Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 21 8 2006 Nacional 13 EL DRAMA DE LA INMIGRACIÓN ILEGAL Interior envía hoy a Barcelona a 130 sin papeles y repatría a 50 a África en plena oleada de cayucos Más de 400 subsaharianos alcanzaron ayer Canarias; 2.300 lo consiguieron la semana pasada b Cerca de 4.700 inmigrantes se reparten entre las comisarías de las Islas y los cinco centros de internamiento canarios, con una capacidad de 4.946 plazas ERENA CALVO LAS PALMAS. Más de 17.000 africanos han conseguido alcanzar Canarias a bordo de embarcaciones clandestinas en un año que está resultando crítico en materia de inmigración. En 2006 se han batido todas las cifras registradas desde 1998, cuando llegó por primera vez una patera al Archipiélago; y han sido muy pocas las jornadas en que los equipos de rescate han podido tomarse un respiro. Los meses de julio y agosto están resultando especialmente duros en el número de llegadas de cayucos. Sólo la semana pasada cerca de 2.300 inmigrantes alcanzaron las Islas a bordo de 26 piraguas (entre ellos viajaba más de una veintena de menores) una cifra que tardaba meses en alcanzarse en años anteriores. Con más de 4.700 inmigrantes en sus comisarías y centros de internamiento- -la capacidad de acogida es de 4.946 plazas tras las cuatro ampliaciones experimentadas este año- el Ejecutivo central ha vuelto a acelerar un plan de repatriaciones que no consigue cumplir las expectativas generadas debido a la falta de acuerdos con los países emisores. En plena oleada, hoy será repatriado un grupo de cincuenta personas a África, según informaron ayer fuentes de la Confederación Española de Policía (CEP) aunque no pudieron precisar el destino exacto. Según los mismos informadores, el Gobierno sólo ha conseguido repatriar a un 8 por ciento de los indocumentados. Un niño subsahariano tras su llegada ayer al puerto de Los Cristianos, en Tenerife, junto a otros 106 inmigrantes cadas por Salvamento Marítimo hasta Tenerife y Gran Canaria. Los inmigrantes que llegaron a esta última isla fueron rescatados por la salvamar Alphard de una muerte casi segura. El cayuco en el que viajaban tenía una vía de agua, por lo que los indocumentados fueron trasladados a la salvamar para evitar riesgos; tras esta operación la piragua se hundía en alta mar. Además de esas cuatro embarcaciones, todos sus ocupantes se encontraban en buen estado de salud, los servicios de vigilancia y control consiguieron encontrar una embarcación clandestina cuya pista habían perdido a unas cien millas de Gran Canaria. Según informaron fuentes de Salvamento, el cayuco fue localizado próximo a Punta Rasca (Tenerife) por el remolcador Conde de Gondomar que escoltó la embarcación hasta Los Cristianos. También llegaron ayer varias embarcaciones a las costas andaluzas. En AFP Almería fueron interceptadas tres, una por la patrullera de la Guardia Civil y dos por Salvamento. En la primera, a 1,5 millas de Adra, viajaban 64 magrebíes y otra decena en las dos restantes, informa M. Navarrete. Otras 19 personas, de origen marroquí y subsahariano, fueron interceptadas cerca del puerto deportivo del municipio gaditano de Barbate, después de que la barquilla en la que viajaban arribara a la playa de la Yerbabuena. Derivaciones a la Península A falta del consenso necesario para devolver a los inmigrantes a África, Interior continúa con las derivaciones de indocumentados a la Península. También durante esta jornada se fletará un vuelo desde la provincia de Las Palmas hasta Barcelona, se prevé que viajen unos 130 sin papeles En total, más de 11.000 africanos han sido trasladados a la Península; la mayoría a Madrid, Murcia, Málaga, Valencia y Barcelona. Pero la necesidad de imprimir una mayor continuidad a las repatriaciones se convierte en imprescindible al producirse cada vez a un mayor ritmo las llegadas de inmigrantes. No en vano Domingo Martín, director provincial de Salud y Socorro de Cruz Roja en Santa Cruz de Tenerife, relataba el domingo a este periódico que más de cien mil africanos esperan en Senegal su oportunidad para subirse a un cayuco y emprender el viaje a Canarias. Ayer lo consiguieron 436 en cuatro embarcaciones clandestinas que fueron remol- Un pesquero de Lepe rescata a 160 personas de un cayuco, con una vía de agua, a 30 millas de Mauritania ABC HUELVA. El episodio del pesquero Francisco y Catalina que hace unas semanas salvó a un grupo de inmigrantes de una muerte segura volvió a repetirse ayer. Otro pesquero, éste con base en Lepe (Huelva) el Gober IV rescató a primera hora de la tarde a 160 inmigrantes que navegaban en un cayuco, cuando el barco se encontraba faenando a 30 millas de la costa de Mauritania, explicó a Efe el patrón del Gober II Miguel Ángel Delgado. El pesquero localizó la piragua de madrugada, cuando trabajaba en la recogida de marisco, y después de escol- tarlo junto con otros barcos- Gober II y Peix del Mar 25 -que se encontraban faenando en la zona, decidieron ayer por la tarde subir a bordo del Gober IV a los inmigrantes ante las fugas de agua del cayuco. Posteriormente, se pusieron en contacto con las autoridades españolas y mauritanas para consultar sobre lo que debían hacer con las personas a las que habían recogido. Todos los inmigrantes se encuentran en buen estado, y el patrón del buque ha decidido dirigirse a aguas de Mauritania para dejar a los inmigrantes en un puerto africano, posiblemente Nuackchott. Delgado explicó que vivieron momentos muy complicadas ya que después de subir a todos los inmigrantes al pesquero, el patrón del Gober IV David Castañeda, se puso en contacto por radio con las autoridades mauritanas. No daban ninguna solución sobre qué hacer con estas personas por lo que decidió parar la actividad y estar pendientes de ellos mientras contactaba con las autoridades españolas. A la espera de recibir instrucciones para desembarcar, las tres naves se dirigen a Nuackchott. Delgado calculó que, cuando el cayuco fue localizado, se encontraba a unas 700 millas marinas de Canarias, lo que para un buque convencional supone unos tres días de navegación. Según el patrón del Gober IV el estado de los rescatados es físicamente bueno, y moralmente mejor, después de pasar el susto tremendo de navegar a la deriva en medio de la noche