Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 19 8 2006 Deportes 69 MUNDIAL 2006 El Líbano ha debutado esta madrugada después de escapar por las montañas de Beirut entre las bombas y vivir mil peripecias para llegar a Japón. El objetivo, salvar el orgullo de un país herido ACTUALIDAD Líbano, modestas canastas de dignidad TEXTO: ENRIQUE YUNTA Sin tiempo para asimilar lo que realmente sucede en su país, sin encontrar consuelo para paliar los daños que provocan las bombas en el conflicto que mantiene con Israel, la selección del Líbano empezó esta madrugada su andadura por el Mundial de Japón enfrentándose a Venezuela, uno de los pocos rivales a los que puede meter mano en el complicado Grupo A. No cuenta con ninguna estrella relevante y mucho menos conocida. Su mejor baza en ataque es El Cheikh Fadi El Khatib, un escolta de 1,98 metros con gran capacidad anotadora y que ha despertado el interés de algún scouter de la NBA, aunque sigue jugando en el Líbano. Más allá de este hombre, poco se puede destacar del conjunto mediterráneo, salvo un par de nacionalizados, como el senegalés Khoury o el norteamericano Joe Vogel. El resto, jóvenes jugadores con ambición, pero con nula experiencia. Ni siquiera ha podido preparar la cita en condiciones e incluso tuvo problemas para llegar a Japón. El renacer del histórico enfrentamiento con los hebreos le impidió abandonar la frontera con tranquilidad- -la expedición escapó de las montañas en las afueras de Beirut y fue evacuada del país en un autobús a través de Siria y Jordania- pero ahora tiene la misión de salvar la dignidad de sus ciudadanos en la fiesta del baloncesto. Llega al Mundial dejando atrás a un país en guerra, con muchos de sus familiares en peligro. Y, claro, no es la mejor situación, como reconoce el técnico, el trotamundos estadounidense Paul Coughter: Va ser muy difícil, pero tenemos que transformar lo negativo en positivo para que estos jugadores muestren que el país sigue vivo y saldrá adelante. Soy un estadounidense que vive y trabaja en el Líbano. No puedo presumir de saber lo que un jugador siente con su esposa, hijo o padres en el Líbano. Todo lo que puedo ofrecer es baloncesto y una distracción positiva durante este momento difícil dice el entrenador, un sentimiento compartido por el capitán, El Khatib: La guerra nos dio un gran ánimo de representar a nuestro país. Queremos demostrar que el pueblo libanés todavía está en pie Cougter, técnico estadounidense del Líbano, arenga a sus hombres Eslovenia y, tras un breve paso por Filipinas, arribó al archipiélago nipón. Es la segunda aparición del equipo asiático en un Mundial- -en Indianápolis perdió todos los encuentros- Participa con la vitola de subcampeón de su continente, pero es consciente de que lo principal es salvar el honor e intentar dejar el casillero de tantos en contra lo mejor posible. AFP Segunda aparición en un Mundial La selección del Líbano tuvo que anular una serie de amistosos en Japón al no poder volar debido a la guerra. Finalmente, pudo prepararse para el Mundial con amistosos en Turquía y Francia pierde a Tony Parker, su gran estrella D. P. HIROSHIMA. Tony Parker, el base de San Antonio Spurs, una de las grandes figuras de este Mundial y el hombre que estaba llamado a llevar a Francia a lucha por las medallas en su regreso a esta competición, se despidió ayer de Japón. Se había fracturado el dedo índice de la mano derecha durante un amistoso contra Brasil. Los médicos galos y el propio jugador intentaron forzar la situación. Probaron varias férulas protectoras, pero finalmente decidieron que no merecía la pena correr el riesgo de agravar la lesión, por lo que decidieron prescindir del genial director de juego y enviarle de regreso a su casa en los Estados Unidos, donde será tratado. No se descarta que sea intervenido quirúrgicamente. En su puesto ha sido llamado el alero Mamatou Diarra. Esta baja merma considerablemente las aspiraciones francesas, más aún porque el alero Laurent Foirest también se encuentra tocado con un esguince de tobillo que tal vez le impida comenzar el torneo. Precisamente hoy, los del gallo debutaban en el partido más interesante e igualado de la primera jornada del campeonato, contra Argentina, lucha directa por la primera plaza del Grupo A. Orden de juego Grupo A (Sendai) Venezuela- Líbano, a las 06.00; Serbia y MontenegroNigeria, a las 09.00 y Argentina- Francia, a las 12.00. Grupo B (Hiroshima) Alemania- Japón, a las 06.00; Angola- Panamá, a las 09.00 y España- Nueva Zelanda, a las 12.00. Grupo C (Hamamatsu) Brasil- Australia, a las 06.30; Grecia- Qatar, a las 09.30 y Turquía- Lituania, a las 13.30. Grupo D (Sapporo) Puerto Rico- Estados Unidos, a las 06.30; Eslovenia- Senegal, a las 09.30 y China- Italia, a las 13.30. BIENVENIDO, MISTER MARSHALL JOSÉ LUIS LLORENTE Mañana Grupo A: Nigeria- Venezuela (06.00) Líbano- Argentina (09.00) y Francia- Serbia y Montenegro (12.00) Grupo B: Japón- Angola (06.00) Nueva Zelanda- Alemania (09.00) y Panamá- España (12.00) Grupo C: Qatar- Brasil (06.30) Australia- Turquía (09.30) y Lituania- Grecia (12.30) Grupo D: Senegal- Puerto Rico (06.30) Italia- Eslovenia (09.30) y Estados Unidos- China (12.30) uizá porque la colonización del dólar empieza a agobiarme (a este paso, tras el absurdo Papá Noel y Halloween acabaremos celebrando el día de Acción de Gracias) empiezo a estar hasta el gorro de la Liga profesional estadounidense. Sobre todo de su espléndido márketing, que vende lo que no es- -atractivos resúmenes de tostones de partidos- y del trato reverencial que disfruta por parte de medios y cronistas. Es una inexacta simplificación otorgar a todos los jugadores de esta Liga un estatus de incuestionable superioridad y calibrar las selecciones en función de cuántos tienen allí, porque en esta injusta vara de Q medir va implícito un menosprecio al resto del mundo absolutamente inmerecido. Primero, porque si cada vez roban más jugadores es porque el baloncesto FIBA progresa sin cesar. Segundo, porque la comparación, para ellos, es odiosa. Tienen a los mejores, pero dan prioridad al físico, así que hay mucha talla y músculo con demasiado individualismo y baloncesto ramplón. Los solistas son extraordinarios, pero la orquesta desafina en demasiadas ocasiones. Por aquí seguimos apreciando la colectividad, que el balón circule más que el hombre, y a los artistas como Navarro, Scola o Papaloukas, aunque no anden sobrados de cuerpo para la Superliga. El juego de algunas selecciones, como la griega y la nuestra, es mucho más rico y armónico que el de cualquier franquicia USA, enquistado en la búsqueda de su estrella. Todo dicho con humildad y respeto, que para gustos están los colores. Pero yo, entre Spielberg y Lucas, me quedo con Berlanga.