Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión LUNES 21 8 2006 ABC EL OBSERVATORIO EN FIN AL FILO DE LA TRAGEDIA OMO ETA dijo que el proceso de paz está en crisis, el presidente del Gobierno replica que lo que está en crisis- total y definitiva añade- -es la violencia, los que la amparan y los que se quedan detrás de ella. Es una valoración de la situación de ETA, pero no del proceso Se diría que José Luís Rodríguez Zapatero piensa, y quizá en ello basa su estrategia de diálogo, que ETA, por su propia debilidad y por las condiciones sociales actuales y de la opinión pública, no puede volver a matar o que, si lo hace, se suicida. Quizá no sea así. Porque se está tratando con criminales, que ya han interiorizado el asesinato y la extorsión en condiciones sociales y de opinión pública adversas, incluiGERMÁN da la imposibilidad de sus YANKE objetivos a poco sentido común que se tenga. El alto el fuego es la continuación de la violencia por otros medios y la respuesta de la banda- -que empieza siempre por responsabilizar a los demás- -puede ser acorde a su ideología totalitaria, que incluye el terror en sus entrañas. Pero el presidente Rodríguez Zapatero parece pensar lo contrario, con lo que el proceso no sería el camino para conseguir que la crisistotal y definitiva se materialice, porque la concibe ya conseguida, sino para su iluminada visión de una España que deje de ser un hecho nacional para convertirse en una suma de nacionalismos y voluntades comunitarias y que, al mismo tiempo, ceda su carácter de nación de ciudadanos para dar prioridad a las reivindicaciones de un nuevo pacto político en el que los que verían satisfechos sus hipotéticos derechos son las comunidades (históricas, étnicas o, sencillamente, arbitrarias) Todo eso que se resume en la retórica- -falsa- -de que, una vez en el campo de la política, todo puede ser defendido. Jean Guitton, el filósofo católico que gustaba de charlar con Mitterrand (porque con él se puede hablar de Dios; con otros sólo de la Iglesia o de religión narra en su Testamento filosófico una conversación- -ficticia pero basada en los encuentros reales- -en la que le sugiere la idea de una cacería con un amigo. Este se aleja y, de pronto, se oye un ruido, un movimiento entre las ramas. ¿Será un jabalí? El cazador se dispone a disparar. ¡No lo haga! interrumpe el presidente. ¿Y si es el jabalí? ¡Qué pena! dice retóricamente Guitton. ¿Y si es el amigo? ¡Qué tragedia! argumenta Mitterrand. Señor presidente- -comenta el filósofo- -vea usted el porqué de la moral El camino acertado, cuando no se sabe lo que ocurrirá mañana, es el buen camino: aunque no se cace el jabalí, se salva al amigo. Dada la crisis del terrorismo de ETA- -fruto de la antigua ausencia de tolerancia- se podía ahora tratar de derrotarlo definitivamente con los instrumentos del Estado de Derecho. Pero si se sigue, a pesar de todo, afirmando que no es el proceso el que está en crisis se está disparando con peligrosa pólvora. A lo mejor es el jabalí pero, como decía Miterrand, si es el amigo- -precisamente el Estado de Derecho- qué tragedia. UNA DE PIRATAS bolsillos. Empresa harto difícil después de los excelenESULTABA conmovedor. Chicos tan mayores tes argumentos que quienes sollozaban por el capitán jugando todavía a ladrones y policías. O contandel Prestige proporcionaron a las defensas de los pirado cuentos de piratas. Un representante de no tas, los de verdad. sé qué Consejería de no recuerdo qué medio ambiente Claro que el tal Mangouras había prestado un servigallego (si el rural, o el otro) se esforzaba el otro día en cio inestimable a quienes suspiraban por sus supuesexplicar a su audiencia cómo de malos, pero malísitas desdichas (tal parecía que el pobre anciano hubiera mos, habían sido los gobernantes del PP durante la gessido aherrojado en una mazmorra medieval) tión del desastre del Prestige, y qué buenos, bueOtra cosa es que Apostolos hubiera prendido un nísimos, han sido ellos y el Gobierno central en bosque gallego con los buenos, buenísimos en el el manejo de la pira (funeraria) en que se convirpoder. Entonces habría sido vituperado y desentieron los bosques de Galicia en sólo doce días. mascarado como un agente oculto de los malos, Explicaba también las penas que tienen que pamalísimos, que, como todo el mundo sabe, sar ellos, los buenos, por la incuria de los malos, echan espumarajos por la boca desde que la coamalísimos, que les precedieron en el poder. Palición de los buenos les arrebató el gobierno a ra que no haya ninguna duda de quienes son los EDUARDO pesar de que habían ganado ampliamente las indios y los piratas. Siempre y en todos los caSAN MARTÍN elecciones. Unos malos, ya se sabe, que no ensos. Maniqueísmo de patio de colegio. El cristal cuentran horas para montar conspiraciones, jugando de Campoamor como árbitro supremo en el juicio políincluso con fuego, para recuperar ese poder a cualtico sobre las consecuencias de una catástrofe natural. quier costa. Incluso, por supuesto, a costa de la rica ¿Conmovedor he dicho? Patético. masa forestal de su país, si es que así se tercia. Aún recuerdo el coro de plañideras que se formó a Produce estupor que personas embarcadas en empropósito de las condiciones de encarcelamiento fijapresas intelectuales de una cierta envergadura (y no das por la justicia- -que naturalmente debía actuar en hablo de ningún escritor de cabecera) sucumban a la connivencia con los malos, malísimos- -al capitán del fascinación de argumentos tan pueriles. Los progroPrestige, que respondía al grandilocuente nombre de mos de judíos en la Europa Medieval se justificaban Apostolos Mangouras. Un viejecito con cara de no hacon el argumento de que sacrificaban a niños en suber matado una mosca pero que era responsable direcpuestas fiestas orgiásticas. Y supongo que algunos to de una tragedia que ha costado a Galicia y a España hombres cultos de la época tomaban en serio esas teomás de 700 millones de euros. De momento. Hoy, casi rías conspirativas. Pensaba yo, ingenuamente, que alcuatro años después, y convenientemente licenciados go habíamos avanzado desde entonces en la elaboralos gobiernos gallego y central de entonces, los buenos, ción de argumentos menos truculentos, y menos pelibuenísimos en el poder ofrecen una visión muy distingrosos, a la hora de culpabilizar al oponente ta de las responsabilidades de la tragedia: los gobierUn sano escepticismo y un alejamiento consciente nos de entonces no habrían sido tan culpables después de los pronunciamientos políticos concretos son virtude todo, si es que lo fueron en alguna medida. Más que des, que no defectos, entre quienes estamos llamados a nada por ver si el Estado, del cual son ellos ahora los mediar entre ellos y el público. Pero no, en lo que resadministradores, es capaz de recuperar, de los armadopecta a la fe, a cualquier fe, seguimos siendo un país de res, de los fletadores o de quién demonios sea, aunque carboneros. No hay grises en nuestra paleta de colores sea una parte de los muchos euros que los españoles, políticos. O blanco, o negro. Sin matices. Y a muerte. los buenos y los malos, hubimos de poner de nuestros C R