Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 19 8 2006 Sociedad 45 Religión Los misioneros de la Consolata llevan agua a más de 300.000 personas en Kenia El proyecto ha sido apoyado desde España por Manos Unidas b El padre Arguese Muriki pa- ra los indígenas) ha trazado más de 250 kilómetros de tuberías casi invisibles en la selva, así como dos presas J. B. MADRID. El padre Giussepe Arguese llegó a la diócesis de Meru, en plena selva africana, a 230 kilómetros de Nairobi (Kenia) en 1967. El religioso, perteneciente a los misioneros de la Consolata, se encontró con que uno de los mayores problemas de los habitantes de la región- -pertenecientes a la etnia Ameru, de origen Bantú- -era la escasez de agua, que durante años había desencadenado muchos conflictos entre las tribus de la zona. El agua era elemento imprescindible para la misión de los religiosos de la Consolata, puesto que sin ella era imposible sacar adelante un centro de niños discapacitados. A finales de los sesenta, los únicos recursos hídricos provenían de sendas fuentes en los cercanos ríos Ura y Amwamba. ROBER SOLSONA El padre Giussepe Arguese dirige las obras de la nueva presa la montaña y la conducían mediante un sistema de pequeños tubos, primero hasta la misión y posteriormente a los poblados. Hoy, casi cuarenta años después de su descubrimiento, más de 250 kilómetros de tuberías prácticamente invisibles recorren la selva keniana. Con la colaboración de la ONG española Manos Unidas, además, se han construido dos presas, que abastecen de agua un área de aproximadamente 1.200 kilómetros cuadrados, lo que ha benefi- ABC Encontrar el agua El PSPV opina que mantener la cruz podría vulnerar la concepción de España como Estado aconfesional En este sentido, los socialistas valencianos no descartaron estudiar las posibles implicaciones legales de mantener este monumento. Del mismo modo, rechazaron cambiar el nombre del puente de Monteolivete por el de Papa Benedicto XVI otro de los rumores que corren este verano por la capital del Turia. Para el PSPV, no existe ninguna razón para ello, y su nombre original está perfectamente identificado con el barrio de la ciudad donde se ubica. Consciente de esta situación, el hermano Arguese- -al que los indígenas ya comenzaban a llamar Mukiri el silencioso en lengua swahili- -comenzó a pensar la mejor fórmula para encontrar y almacenar agua. Una tarde, paseando por el bosque de Nyambene, la frondosidad de los árboles, la altitud y la diferencia de temperatura entre el día y la noche le llevaron a concluir que en el interior de la montaña había agua, que se almacenaba por condensación. Con la ayuda de los lugareños de Tuuru, capital de la diócesis de Meru, el religioso construyó pequeños túneles de 200 metros de longitud, cuyas paredes exudaban el agua retenida en A sus 74 años, el padre Mukiri continúa trabajando en la construcción de una tercera presa ciado a más de 300.000 personas. Más de 10.000 metros cúbicos de agua se almacenan en grandes depósitos a ras de suelo, con 4.000 puntos de conexiones privadas y otras 149 públicas. En la actualidad, los misioneros de la Consolata están construyendo otra gran presa que les permita almacenar hasta 50.000 metros cúbicos de agua para que, cuando llegue la sequía, los habitantes de la zona no se vean afectados. A sus 74 años, el padre Mukiri continúa trabajando en la zona. Sus habitantes se dedican a la agricultura de subsitencia y desde un principio han hecho suyo el proyecto del religioso. Incluso han creado un Comité del Agua, que regula los derechos de los usuarios y que ha sido reconocido oficialmente por el Gobierno keniano. Como un edificio de doce plantas La cruz, que formaba parte del altar- escenario donde tuvieron lugar los principales actos de clausura del V EMF presididos por Benedicto XVI, cuenta con una altura de 40 metros- -el equivalente a un edificio de doce plantas- cuatro metros de ancho y 38 toneladas de peso. La construcción, obra del arquitecto Juan Pablo Mas- -quien se encargó de todo el proyecto del altar- fue sufragada por la empresa Ros Casares y la Federación Valenciana del Mueble y la Madera. Ubicada en el puente de Monteolivete, en mitad de la Ciudad de las Artes y las Ciencias (en el antiguo cauce del Turia) la torre- guía se convirtió en el auténtico símbolo de la visita papal, que congregó en Valencia a más de millón y medio de personas. El sucesor de Roger de Taizé anima a alcanzar la unidad de los cristianos J. B. MADRID. Para nosotros, la búsqueda de la unidad de los cristianos es una pasión. Nos preguntamos cómo podemos hablar de un Dios de amor y emplear a la vez tantas energías para justificar nuestras separaciones declaró este miércoles el hermano Alois, sucesor de Roger Schutz al frente de la comunidad ecuménica de Taizé. En declaraciones al diario italiano Avvenire con motivo del primer aniversario del asesinato del hermano Roger, el religioso francés anima a todos los creyentes a continuar trabajando en la unidad de las distintas confesiones cristianas, poniendo to- la confianza en Dios. A partir de ahí, muchas cosas se hacen posibles y Dios nos mostrará el camino subrayó el responsable de Taizé. dos los medios posibles para este fin. Hay muchas cosas que podemos hacer y no hacemos lo suficiente apunta el hermano Alois, quien reconoce que el proceso hacia la unidad de los cristianos todavía hoy se revela arduo Sobre la desaparición del fundador de Taizé, su sucesor afirma que sentimos aún el vacío de su pérdida, pero este año de luto a la vez ha supuesto un año de gracia puesto que el camino marcado por el hermano Roger es una herencia que debemos proseguir Persiste una herencia enorme y aún viva. Sobre todo, tal vez, la importancia de convertirse día tras día a Recuerdo del Papa En el aniversario de la muerte de Roger Schutz, el propio Benedicto XVI recordó que la vida del fundador de la comunidad de Taizé constituye una enseñanza preciosa de fe y ecumenismo. Durante la audiencia general del miércoles, el Pontífice afirmó que su testimonio cristiano de fe y de diálogo ecuménico ha sido una enseñanza preciosa para generaciones enteras Pidamos al Señor que el sacrificio de su vida contribuya a consolidar el compromiso de paz y de solidaridad de cuantos están preocupados por el futuro de la humanidad concluyó Benedicto XVI.