Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 19 8 2006 41 Sociedad El Gobierno anuncia que duplicará su aportación en la lucha contra el sida con 78 millones de euros La sentencia declara que las empresas han buscado el éxito financiero sin pensar en la tragedia humana blicitado y vendido sus productos letales con ardor, engaño y totalmente centrados en su éxito financiero, sin preocuparse lo más mínimo por la tragedia humana o el coste social que su éxito demandaba escribió la jueza. Puesto de manera más coloquial y menos legalista, a lo largo de más de 50 años los defendidos han mentido, distorsionado y engañado al público estadounidense, incluyendo a los jóvenes fumadores que han buscado ávidamente para reemplazar a los fumadores, sobre los efectos devastadores del tabaco y el humo en el ambiente Decisión salomónica De todo ello Kessler dice haber encontrado evidencia abrumadora en el caso que ha expuesto el gobierno. La salomónica decisión permite que ambas partes clamen victoria y a la vez lamenten el resultado. El departamento de Justicia se declaró encantado con la decisión, pero decepcionado de que no se le hubiera impuesto penas a la industria, mientras que ésta anunció que apelará el resultado, aunque también admitió el alivio porque no se le haya impuesto las injustificadas y extraordinarias multas económicas que buscaba el gobierno dijo el portavoz de R. J. Reynolds Tobacco CO. Aún así la jueza les ordena iniciar una campaña para informar al público de los efectos nocivos del tabaco que han estado ocultado mediante la destrucción de documentos, la manipulación de testigos y refugiándose en privilegios infundados de la relación entre cliente y abogado Para algunos analistas, esto supone el fin de las grandes litigaciones contra las tabacaleras. Los individuos seguirán demandando, pero la cantidad seguirá estática porque no creo que haya otro caso tan grande como éste dijo Mary Aronson al rotativo The Washington Post Otros creen que la apelación aún puede dar la vuelta al resultado. Un hombre fuma un cigarro frente a un almacén de Brooklyn (Nueva York) AP La justicia de Estados Unidos exonera a las tabacaleras de pagar nuevas multas multimillonarias Se acusa a las compañías de engañar a los consumidores durante 50 años iniciar una campaña para informar sobre los efectos nocivos del tabaco, que la industria ha ocultado mediante la destrucción de documentos MERCEDES GALLEGO. CORRESPONSAL NUEVA YORK. Las tabacaleras se consideraban ayer ofendidas por las acusaciones de haber conspirado durante medio siglo para engañar al público sobre los efectos nocivos y altamente adictivos del tabaco, como ha expresado en su sentencia la jueza federal Gladys Kessler, pero en privado respiraban aliviadas por haber sido exoneradas de nuevos pagos multimillonarios. El caso sentenciado ayer en la capital federal de Estados Unidos se inició durante el mandato del presidente Bill Clinton, en 1999, con una petición de 280.000 millones de dólares para ayudar a la población a desengancharse de la nicotina y prevenir nuevas adicciones. Sin embargo, el gobierno de George W. Bush fue reduciendo paulatinamente esa demanda hasta apenas 14.000 millones de dólares- -10.000 para ayudar a la gente a dejar de fumar y 4.000 para una campaña de prevención- que aún así tampoco han sido aceptados por la jueza. b La juez ordena No es que Kessler dude lo más mínimo de la responsabilidad de las compañías implicadas, con las que no muestra la menor condescendencia a la hora de enumerar sus malas artes en pro de los beneficios, pero considera que previas sentencias judiciales le impiden, a su pesar, imponer nuevas multas. Las tabacaleras ya aceptaron hace ocho años compensar a los gobiernos estatales y federal con el pago de 246.000 millones de dólares por los costos sanitarios que se derivarían de tratar a los fumadores. Pese a las muchas sentencias escritas, la jueza ha sido minuciosa en su trabajo. Para elaborar su sentencia se ha tomado nueve meses y ha redactado 1.742 páginas, en las que no regatea apelativos contra una industria que se ha beneficiado de la venta de productos altamente adictivos que causan enfermedades y cuestan un asombroso número de muertes al año, e incontable sufrimiento humano, así como pérdidas económicas y una gran carga al sistema de salud nacional En resumen, los defendidos han pu- El fin de los cigarrillos light Ni light ni suaves ni bajo en alquitrán La justicia considera probado que todas esas calificaciones son fórmulas engañosas para hacer creer al usuario que el tabaco que se fuma es menos perjudicial que los de sabor normal, por lo que ordena a las compañías que dejen de etiquetar sus productos de esa forma o cualquier otra descripción engañosa que implícita o explícitamente sugieran al fumador o fumador potencial que puede resultar menos dañino para la salud El Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU. afirma que las cantidades de nicotina y otros químicos que estipulan las tabacaleras en las etiquetas están medidas en máquinas que aspiran el humo de forma diferente al del ser humano, que en la práctica no encuentra mayor beneficio. La decisión judicial supone un duro revés para la industria, que sólo en EE. UU. basa la mitad de sus ventas en los cigarrillos light lanzados al mercado en 1971. Marlboro y Camel son dos de los más afectados, uno de los motivos por los que se han apresurado ha anunciar la apelación. Como mínimo, el recorrido judicial que le queda al caso dará un respiro a sus ventas y les permitirá idear nuevas fórmulas para sustituir los productos afectados. De hecho, pese a este varapalo, las acciones de compañías como Altria y Reynolds subían ayer en la Bolsa. El departamento de Justicia consideró positivas estas medidas impuestas por la jueza, que promete mantener el ojo en la industria para cazar futuras engañifas.