo para que, a partir del próximo mes de octubre, desempeñen de manera adecuada su labor de vigilancia, intendencia, recuperación y reforestación de los montes gallegos. Además, de los 5.000 voluntarios, un millar ya ha formado parte de algunos de los dispositivos de prevención articulados en los montes de la Comunidad. Asimismo, han colaborado en los diferentes centros para el descanso y alojamiento de los profesionales de la lucha contraincendios en tareas como preparación de comidas o limpieza de instalaciones en el momento crítico de la última ola incendiaria.