Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 SÁBADO 19 8 2006 ABC Internacional No todos los soldados son bienvenidos Así es como desde el Líbano se instaba encarecidamente ayer a España a participar en la fuerza de Naciones Unidas: El Ejército español será muy bienvenido aquí porque la población y el Gobierno de España fueron los primeros en Occidente en rechazar la destrucción israelí en el Líbano. El presidente (José Luis Rodríguez) Zapatero entiende, además, que esto no es terrorismo, sino resistencia comentaba ayer Muafak Jammal, dirigente de Hizbolá en una entrevista para el diario bonaerense La Nación. El Gobierno de Israel, en cambio, no aceptará a cualquiera en la fuerza multinacional. Es el caso de las tropas malasias e indonesias, de las que el embajador israelí ante la ONU, Dan Gillerman, dijo que consideraba difícil, si no inconcebible, aceptar que países que no reconocen el derecho a existir del Estado de Israel formen parte de las fuerzas de pacificación. Gillerman aseguró que estaría muy feliz de aceptar tropas de países musulmanes que mantienen relaciones cordiales con Israel, porque esperar que países que ni siquiera reconocen a Israel protejan la seguridad de nuestro país, yo creo que sería un poco inocente Soldados indios de Naciones Unidas controlaban el alto el fuego y los movimientos a través del río Litani, en el sur del país EPA Francia e Italia responden a la llamada urgente de la ONU y destinan cascos azules al Líbano España, como Portugal, Marruecos o Egipto, pide tiempo y garantías b El Consejo de Ministros podría abordar el asunto el próximo viernes, pero el Gobierno ha solicitado precisiones a Naciones Unidas sobre esta misión de paz ABC MADRID. Mientras el Gobierno aborda la posibilidad de enviar cascos azules al Líbano, el Ejército español se mantiene en la más completa incertidumbre, y los mandos acuden a la prensa o tienen que hacerse eco de rumores o conversaciones de pasillo para hacerse su composición de lugar. En conversación con un alto mando militar, que requirió el anonimato, ABC ha podido comprobar la nebulosa en la que se mueven nuestras tropas en torno a su posible despliegue en el País del Cedro en el contingente de cascos azules que prometió el presidente Rodríguez Zapatero. No sabemos absolutamente nada- -fue la categórica afirmación del portavoz militar- -y nos movemos entre bulos y rumores. Lo cierto es que de momento no hemos recibido ningún tipo de orden, por lo que no podemos hacer nada La misma fuentes se mostró cautelosas antes de hacer cualquier afirmación, pero señaló que en Madrid se es- pera el regreso de Nueva York del teniente coronel de Infantería de Marina Javier Hertfelder, designado por el Gobierno como representante de España para el Estado Mayor de la misión de paz de la ONU, la Finul. Reacabar información Hertfelder viajará después al Líbano para reconocer sobre el terreno la situación del alto el fuego y de las fuerzas de interposición, e informar al Gobierno para que adopte la decisión anunciada por el presidente. En este sentido, parece probable en los pasillos del Ministerio de Defensa que el Consejo de Ministros del próximo vier- Alemania, Argentina, Austria, Brasil, Estados Unidos y México han anunciado que no participarán El Gobierno italiano se reunió de manera extraordinaria para autorizar el despliegue de sus soldados nes incluya en su orden del día el debate sobre el despliegue de las tropas españolas en el Líbano. De ser así, por primera vez incluirían entre su material los vehículos de combate Pizarro, en servicio en la División Brunete. En cualquier caso, Madrid se toma con tranquilidad la llamada urgente de Naciones Unidas para que los países voluntarios aceleren el envío de sus tropas. El Gobierno, a través de la representación española en la ONU, ha solicitado precisiones y garantías aunque la Finul, creada en 1978, responde a un mandato claramente establecido por la resolución 1701, y nadie pueda ofrecer garantías en una zona tan conflictiva. Esta actitud contrasta con la rapidez de reflejos de Francia e Italia, dos naciones punteras en la Unión. Reacción inmediata El Gobierno italiano dio ayer luz verde al envío de soldados en un Consejo de Ministros extraordinario. Los miembros del Gabinete interrumpieron sus vacaciones para acudir a Roma y el primer ministro, Romano Prodi. señaló que es una decisión importante para el país y ha sido adoptada con total unanimidad Se desconocen los detalles del contingente italiano, aunque fuentes gubernamentales se- ñalaron que a finales de agosto podrían enviar hasta 3.000 hombres. Con la misma celeridad reaccionó París, cuyo Gobierno autorizó el desplazamiento inmediato de 200 zapadores e ingenieros- -algunos salieron ayer, y todos estarán allí mañana- -para reforzar los 200 cascos azules desplegados en la zona. Por otra parte, Francia mantendrá el mando de la Finul y a los más de 1.700 hombres de la Marina y las Fuerzas Aéreas que tiene en el País del Cedro desde los primeros días del conflicto. Finlandia decidió también ayer el envío de un contingente de entre 110 y 260 soldados para integrarlos en la fuerza de interposición. El Gobierno ordenó que comenzasen los preparativos y un portavoz señaló que hasta noviembre no serán desplegados. Un contingente similar enviará Dinamarca. La mayor oferta- -más de 3.500 hombres- -la ha hecho Bangladesh. Junto con España, Portugal, Bélgica, Marruecos y Egipto valoran todavía el envío de tropas. En el otro bando, con decisiones contrarias ya adoptadas de forma oficial, se alinean Alemania- -Merkel anunció el jueves que sus soldados no irán, de acuerdo con la opinión pública germana- Austria, Argentina, México y Brasil.