Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 20 8 2006 Internacional 33 LA AMENAZA DEL TERRORISMO GLOBAL APÓCRIFO DE ZP EN LONDRES n lord británico me llama la atención sobre cuán injustos fueron los medios españoles al criticar al presidente Zapatero por usar un avión oficial para ir a pasar el fin de semana del 23 de julio a Londres con su familia. En verdad me señala la visita tuvo gran trascendencia política. El resultado se vio en menos de una semana Al parecer, el conde de Casa Miranda, embajador de España en Londres, tuvo la buena idea de pasear al presidente del Gobierno por Londres. Así le enseñaba el cochazo último modelo con el que había sustituido esa antigualla digna de una colección regia con la matrícula SPA 1 N con el RAMÓN que la legación se dotó PEREZ- MAURA en los reprobables tiempos de Fraga. Iba Casa Miranda señalando edificios y monumentos a izquierda y derecha cuando al pasar junto al Parlamento el presidente pidió parar y estirar las piernas entre los manifestantes anti guerra de Irak que allí moran, incansables. ¡Qué talante! Chicos como estos fueron los que movilizaron España en 2003, Carlos se regocijaba el presidente ante el embajador. Lástima que se reúnan al lado de la estatua de ese carca imperialista... dijo en referencia a la efigie de Churchill que llena ese jardín. Casa Miranda encontró entonces la oportunidad de complacer al jefe. No es la única, presidente. También hay uno de los nuestros... ¿Quién? ¿Aquél? preguntó ZP señalando unos metros más allá. No. Ése es Ricardo Corazón de León. El nuestro es el de la izquierda: Oliver Cromwell ¿Cromwell? Ése sí que era un progresista ¿no? inquirió ZP. La pregunta dio al embajador la ocasión de lucirse. Sí, presidente. Cromwell era miembro del Parlamento por Cambridge cuando en 1642 estalló la guerra civil entre los realistas de Carlos I y los hombres de Cromwell. En 1645 el ejército rebelde se impuso y el 30 de enero de 1649 ejecutó al Rey y proclamó la República ¡Que tío! alcanzó a intercalar ZP. Pero Casa Miranda logró terminar su breve perfil de Cromwell: El vencedor se proclamó Lord Protector de Inglaterra, Escocia e Irlanda y libró otras dos guerras para someter a los católicos irlandeses y a los monárquicos escoceses. En 1653, Cromwell disolvió el Parlamento y gobernó como dictador hasta su muerte en 1658, con más poderes de los que nunca tuvo el Rey ZP guardó silencio. Al fin preguntó: ¿Fue un dictador? El embajador intentó explicarle que las dificultades a las que tuvo que hacer frente Cromwell justificaban la dictadura. Y pese a ser un dictador que libró una guerra civil y ejecutó al Rey ¿tiene un monumento en este país monárquico? Ahora fue Casa Miranda el que guardó silencio. Cinco días después, el Consejo de Ministros, en lugar de aprobar la prevista Ley de la Memoria Histórica legislaba sobre la Extensión de Derechos a los Afectados por la Guerra Civil y la Dictadura Qué bueno es viajar... U El diario cristiano Magazinet reprodujo en enero de 2006 varias viñetas con temática despectiva sobre Mahoma AFP El escándalo de las viñetas de Mahoma, publicadas en varios periódicos daneses a principios de este año, se revela orquestado por fundamentalisatas islámicos... Fue atizado por imanes religiosos y llevó a numerosos países a reprobar a Dinamarca El montaje de las caricaturas RAMIRO VILLAPADIERNA. CORRESPONSAL BERLÍN. Nada fue casual La reacción mundial de muchos musulmanes ante las caricaturas de Mahoma podría haberse tejido con intereses lejanos, electorales, muy al margen de un entrometido diario popular de un pequeño país. Así lo revelan sujetos de la trama en el Süddeutsche Zeitung Magazin, en lo que parece la primera reconstrucción detallada de hechos que hace meses conmovieron ufanos pilares de la vieja Europa. La indignación islámica sirvió a la Casa Real saudí, a las dificultades palestinas, a las maquinaciones sirias, sobre todo a la campaña electoral egipcia. La idea de los dibujos había salido de una fiesta alternativa en el barrio de Frederiksberg de Copenhague, ante la dificultad de un autor para encontrar un dibujante que ilustrase un cuento de Mahoma. Un reportero presente lanza un reportaje: El miedo de los artistas a criticar el islam suscita debate sobre la autocensura, tras el asesinato de Theo van Gogh, y un redactor del Jyllands- Posten propone una invitación a la federación de dibujantes: ¿Quieren dibujar a Mahoma tal y como lo ven? Muchos renuncian, otros ven un montaje, doce envían sus dibujos, incluyendo uno con una crítica a la provocadora dirección del diario. Para la mayoría de musulmanes pasa desapercibido y sus líderes re- nuncian a tomar parte. Pero un grupo de imanes de la radical Hermandad y Fraternidad pudo ver tajada, y uno de ellos, Raed Hlaydel, pasa a comandar un plan: demandar al Gobierno danés, convocar a embajadores musulmanes, contactar con medios islámicos y lanzar una movilización global. Exagerado con mentiras Cuando el primer ministro Rasmussen dice que no es asunto suyo, la embajadora egipcia se dice afrentada: Egipto denuncia que Copenhague secunda la invasión de Irak, su ministro de Exteriores busca llevar el caso a la ONU, a la Liga Árabe y a la Conferencia Islámica. El Cairo encara elecciones bajo presión islamista y en la última visita Rasmussen había osado recibir a la oposición. Teledirigida por su ministro de Exteriores, la embajada patrocina visitas de Hlaydel a países y líderes islámicos, a los que enseña también dibujos ofensivos distintos a los publicados por el Jyllands- Posten, se informa de que han sido 120- -no 12- -las caricaturas y que los patrocina el gobierno. Gheit reparte un dossier en una cumbre en la Meca. La presión se vuelve contra Copenhague y el diario, los intelectuales abandonan por primera vez libertad de expresión por respeto y creen poder minar Rasmussen. Cuando tras las elecciones El Cairo se torna conciliador, es tarde: la Meca ha tomado el relevo y llama globalmente a la resistencia. Riad encubre la muerte de 392 peregrinos y la presión fundamentalista con la colaboración del famoso predicador de Al Yasira lanza el 3 de febrero el Día de la Ira Copenhague pierde hasta el apoyo de ministros y comisarios del consejo europeo: es un problema interno danés Un imán en Riad llama a sus feligreses a tomar las armas y el iniciador de todo, el imán Hlaydel, proclama en Islamonline que en el Ayuntamiento de Copenhague va a ser quemado el Corán. Una oleada de sms logra que ardan las embajadas danesa y noruega en en Damasco; luego en Beirut y Teherán. Ofensa religiosa que no es tal Dinamarca se queda sola hasta que en marzo y abril remiten protestas y boicots. No todas las sociedades ni redacciones están a la altura de animar controversias. La suscitada partió el alma de algunos refugios ideológicos, pues a veces cuando el cuestionamiento no viene de una izquierda o un descreído suele verse intolerable. Por acción o reacción, los daneses lanzaron un debate que tantos habían preferido ahorrarse. Pero, a día de hoy, doce dibujantes siguen en la clandestinidad.