Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 La Entrevista DOMINGO 20 8 2006 ABC DOMINGO MARTÍN GARCÍA Director del Equipo de Respuesta Inmediata de Cruz Roja en Santa Cruz de Tenerife Hay cien mil africanos que esperan en Senegal para cruzar a Canarias La primera cara que ve un inmigrante clandestino al tocar tierra en Canarias es la de alguno de los miembros de la Cruz Roja, que ha tenido que multiplicar sus equipos ante la oleada de cayucos que llegan desde África Occidental TEXTO: ERENA CALVO BERNARDO SAGASTUME FOTO: JUAN GARCÍA CRUZ Mal asunto: no está la Salvamar Es lo primero que le preocupa al bajar del coche en Los Cristianos- el muelle más famoso de España -a Domingo Martín, director de una sucursal del Banco Santander, pero que le quita horas al sueño para responder a la llegada de los inmigrantes como voluntario de la Cruz Roja. Si la Salvamar no está en el puerto, quiere decir que algo pasa mar adentro. Pero pronto se sabe, no es en este caso la llegada imprevista de un cayuco, sino el accidente de un helicóptero de la Guardia Civil, al que hay que ir a socorrer cuanto antes. Unas pocas horas en el sur de Tenerife viendo cómo trabaja la Cruz Roja bastan para cambiar el concepto que se tiene de la inmigración clandestina, porque los números y las estadísticas son enseguida dejados a un lado y sustituidos por las personas de carne y hueso que cada día llegan como pueden desde la costa africana. ¿Es muy duro trabajar en el salvamento de los inmigrantes? -Es duro, y son muchas horas, pero compensa. Todo en la vida tiene su precio y tienes que renunciar a muchas cosas, pero también es satisfactorio poder ayudar a los demás. -Lidian con situaciones que generan un alto grado de estrés. -Sí, es cierto, y no se puede fallar, hay que saber reaccionar al segundo porque, si no, se paga carísimo, incluso con la vida de las personas que tienes que rescatar. ¿Cuál es la clave? -En los quince años que llevo en la Cruz Roja me he dado cuenta de que la clave es la previsión. Es necesario anticiparse y que no te cojan nunca desprevenido. Yo siempre llevo el uniforme conmigo, tengo que estar localizado las 24 horas de los 365 días del año. ¿Cómo se organizan? -Trabajamos con lo que llamamos Equipos de Respuesta Inmediata en Emergencia (ERIE) que actúan a pie de playa cuando llegan los cayucos. Primero la Armada, el Servicio Aéreo de Rescate, pesqueros o los radares detectan la embarcación clandestina; se le comunica a Salvamento, que envía al punto de localización un remolcador, en el que también hay agentes de la Guardia Civil; y en ese momento nosotros y la Policía Local ya estamos en el puerto esperando hasta que arriben los inmigrantes. También recibimos apoyo de Protección Civil y del Gobierno de Canarias a través del Centro Coordinador de Emergencias, por si Domingo Martín García EMERGENCIAS No se puede fallar, hay que saber reaccionar al segundo porque, si no, se puede llegar a pagar carísimo CONDICIONES SANITARIAS Los que llegan suelen estar sanos. No se arriesgarían a mandar a gente que no pudiese soportar la travesía EL VIAJE A veces ven morir a los compañeros y es posible que alguno pierda la razón y el delirio le haga saltar de la barcaza antes de llegar LOS CRISTIANOS Con los cayucos la autoridad portuaria tiene que afinar para que no se crucen con los ferrys, que tienen que esperar y retrasar su horario PERSONAL Cada equipo tiene al menos cinco personas contratadas y muchos más voluntarios hay que hacer algunas derivaciones a hospitales. ¿Cómo montan el dispositivo? -Cuando sabemos que va a llegar un cayuco, mandamos sms a todos los participantes en el operativo, para que se pongan en funcionamiento. Al llegar al muelle, montamos la carpa del puesto médico, que suele estar lista en media hora o cuarenta y cinco minutos, y luego ya empezamos a preparar bebidas calientes, y a ordenar los kits que se les da a su llegada. Después, lo que queda es esperar. ¿Cuánto tiempo hace que se crearon los equipos en Tenerife? -En Tenerife, como en Gran Canaria, los equipos de respuesta inmediata se pusieron en marcha más tarde que en islas como Lanzarote o Fuerteventura, que antes recibían el grueso de la inmigración ilegal que llegaba al Archipiélago. En Tenerife lo creamos en noviembre, pero hemos tenido que hacer ampliaciones este año, en mayo, con el incremento de las llegadas de cayucos. Ahora en lugar de uno somos dos equipos y trabajamos en turnos de 48 horas. A La Gomera también se la ha dotado con un equipo, y también hay personal en El Hierro, la isla más pequeña y occidental de Canarias. ¿Con cuántos efectivos cuenta cada equipo? -Al menos con cinco personas, los contratados, entre los que hay un médico, un enfermero, un logista y dos sanitarios. Pero siempre son más, porque nos nutrimos también de los voluntarios, que son imprescindibles para dar ánimo al resto del grupo, son muy entusiastas. Ellos se dedican a dar los primeros auxilios a los inmigrantes, cambiarlos y vestirlos. El secreto es la combinación de contratados y voluntarios; además tenemos la suerte de contar con personas de distintas nacionalidades, hay senegaleses, mauritanos y argelinos, que se comunican más fácilmente con los inmigrantes. Tenemos incluso un voluntario que llegó hace años en patera. ¿No se sienten desbordados ante el flujo de embarcaciones que tienen que atender? -No, estamos capacitados para atender la demanda, preparamos muy bien la emergencia y vamos creando los equipos según las dimensiones del fenómeno. Vamos moviendo piezas. ¿Y en cuanto a los medios? -Tampoco, siempre tenemos una amplia dotación de kits de ropa, con mantas, chándales, ropa interior, ca- misetas y zapatos para hombre y mujer, de aseo- -también tenemos específicos para bebés- y el de alimentos. Nos los traen de la Península y tenemos siempre unos tres mil. -Están bien organizados. -Es imprescindible. Cuando llega el cayuco no hay tiempo que perder; pero tenemos experiencia, hay que tener en cuenta que nos estamos encontrando hasta con cinco o seis barquillas al día. -La llegada al muelle ha de ser complicada. -Sí, el Puerto de Los Cristianos tiene mucho tráfico de embarcaciones. De hecho, es el que registra un mayor flujo de llegadas y salidas de toda España, excepto en un mes del año. Ahora, con los cayucos, la Autoridad Portuaria tiene que afinar muy bien para que no se crucen con los ferrys, que han tenido que esperar muchas veces y retrasar su horario. -También ustedes estarán finos. -Se requiere una buena coordinación y mucho control. -Habla de control, ¿qué medidas de protección emplean? -Las que determina en cada momento el personal sanitario. Son los primeros en examinar a los inmigrantes y cuando conocen su estado de salud nos dicen qué medidas tenemos que emplear nosotros, que pueden ir desde trajes que son casi de astronauta a los filtros de aire, los guantes o las mascarillas. -Se les suele ver sólo con mascarillas o a veces sin ellas, incluso. -Es que los que llegan suelen estar sa-