Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 DOMINGO 20 8 2006 ABC Nacional Miembros de la Cruz Roja asisten a uno de los inmigrantes llegados en cayuco a Canarias MIGUEL BARRETO Más de 1.200 inmigrantes en 48 horas ponen en jaque la capacidad de acogida de Canarias Los centros de retención amplían su aforo por cuarta vez desde su apertura, hace seis meses b Lejos de amainar, el registro de inmigrantes ha ido aumentando paulatinamente a pesar de las medidas de contención ensayadas por el Ejecutivo de Zapatero PABLO ALCALÁ LAS PALMAS. Una media de 300 inmigrantes al día en agosto más de 17.000 inmigrantes han alcanzado Canarias en patera en lo que va de 2006; casi el doble de los habitantes de El Hierro, y cifra cercana a la población de La Gomera el archipiélago supera todos los registros anteriores en cifras de inmigración las ONG calculan que unos 8.000 inmigrantes han perdido la vida en su intento por llegar a Canarias, al margen de los 3.000 cadáveres que han sido encontrados Cualquiera de los titulares anteriores sostiene las críticas vertidas días atrás por el Gobierno de Canarias hacia el evidente fracaso de la política de inmigración del Gobierno para la que piden urgente rectificación. Pero además está el titular de hoy: 1.140 inmigrantes han alcanzado las costas canarias en los dos últimos días y anoche se habían avistado otros dos cayucos al sur de Gran Canaria. Cerca de 700 lo hacían el viernes, y ayer cuatro cayucos dejaron en Tenerife y El Hierro 441 subsaharianos, entre los que viajaban casi una veintena de menores. Las em- barcaciones fueron avistadas la noche del viernes y a última hora de ayer, aunque había dudas sobre un cayuco detectado a primera hora que podría haber cambiado de rumbo. La mayoría de los irregulares presentaba buen estado de salud, aunque tres tuvieron que ser ingresados con cuadros de hipotermia, quemaduras, y uno de los inmigrantes por haber sufrido una luxación en un brazo durante el viaje. Los centros de retención de las islas, los oficiales y los provisionales tratan de lidiar estos días con su enésima masificación desde la primera crisis del año, en marzo. Desde entonces, los esfuerzos del Gobierno y de la Unión Europea han sido evidentemente insuficientes como el número dos del PSOE reconocía hace 48 horas. Pese a ello, el Gobierno no ha considerado la petición del presidente canario, Adán Martín, de poner en marcha un gabinete de crisis ante la avalancha, de la que culpa a la parálisis del Gobierno La constante superación de registros que parecían imposibles de superar puesta de manifiesto ayer por el presidente regional, no ha forzado, sin embargo, la puesta en marcha de nuevas medidas disuasorias. Rectificar la política de inmigración Hasta tal punto ha llegado la pasividad e irresponsabilidad de este Gobierno que Coalición Canaria, formación valedora de la ley de regularización masiva de extranjeros, solicitó el viernes al Gobierno que diese marcha atrás en la política de inmigración. Paulino Rivero, que recordó a Zapatero su promesa electoral de crear un Ministerio de la Inmigración reprochó al Ejecutivo su política de derivaciones a la Península que, en su opinión refuerza la tesis del Partido Popular del efecto llanada La ofensiva diplomática con la que el Gobierno español trató de solventar el problema se ha saldado con la repatriación de apenas un ocho por ciento de los más de 17.000 sin papeles que han alcanzado Canarias. Los pretendidos convenios de repatriación se han quedado en una negociación de cupos puntuales de expulsiones, gravadas con contraprestaciones económicas. Pese a ello, España no ha conseguido blindar su frontera; muy al contrario, el ritmo de llegadas ha aumentado un treinta por ciento El SUP pide la dimisión de Caldera y Rumí porque crean alarma social El secretario general del Sindicato Unificado de Policía (SUP) mayoritario en el Cuerpo, José Manuel Sánchez Fornet, afirmó ayer que el verdadero problema de la inmigración son los irregulares que entran por los aeropuertos como turistas y luego no se marchan no los que llegan en pateras o en cayucos a Canarias. Fornet reconoció que hacen falta más efectivos en las islas pero recordó que Canarias o La Junquera, representan el 1 por ciento de la inmigración ilegal en España mientras que el 50 por ciento entra por el aeropuerto de Barajas y otro 20 por el de El Prat informa Ep. Por otro lado, exigió la dimisión del ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, y de la secretaria de Estado de Inmigración y Emigración, Consuelo Rumí. En su opinión, Caldera provocó un efecto llamada al decir que a los inmigrantes se les iba a dar papeles para que pudieran trabajar algo que es como darle gasolina a un pirómano Caldera y Rumí- -señaló Fornet- -deberían dimitir o ser cesados porque políticamente son un absoluto desastre, ya que contribuyen a crear alarma social y agrandar el problema