Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Madrid CONTROL DE ALIMENTOS EN LA CAPITAL LAS INSPECCIONES SÁBADO 19 8 2006 ABC Una campaña municipal sobre establecimientos nocturnos, puesta en marcha a raíz del aluvión de quejas recibidas, ha concluido que los pubs y discotecas de la capital no sirven alcohol a granel, sino de marcas reconocidas Comedores escolares, prioridad Durante este año está previsto realizar 1.112 inspecciones en comedores escolares, 274 en centros de mayores, y 5.693 en establecimientos de restauración en general. De momento, se han hecho ya un 67,76 por ciento de estas últimas, un 34,6 por ciento en centros de tercera edad, y sólo un 36,7 por ciento en escuelas y guarderías. Ahí es donde va a poner el acento el área de Sanidad, a cargo del concejal Pedro Calvo. Esto es así porque en el anterior ejercicio, tampoco se cumplió al cien por cien la previsión de controles en comedores escolares: sólo se llegó al 89,6 por ciento, mientras que en centros de mayores se revisaron un 113 por ciento. Los brotes alimentarios que se han dado durante el primer semestre del año se produjeron, en más del 50 por ciento de las ocasiones, en restaurantes- -16 casos- Los colegios fueron el origen de cuatro de estos brotes- -un 14 por ciento- 3 se dieron en colegios mayores, 2 en residencias de la tercera edad, y 3 casos más en otros establecimientos. Alertas. También se produjeron, durante este primer semestre del año, 576 alertas alimentarias, a través del sistema Coordinado de Intercambio Rápido de Información. De ellas, 225 eran de origen animal y 198 de origen vegetal, y otras 153 con otros orígenes. Los inspectores municipales realizaron 47 controles para localizar los productos que habían provocado la alerta, con un resultado de siete inmovilizaciones. Aquí no hay playa... ni garrafón TEXTO: SARA MEDIALDEA En Madrid no hay playa... ni garrafón. Eso dice, al menos, el área de Salud Pública del Ayuntamiento madrileño, tras realizar las preceptivas inspecciones en locales de ocio: discotecas, bares, discopubs y terrazas de verano. Todo comenzó con el aluvión de quejas que recibieron los responsables municipales en la primavera y el comienzo del verano. Eran muchos los que se quejaban de los desagradables efectos secundarios que soportaban a la mañana siguiente de una noche de excesos etílicos. El Ayuntamiento decidió poner en marcha un programa específico de control de bebidas espirituosas whisky, ron y ginebra han sido las analizadas. Se tomaron 112 muestras, en los distritos donde se concentran un mayor número de establecimientos en que se consumen bebidas alcohólicas: Centro, Chamberí, Moncloa- Aravaca, Tetuán y Fuencarral- El Pardo. Sólo una de ellas fue irregular: el whisky que se vendía como JB correspondía, en realidad, a otra marca. Los valores que se analizaron fue- ron el grado alcohólico de las muestras, el color, el acetato etílico, el metanol y los alcoholes superiores presentes. No abusemos La conclusión a que llegaba ayer a la vista de los resultados el director general de Salud Pública, José Manuel Torrecilla, era que en Madrid no existe, en términos generalizados, el garrafón En su opinión, lo que ocurre es que se abusa del alcohol, y por eso sufrimos luego la resaca Por eso, su consejo era: No abusemos y no mezclemos bebidas Sin embargo, pese a la rotundidad de los resultados aportados- -111 contra uno- el escepticismo cundía ayer Se tomaron 112 muestras y sólo una de ellas no se correspondía con la marca que se había declarado entre los informadores, que sospechaban haber encontrado más de un garrafón en sus incursiones nocturnas por locales madrileños. La misma opinión que puede verse sólo echando un vistazo a los foros de internet, donde abundan las referencias al garrafonazo de la noche capitalina. Lo cierto es que la propia Organización de Consumidores y Usuarios realizó, años atrás, un estudio en un centenar de locales de varios puntos de la geografía nacional que arrojó resultados similares: no se vende alcohol adulterado en los establecimientos madrileños, y sí el que se corresponde con la marca que se ofrece al cliente. Las que quedan fuera de esta inspección de bebidas alcohólicas son las casetas de las ferias que se celebran en diferentes barrios de la capital. Para estas, explicó Torrecilla, existe otro tipo de controles: los que se realizan de oficio por parte de la autoridad municipal en el momento en que se notifica la instalación de estos establecimientos temporales donde se venden alimentos y bebidas.