Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional LOS INCENDIOS EN GALICIA SÁBADO 19 8 2006 ABC ANXO QUINTANA Vicepresidente de la Xunta de Galicia Cuando te enfrentas a una guerra, los efectivos nunca son suficientes VIGO. La entrevista con el vicepresidente del ejecutivo autónomo gallego se celebra en Vigo, desde donde se puede contemplar el desolador panorama de kilómetros de montes calcinados en torno a la autopista que enlaza la ciudad olívica y Compostela. -Una catástrofe, señor Quintana, que... -Bueno, una nueva esperanza y una semana de catástrofe. Lo que pasó este año es difícil de comparar. Sabíamos que la situación del monte gallego era propicia para los incendios, sabíamos de una situación de abandono del medio rural, sabíamos de una política forestal errada durante 20 años y sabíamos de la existencia de un auténtico polvorín. Lo que resulta difícil de pensar es que tendríamos que soportar además la acción vandálica y terrorista de quien se dedicó a prender fuego al monte con una profesionalización y tecnificación que nunca se vio antes. La conjunción de todas esas circunstancias dio como resultado una auténtica catástrofe que ahora tenemos que paliar. -Pero en otras campañas también se producían incendios provocados, masivos cerca de las ciudades. No es una situación estrictamente nueva. -Todos hemos reconocido siempre que al menos el 85 por ciento de los incendios existentes son provocados. Lo que ocurre en esta ocasión es que, además de los incendiarios habituales, aparecen otros con mucha más capacidad destructiva. Saben dónde hay que prender lumbre al monte, a qué hora y cómo hay que hacerlo para causar el máximo daño posible. Yo no recuerdo nunca que se hable, como en Ribeira, de incendiarios encapuchados, en grupo y utilizando mecanismos de cierta sofisticación y, además, con motos especialmente preparadas para la huida. No creo que fuera normal lo que se vio en Castro de Vieiro, en Ourense, donde varios agentes forestales pudieron comprobar la aparición de dos explosiones de grandes dimensiones, al mismo tiempo, y hechas a las siete de la tarde, para evitar la utilización de los medios aéreos. Eso es lo que hace novedosa esta campaña y eso es lo que provocó el desbordamiento de los efectivos existentes, que ya eran muy importantes, pero que ante una oleada así fueron insuficientes. -El consejero de Medio Rural ha aplazado la autocrítica por la actuación de la Xunta. -Es que intenta trasladar que no es el momento para el debate político porque, a pesar de que llegaron las lluvias, hay que tener presente que la campaña no terminó. Es el momento El lenguaje militar preside la valoración del número dos de la Xunta, que insiste en atribuir la responsabilidad de la crisis a incendiarios profesionalizados TEXTO: ALFREDO AYCART FOTO: MIGUEL MUÑIZ Quintana sostiene que la política forestal de la Xunta ha errado durante 20 años DESBORDAMIENTO Nos hemos enfrentado a incendiarios tecnificados y profesionalizados. Eso fue lo que desbordó los medios existentes AUTOCRÍTICA Tenemos cuatro muertos y han ardido miles de hectáreas. El Gobierno no puede estar satisfecho TRAMAS Para decir eso hay que basarse en pruebas. Lo que quiere la gente es ver entre rejas a los culpables de centrarnos en apagar los fuegos. Por otro lado, tenemos cuatro muertos y han ardido miles de hectáreas. El Gobierno no se puede mostrar satisfecho. Claro que haremos autocrítica, porque es evidente que hay muchas cosas que es necesario y urgente mejorar. Es evidente que hay que ir a una mayor tecnificación de los grupos de extinción. Es evidente que el plan de extinción que existió los últimos 16 años no sirve para la nueva situación que tenemos que afrontar. Es evidente que hay que poner en marcha medidas estructurales para la modificación de las superficies forestales y agrarias. -Se ha hablado de descoordinación y falta de medios. -Es lógico que la oposición critique al Gobierno, pero en un momento como éste hay que exigirles rigor. La oposición sabe perfectamente que el dispositivo preparado este año para la campa- ña de incendios era en número igual al del año pasado, y si cabe más profesionalizado y tecnificado. Era el mismo en términos absolutos y relativos que otros años. Lo que no fue lo mismo fue la tecnificación y la profesionalización de los incendiarios. -Medio Rural ha señalado que los incendiarios parecían conocer el mapa de los municipios declarados de alto riego para actuar en los que no tenían ese nivel de protección. -Los incendiarios sabían muy bien lo que hacían. Al lado del típico loco, rencoroso vecinal o imprudente de turno, este año se revela a los ojos de todos gente tremendamente cualificada para plantar fuego, que conoce bien el servicio de extinción, que conoce y sabe utilizar las condiciones meteorológicas y que sabe la hora exacta en que tiene que quemar para que los servicios de extinción sean menos eficaces. Algún alto mando del Ejército me llegó a decir que, en términos militares, tendría que decir que estamos ante el ataque del enemigo. Varios integrantes de cuadrillas profesionales hablaban de sabotaje. Esta es la realidad que tuvimos que vivir, constatada por todos. ¿Qué opina de la hipótesis de una trama organizada? -Creo que para hacer ese tipo de calificaciones es necesario basarse en pruebas constatadas. Podemos contar la realidad de los encapuchados, la experiencia de los agentes forestales que vieron estallar artefactos incendiarios, pero es la labor policial y judicial la que podrá determinar si existe o no trama organizada, si existe más o menos coordinación o a qué se debe. Lo que evidente es que estamos ante una actitud profesionalizada. Yo creo que lo que esperan los ciudadanos ahora es que cada uno cumpla con sus obligaciones y sus responsabilidades. La del Gobierno es apagar los incendios y provocar un cambio estructural en el monte gallego. Los ciudadanos nos lo van a exigir y harán bien. La gente quiere ver detrás de las rejas a los que causaron este desastre. Llegó el momento de que cada uno cumplamos con nuestra responsabilidad en nuestro ámbito. ¿No hubo improvisación en la reducción de municipios en alerta especial decidida en junio? -Las definiciones de máxima alerta están en función de parámetros climatológicos, de la situación del monte... Aquí se declararon en alerta dos provincias enteras. Por lo tanto, no es una cuestión de imprevisión. Tenemos el gasto en extinción por habitante más alto de todo el Estado español. Lo que pasa es que si te tienes que enfrentar a una guerra, efectivamente los efectivos nunca son suficientes.