Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional FRÁGIL ALTO EL FUEGO EN ORIENTE PRÓXIMO DOMINGO 20 8 2006 ABC Los reservistas israelíes critican a sus jefes Sus testimonios sobre la falta de órdenes claras y de alimentos en el frente preocupan al Ejecutivo b El peso principal de la ofensiva recayó en soldados de la reserva, muchos de ellos barrigudos y carentes del entrenamiento necesario para tomar parte en una guerra HUGO MEDINA. SERVICIO ESPECIAL JERUSALÉN. La agria experiencia de la guerra en el Líbano ha dejado una huella indeleble en numerosos soldados, que estos días regresan a Israel y no se muerden la lengua a la hora de denunciar las condiciones de vida en el frente. Su intención no es otra que evitar que las experiencias vividas no se repitan en el futuro. Los soldados vivieron algunas situaciones realmente cómicas, si no fuera porque tuvieron que padecer sus consecuencias, como el comportamiento de las llamas de carga a cuyos lomos se transportaban las provisiones. Según dijeron los propios reservistas al jefe del Ejército hebreo, Dan Halutz, las llamas se negaron a cruzar la frontera La anécdota sería graciosa si no fuera porque denota el caos que reinó desde el mismo momento en que Halutz ordenó la invasión terrestre, viendo que los bombardeos de la aviación no bastaban para acabar con Hizbolá. El peso principal de la ofensiva recayó en soldados de la reserva, muchos de ellos barrigudos, carentes del entrenamiento necesario para tomar parte en una guerra, sin apenas preparación para sobrevivir en las duras condiciones que exigía un frente tan complicado. No teníamos unas órdenes claras. Se nos ordenaba, por ejemplo, que tomáramos un pueblo. Pero las cosas no marchaban bien, morían algunos soldados, se nos ordenaba la retirada y que probáramos fortuna en otro pueblo contó un soldado de la brigada Golani, la unidad de élite más prestigiosa del Ejército judío. Otros soldados se quejan apesadumbrados de que a menudo se convertían en objetivo de los morteros de Hizbolá y no sabían qué hacer ni cómo actuar. En lugar de tener órdenes precisas sobre las maniobras a realizar en ese tipo de situaciones, cada soldado se preocupaba de salvar su propia vida durante el bombardeo. ver con la escasa atención que recibían los soldados y, sobre todo, con la carencia de alimentos y a veces de armas y municiones, lo que provocaba que la desmoralización de las tropas fuera en aumento. Hubo contingentes que se pasaron hasta más de 30 horas sin comer debido a que los alimentos no les llegaban. Sería por las llamas remolonas. Otros soldados saquearon los comercios de alimentos que había en los pueblos libaneses para llevarse algo al estómago en medio de la batalla. Un problema grave para los estrictos soldados que profesan su religión con más intensidad, que no son pocos, era que los alimentos que les llegaban no eran kosher es decir, no habían sido elaborados siguiendo las normas religiosas y, por lo tanto, se negaban a alimentarse. En busca de responsabilidades Muchos reservistas se han organizado para exigir responsabilidades a los jefes militares y a los dirigentes políticos. Si sus denuncias no se detienen pondrán en un serio aprieto al Gobierno de Ehud Olmert. Algunos analistas creen que los reservistas pueden acabar con la coalición y obligar a convocar elecciones anticipadas. Una unidad de reservistas incluso ha hecho pública una petición en la que exige al Estado que se haga responsable del futuro de sus familias en el caso de que mueran en la guerra. Otra unidad denuncia que los soldados de una compañía acorazado fueron diezmados en una operación que no tenía ningún objetivo preciso, y que varios soldados de la brigada Golani fueron abandonados en un pueblo y convertidos en objetivo fácil para los francotiradores de Hizbolá. Para complicar la posición de los jefes militares y de los dirigentes políticos, algunos soldados han decidido coger la pluma y publicar en los diarios sus experiencias personales, de manera que todos los israelíes están leyendo estos días historias que ni los jefes militares ni los dirigentes políticos deseaban ver impresas. Soldados hebreos almorzaban ayer antes de su retirada del sur del Líbano AP En lugar de tener órdenes precisas sobre las maniobras, cada soldado se preocupaba de salvar su propia vida bían si tenían que avanzar o retroceder, y que el final de la guerra, con el anuncio del alto el fuego, fue una bendición. Nunca estábamos seguros de cuándo debíamos detener nuestro avance, y de repente la guerra terminó comentó. Otras quejas tienen que Fotografías obsoletas Una de las grandes ventajas de Israel es la Inteligencia militar del Ejército del Aire, que enviaba la información que se recibía en el frente y que indicaba la ubicación precisa de los milicianos o los lugares exactos en los que Hizbolá escondía sus armas y municiones. Sin embargo, las fotografías aéreas eran tan viejas que no tenían prácticamente ninguna utilidad a la hora de identificar los objetivos de los soldados. Algunas fotografías eran del año 2000, o incluso anteriores a la retirada del Ejército israelí del Líbano en ese año. Un reservista afirma que carecían hasta tal punto de órdenes que no sa- Militares hebreos detienen en Ramala al viceprimer ministro palestino, Naser Shaer H. M. JERUSALÉN. Soldados israelíes detuvieron ayer al viceprimer ministro palestino, Naser Shaer, en su domicilio de Ramala (Cisjordania) ciudad a la que había acudido después de casi dos meses de permanecer oculto en paradero desconocido. Shaer se ha convertido en el cargo de Hamás de mayor responsabilidad que Israel ha detenido desde que iniciara la oleada de arrestos de dirigen- tes de la organización fundamentalista a raíz de la captura del soldado hebreo Guilad Shalit, quien desde el 25 de junio se encuentra en poder de las milicias radicales palestinas en la franja de Gaza. La detención de Shaer se suma a la de otros cuatro ministros y 28 diputados de Hamás que se hallan en las cárceles hebreas, y que en algún momento serán llevados ante los tribunales militares israelíes acusados de perte- nencia a una organización terrorista Hamás resultó vencedor en las últimas elecciones legislativas en territorio palestino y ha sido declarada por Israel, la Unión Europea y Estados Unidos como una organización terrorista. Israel quiere debilitar al Gobierno de Haniyeh con el fin de conseguir un cambio y así presionar a la organización fundamentalista islámica para que libere al soldado Shalit, aunque las milicias afirman que sólo lo liberarán si Israel saca de sus cárceles a centenares de prisioneros palestinos. Mientras tanto, un palestino mató a un soldado israelí en un control militar al este de Nablus, en el norte de la Cisjordania ocupada, antes de ser abatido por los soldados.