Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
2- 3 S 6 LOS SÁBADOS DE FACTOR 32 Paris Hilton no conoce Sotogrande L ROSA BELMONTE ria Estefan y Paulina Rubio, quizás porque, en su mayoría, son hispanos asegura Campos. Lo ultimo que ha llegado a estas casas, espectaculares, es un sistema de refrigeración que no solo acondiciona el interior, sino que también enfría el jardín y la piscina. Con la historia a cuestas Por supuesto cada casa tiene su propia historia. El crucero muestra la casa de 14 habitaciones donde murió Al Capone, el hogar que la actriz Elizabeth Taylor compartió con Eddie Fisher... Quizás una de las más famosas es en la que murió el diseñador Gianni Versace en 1997, aunque no forma parte del crucero ya que se encuentra en Ocean Drive, al otro lado de Miami Beach. La mansión Versace, tal como se la sigue conociendo, se compró en 2000 por unos 19 millones de dólares. Hoy se alquila para eventos y fiestas. Otro de los negocios inmobiliarios de la zona fue, en 2003, cuando el productor Tommy Mottola y su mujer Thalía vendieron su fastuosa casa al rapero Puff Daddy. La propiedad, de 1,34 acres, pudo haberle costado al ex novio de Jennifer López entre 16 y 18 millones de dólares. Fisher Island, lo más exclusivoLo más exclusivo es Fisher Island, una isla privada de 216 acres, justo frente a la costa de Miami. No tiene acceso por tierra y un ferry hace el trayecto sólo para residentes y socios de su exclusivo club. Sofia Loren, Britney Spears, Tom Cruise, la televisiva Oprah Winfrey, o el tenista Boris Beker son algunos de los ricos y famosos que cuentan con casa en la isla. Los residentes de la pequeña isla disponen de su propio departamento de policía y de bomberos, además de campo de golf, 18 pistas de tenis, campo de polo, puerto privado, un centro comercial y guardería... a prueba del algodón de Sotogrande como sitio fino y recomendable es que no tenemos noticia de que Paris Hilton vaya. Ni siquiera sabe que existe, que es la mejor noticia que podemos tener. Difícilmente iba a acercarse a un área poblada que cuenta con un único club nocturno (el Midasound, y en su día el Óscar) razón por la que también se le conoce como Tostongrande por los amantes del chunda chunda. La rica y fea heredera a lo más exquisito que va es a Saint Tropez, renacido pedazo de la Costa Azul también frecuentado por Karl Lagerfeld. Demonios, cada vez se parece más a Paco Umbral. Bueno, si Paco Umbral llevara coleta, cadenas, el cuello de camisa de Mortadelo (el de Filemón) y se vistiera superfashion y más apretado que un salchichón. Claro, que la prueba del algodón falla un poco porque me han dejado entrar a mí. Aquí dejan pasar a cualquiera. Y, oye, a un precio módico si te alojas en el NH Sotogrande, el antiguo Hotel Tenis ahora convertido en un establecimiento tirando a pijo pero sin pasarse. Un sitio donde si alguien lleva chanclas las combina con pantalón largo y si lleva pantalón corto usa zapato cerrado. Todo a la vez, no, salvo en la piscina. Veo ofertas inmobiliarias pero también veo que no me ha tocado el cuponazo del 15 de agosto. Pero ni así me alcanzaría para desembolsar 4.250.000 euros por una villa. Cuatro millones doscientos cincuenta mil euros (y lo escribo con letras como si esto fuera un cheque para que quede claro) Por una casita en Sotogrande Costa de seis habitaciones. Por mucha carpintería en Mahogany que tenga (que encima no sé qué demonios es, aunque suena bien) Bueno, me dejan entrar en Sotogrande pero también es cierto que nunca voy a ser convocada a la función que Karl Lagerfeld, en un pase de una de sus colecciones Antonio Garrigues Walker escribe y dirige cada año en su casa. Un must del verano. Esto de hacer teatro es cosa de gente bien y de inspiración estadounidense, como de inspiración estadounidense es Sotogrande. Entre el sur de California, Boca Ratón, Fort Lauderdale... O sea, que si no tienes coche estás más muerto que la T 2 de Barajas (qué pena me da) Tan Palm Beach, tan Florida que hasta hay palmeras altas de importación (en las calles no nobles de toda la vida las palmeras son enanas y nacionales) Tan Florida que hace un par de años hubo una tormenta que casi quiso ser huracán y por poco se lleva el club de playa El Cucurucho (en las paredes de la recepción están las pruebas del destrozo en forma de foto) Club donde no es extraño ver a Blanca Martínez de Irujo. Pero vuelvo al teatro y a lo norteamericano del asunto aunque no se elija un texto de Tennessee Williams. Por eso no fue de extrañar lo de La venganza de don Mendo que Rodrigo Rato y sus amiguetes representaron hace meses en REUTERS Washington. Los ricos, que se pirran por una peluca. Pelín presuntuoso es el eslogan de la urbanización Los Altos de Valderrama, en pleno Patiñolandia (parte de la exquisita urbanización llamada así por Jaime Ortiz- Patiño, el greenkeeper más rico del mundo y propietario del espléndido club de golf Valderrama) Bien, al grano, el eslogan publicitario dice así: Mientras no se pruebe que el cielo existe Ahí te has pasado, pero lo cierto es que si el lujo se puede ejemplificar está por Cádiz. Siempre y cuando se acepte que el lujo no tiene que ver con los grifos de oro sino con el espacio, la tranquilidad o el buen tiempo (que no es el calor) Vale que no tiene el microclima de Marbella, pero a cambio tampoco tiene otras cosas de la vecina localidad (a sólo 30 minutos por la autovía pero tan lejos) No tiene a Yola Berrocal, por ejemplo. En Sotogrande se puede encontrar ese tipo de gente que va o viene de Biarritz. Paris Hilton ni va ni viene de Biarritz. Otro paraíso. Aunque allí también me dejan entrar, aviso. EL AGUIJÓN Silvio Berlusconi es tan sencillo que no sólo tiene una casa en Cerdeña (Villa Certosa) de 27 habitaciones y 5 piscinas sino que en la fiesta que dio el martes montó un volcán con rayos y centellas. Al ver el fuego del fatuo, los vecinos llamaron a los bomberos. En la misma reunión, el ex primer ministro italiano anunció a sus amigos que en septiembre saca su segundo disco, Tempo di rumba Pero a nadie se le ocurrió llamar a los loqueros.