Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 19 8 2006 Madrid 35 La Plaza de Santa Ana es uno de las zonas del centro que más variedad de terrazas alberga Mauricio Roda y familia Turistas Una cena frente al Palacio Real, 55 euros A esta familia, mitad argentina, mitad madrileña, se la puede encontrar con facilidad en la terraza del Café de Oriente: El servicio es excelente y la cocina muy rica. Además, el entorno es precioso En la terraza de este distinguido café, fundado en 1983 y uno de los más emblemáticos de España, se puede disfrutar de una cena a la luz de las velas y frente a los jardines del Teatro Real, en pleno Madrid de los Austrias, por 55 euros. Una de las mayores ventajas es que la zona es peatonal, por lo que los niños pueden jugar sin peligros, y los padres desconectar. Además, está a un paso de todo afirma Mauricio. Desde políticos a actores o cantantes, pasando por la realeza. El último, el presidente de Argentina, Néstor Kirchner, hace más o menos un mes. Son muchos los que se han dejado seducir por una terraza conocida a nivel internacional y enclavada, según algunos, en el lugar más impresionante de toda la ciudad. Es increíble poder sentarte aquí con toda esta tranquilidad. El Palacio es único en el mundo afirma la mujer de Mauricio. Vicente, María Belén y Caryn Turistas Churros y chocolate de San Ginés, también en verano Estos tres jóvenes de Toledo, Chicago y Nueva York no dudan en tomarse un buen chocolate con churros a las cuatro de la tarde. Eso sí, a la sombra. Para ello, suelen acudir a una de las terrazas más antiguas de Madrid: La chocolatería de San Ginés. Abierta en 1894, fue en este lugar donde, tal y como recuerda una placa conmemorativa, Valle Inclán imaginó la buñolería moder- nista en su obra Luces de Bohemia. En las pocas mesas de esta terraza suele haber mayoría de turistas. El calor no es inconveniente para degustar su consumición típica: Todos dicen que el chocolate y los churros y porras están riquísimos y los piden tanto en invierno como en verano asegura Belisario, camarero. Este combinado de churros y chocolate debería exportarlo a mi país, ganaría mucho dinero confiesa un joven estadounidense. En el Pasadizo de San Ginés, que une la calle de Arenal con la calle Mayor, hay más terrazas. En ellas, hay menús para todos los gustos y nacionalidades: desde unos chorizos a la sidra hasta una lasagna o espaguetis a la carbonara.