Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 20 8 2006 Nacional 17 LOS INCENDIOS EN GALICIA Críticas al cambio de política de Nunca Máis E. M. El cambio de política de la plataforma Nunca Máis no ha sido, ni con mucho, bien recibido por todos. Asociaciones y grupos cívicos de Galicia, como Vigueses por la Libertad Coruña Liberal y AGLI (Asociación Gallega por la Libertad de Idioma) han expresado su repulsa a una agrupación que, tras el naufragio del Prestige montó protestas contra los gobiernos autonómicos y central, a los que acusó de ser los responsables de la catástrofe y exoneraron a los propietarios del petrolero, llegando a personarse del lado de los contaminadores en los procesos judiciales En la misma línea, sostienen que los rescoldos de Nunca Máis se han reavivado para defender que la gestión de la Xunta ha sido impecable y que los únicos culpables son, bien las personas que prenden fuego al monte, bien los anteriores gobernantes En consecuencia, infieren que sería ingenuo no relacionar este giro con los cambios de gobierno habidos en Galicia y en toda España Lo peor de esa actitud es que siembran cizaña entre la ciudadanía afirman. El fuego ha devastado los montes de Muxía (La Coruña) localidad que también sufrió la tragedia del Prestige EFE Afectados por el fuego denunciarán a la Xunta por responsabilidad patrimonial Alegan que el Gobierno autónomo desplegó una actuación insuficiente b La asociación SOS contra o Lume es la mayor de las que han emergido tras la crisis para exigir respuestas por la nefasta gestión del operativo antiincendios ÉRIKA MONTAÑÉS SANTIAGO. Galicia, impetuosa Ave Fénix tras una nueva catástrofe, resurge estos días de sus cenizas en busca de respuestas. La primera, que resolvió el principal enigma político, la encontraron los gallegos por boca de su presidente, Emilio Pérez Touriño: Todo el mundo estuvo al pie del cañón y dio la cara y, por eso, no habrá destituciones en el gabinete de la Xunta que gestionó la mayor tragedia forestal que se recuerda por estas tierras. Pero, para muchos, no basta. En los últimos días surgen muchos grupos que aglutinan a los afectados por las llamas y que no se conforman con los argumentos de la intencionalidad y excepcionalidad de los fuegos con que se defiende el Ejecutivo. La más importante de esas asocaciones, SOS contra o Lume Ayuda contra el fuego interpondrá una demanda de responsabilidad patrimonial contra la Xunta que demuestre que no se vio desbordada por una fuerza mayor, sino que su actuación fue claramente insuficiente La denuncia de SOS contra o Lume presidida por el alcalde de Barro, una de las localidades más devastadas, José Antonio Landín, cobra mayor valor tras la sentencia dictada a tenor de la tragedia del cámping de Biescas (Huesca) Según explica a ABC el asesor jurí- dico de la asociación, Miguel Lamela, la similitud entre un caso y otro no es exacta, puesto que en el aragonés existía un informe pericial previo que desaconsejaba la ubicación del cámping en el lugar del desastre. Lo que sí podemos exigir a la Administración gallega es la improvisación de medios, su incapacidad de dirigir el que hasta ahora fue un servicio modélico de defensa contra incendios y que, al llegar el bipartito, fue desmantelado y dejó de funcionar afirma Lamela, que prosigue: La jurisprudencia dice que un incendio es una causa de fuerza mayor, pero en esta ocasión, hubo falta de previsión y no hay ninguna circunstancia extraordinaria de fuerza mayor que pueda justificar una actuación tan deficiente Para la demanda, que SOS contra o Lume prevé tener dispuesta el próxi- mo octubre, la asociación que agrupa a más de 500 damnificados está reclamando los partes de actuación de la Xunta a la Consejería de Medio Rural, los de efectivos policiales a los Cuerpos de Seguridad y los vecinales a las comunidades de montes y municipios. Con todo, se comprobará cómo en muchos casos nos encontramos con que los pueblos tuvieron que luchar contra el fuego durante 20 horas sin una brigada, sin un avión o con brigadas poco preparadas que no conocían el terreno, por la selección que realizó la Xunta arguye Lamela. Encendida tormenta social Mientras, al alcalde de Barro le han llovido las críticas: que si, por ser del PP, se trata de una maniobra para desacreditar al Ejecutivo autónomo; que si es un detractor de Nunca Máis que bus- El PP exige una comisión para investigar las cuatro muertes A. A. SANTIAGO. El PP calificó ayer de imprescindible la creación de una comisión parlamentaria de investigación para aclarar la muerte de cuatro personas y por qué se calcinaron en tres semanas superficies similares a las que ardían en tres años La propuesta del grupo popular fue rechazada por BNG y PSOE, partidos que sustentan al Ejecutivo autónomo gallego y que plantean crear una comisión de trabajo para analizar no ya sólo los incendios de este ejercicio, sino los de los últimos 16 años. El presidente del PP gallego recordó que el Parlamento autonómico constituyó sendas comisiones sobre el Prestige y la crisis de las vacas locas pese a que no haber fallecidos, así que precisó que si cuatro familias están de luto en Galicia, los políticos tenemos la obligación de analizar si esas muertes pudieron ser evitadas ca un rédito social... Nada de eso- -aclara Landín- La idea de la asociación surgió por necesidad, para mostrar al pueblo gallego que existía otra realidad además de la que estaba contando la Xunta sobre los pirómanos y las condiciones especiales que se dieron este agosto Las circunstancias que confluyeron, según el regidor, fueron éstas: Durante doce días estuvimos abandonados, sin medios y con el presidente de la Xunta mintiendo, porque nos decía que los focos estaban controlados y los vecinos estaban luchando contra los focos frente a sus casas Para sorpresa de muchos, no son los afectados los únicos que han alzado su voz, ya que la plataforma ciudadana que surgió como protesta por la gestión de la crisis del Prestige Nunca Máis ha decidido reactivarse y ha convocado para hoy una manifestación que discurrirá por la capital gallega, esta vez, no para exigir ceses- -como lo hiciera al equipo de Manuel Fraga en 2002- sino para espetar que Galicia está contra el fuego. Paremos el terrorismo incendiario Éste será el lema de una plataforma que, aguijoneada por las críticas a la gestión del bipartito, salta de nuevo a la palestra para condenar a los pirómanos y defender que la oleada de incendios que azotó Galicia estuvo causada por una situación estructural, motivada por 16 años del Gobierno del PP y por un sabotaje premeditado contra las nuevas políticas de la Xunta No es de extrañar que con estas palabras la movilización de Nunca Máis cuente con el beneplácito de la sección juvenil del BNG, Galiza Nova, UGT, los Verdes y hasta del propio Gobierno gallego.