Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 19 8 2006 Nacional 17 Los foros de internet se han apuntado a un nuevo comercio. Ahora lo que se vende y compra son créditos del nuevo carné de conducir. Desde la DGT se recuerda que un curso para recuperar cuatro puntos sólo cuesta 170 euros A 400 euros el punto TEXTO: PABLO DOMÍNGUEZ MADRID. Si te ha pillado el radar y te piden identificar al conductor, tú pagas la multa y yo te ofrezco mis puntos La picaresca española no para de sorprendernos. El nuevo permiso de conducir tan sólo lleva en funcionamiento un mes y medio, pero en este tiempo ya hay quien ha visto en él una forma rápida de ganar dinero. Anuncios como el anterior salpican desde hace algunos días distintos foros de internet e incluso alguna página de subastas on- line Tampoco faltan los anhelantes: ¡Estoy desesperada! Necesito comprar urgentemente, y a cualquier precio, puntos del carné Las respuestas a estas ofertas y demandas no se hacen esperar. Desde simples curiosos que preguntan cómo se pueden vender los puntos hasta ofertas serias, con dirección de correo electrónico y número de teléfono incluidos, que tasan en varios cientos de euros cada uno de los créditos. Y como no podía faltar en toda buena venta que se precie... descuentos si te llevas cuatro El precio también varía según la oferta y la demanda. Cuatrocientos euros es el valor medio, pero hay quien, quizá por no saber a cuánto está el punto o quizá en una hábil estrategia empresarial lo rebaja a 250. Hay productos que apuestan por la diferencia: Nuevecitos. A estrenar reza uno de los reclamos. Por último, como en todo buen mercado, no podían faltar tampoco los intermediarios. ¿Necesitas puntos? Los tenemos. ¿Quieres vender los tuyos? Te proporcionamos compradores. No lo dudes, ponte en contacto conmigo y te daré mas información Este mediador ya tiene hasta un nombre para su dirección de correo: tiendapuntos La forma de actuar consiste en lo siguiente. En los casos en los que la in- fracción se ha producido sin una identificación del conductor, aunque sí del vehículo- -como son las fotos de los radares fijos en los que la imagen no delate el rostro del infractor, y los estacionamientos en carriles destinados al transporte público- el propietario alega que fue la persona que le ha vendido sus puntos la que conducía en ese momento el vehículo, por lo que es ésta la que tendría que afrontar la consiguiente multa y la perdida de parte de los créditos. Eso sí, todo ello al precio convenido con anterioridad. ¿Vamos a Tráfico a decirlo? Entre los vendedores hay quien cree que esto es totalmente legal Esta persona, que ofrece los doce puntos de su esposa- ella no conduce afirma que no sabe exactamente qué hay que hacer, aunque se ofrece a ir a Tráfico a comunicar la venta realizada. ¿Cómo hacemos, vamos y se lo decimos? Desde la Dirección General de Tráfico (DGT) no hay valoración oficial. Tendrá que ser la Policía la que determine si se trata o no de un delito ex- Si te ha pillado el radar y te piden identificar al conductor, tú pagas la multa y yo te ofrezco mis puntos plicó ayer un portavoz. De todas formas, a estas fuentes no les extraña que se esté dando este mercadeo. Desde el día siguiente de la entrada en vigor del nuevo carné 1 de julio ya nos preguntaron si se podían comprar y vender los puntos señalan. Hacerse pasar por otro en asuntos de multas y tráfico tampoco supone ninguna novedad e incluso es el reclamo habitual de algunas compañías de seguros. Lo más curioso de toda esta situación son los precios que se están manejando. Cuatrocientos euros de media, mil los más caros, y tan sólo 250 euros la oferta menos suculenta. Y todas estas cifras por un solo punto. Sin embargo, hay una forma mucho más barata de recuperar los puntos: los cursos de la DGT. De este modo, desde Tráfico se recuerda que por sólo doce horas de clases y 170 euros de precio se recuperan cuatro puntos. Y en caso de pérdida total del crédito, por unos euros más- -320- -y algo más de clases- -24 horas- -el carné completo vuelve a su dueño. Una competencia quizá demasiado dura para estos negociantes.