Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 19 8 2006 Nacional LA NEGOCIACIÓN GOBIERNO- ETA 13 Gaspar Llamazares Coordinador general de IU La única respuesta democrática es advertir a ETA de que no se le admite ningún chantaje y que no tiene pito que tocar en el proceso de diálogo abierto entre partidos Carod Rovira Presidente de ERC Pide al Gobierno gestos de distensión para aumentar la confianza en el proceso de paz, como el acercamiento de presos o la legalización de Batasuna SEGUNDO AVISO i la ola de frío de Groenlandia nos ha dejado tiritando bajo toallas este agosto, el quinto comunicado de ETA desde su engañoso alto el fuego es capaz de helar el ánimo al más pintado. Ahí aparecen de nuevo la amenaza y el chantaje de los asesinos con los que este gobierno negocia a espaldas de la opinión pública; suficiente para helar la sangre de cualquiera menos del presidente del gobierno que ha mandado a un propio a tranquilizar a sus atribulados seguidores: calma y serenidad porque el proceso continúa. Y ese es el punto justo donde resulta inevitable ponerse a temblar entre otras razoCARMEN nes porque gracias a MARTÍNEZ Llamazares y al resto CASTRO de groupies de ZP, el Parlamento sigue ciego, sordo y mudo ante los problemas del país. Sabemos lo que pasa no porque nuestros representantes políticos exijan y obtengan explicaciones del gobierno, sino por lo que nos cuentan los asesinos. Ya sé que resulta poco edificante y que alimenta todo tipo de cábalas pero así es la política en estos tiempos de talante y transparencia. ¡Qué le vamos a hacer! Cuando ETA habla de compromisos adquiridos de alto el fuego unos supondrán que se refiere al futuro de Navarra, otros a la relegalización de Batasuna, habrá quienes deduzcan que es una exigencia de acercamiento de presos y habrá quienes interpreten que es un aviso al poder judicial. Lo peor es la sospecha de que todos tienen razón a pesar del mohín de vírgenes ofendidas que han adoptado quienes llevan años cortejando políticamente a los asesinos. Los mismos que llevan hablando con ETA desde el año 2000 nos dicen ahora que ETA no tiene derecho a entrar en el debate político. ¿De qué han tratado entonces durante todo este tiempo? ¿De los problemas de la anchoa del Cantábrico, de la política de fichajes de la Real Sociedad o acaso de las nominaciones de Gran Hermano? Negarle el derecho a entrar en el debate político a quien ha sido tu interlocutor preferido durante tanto tiempo resulta una sorprendente combinación de hipocresía e impotencia. Mientras el gobierno no rompa eso que llama proceso de paz ETA seguirá siendo un interlocutor político y exigirá el cumplimiento de esos misteriosos compromisos. Desde ayer hasta se permite el lujo de amenazar con responder a la legítima actuación del Estado de Derecho. Alguno de los grupos políticos que con tanto entusiasmo jalean este proceso deberían explicar cómo encaja esta amenaza explícita e intolerable con la condición que ellos mismos pusieron al diálogo- la clara voluntad de poner fin a la violencia Cuando consigan un Perelman que resuelva este enigma, luego pueden animarse con otro desafío lógico: cómo se puede negociar con ETA sin pagar precio político alguno. S ETA ha dado a conocer su quinto comunicado (sexto si se cuenta la entrevista en Gara) desde el anuncio del alto el fuego. Cada uno de ellos ha supuesto una vuelta de tuerca en sus exigencias y amenazas. El Gobierno, por contra, mantiene su mano tendida Cinco meses al ritmo del calendario marcado por la banda TEXTO: N. C. MADRID. Desde el anuncio del alto el fuego permanente los comunicados de ETA han ido subiendo de tono hasta llegar a la amenaza sin tapujos mientras que el Gobierno de Zapatero ha respondido con mensajes tibios, cuando no con decididos pasos dirigidos a comenzar los contactos públicos con los terroristas. Entre medias, la banda no ha dejado de recaudar mediante el chantaje a los empresarios vascos, la kale borroka no ha callado y los dirigentes de la ilegalizada Batasuna, el brazo político de ETA, han intensificado su particular campaña de desafío a la justicia con un despliegue de actividades situadas siempre al borde de la legalidad. Primer comunicado 22 de marzo Fue el del anhelado anuncio del alto el fuego No exento de exigencias políticas centradas en la autodeterminación, es una nota genérica en la que ETA expresa con tono moderado su deseo y voluntad de que el proceso abierto llegue hasta el final y su compromiso de seguir dando pasos en esa dirección. En ningún momento alude a su disolución ni a la posibilidad de entregar las armas. El propio presidente Zapatero se encargó de dar a conocer la reacción del Ejecutivo. Con dificultad disimuló el optimismo causado por el anuncio, aunque la primera palabra que salió de sus labios fue cautela Pese a ello, el cambio en el lenguaje fue claro y el jefe del Gobierno dejó atrás sus referencias a las expectativas respecto a un futuro alto el fuego para hablar claramente de proceso Zapatero se comprometió a explorar con seguridad y responsabilidad el camino abierto por ETA y pidió la colaboración del PP. mero y su publicación se produjo apenas unas horas después. ETA se mostró ya más explícita al enumerar sus exigencias: derecho de autodeterminación, referéndum y compromiso de España y Francia para respetar la decisión de los vascos. Reclama a ambos países que pasen de las palabras a los hechos pero sigue sin mencionar para nada su disolución o la deposición de las armas. Cinco días después, Zapatero recibió a Mariano Rajoy en Moncloa, donde ambos escenificaron un acercamiento que se frustraría poco después. El presidente del Gobierno aseguró al líder del PP que no había asumido ningún compromiso con ETA. Tras el segundo comunicado, el Ejecutivo realizó comprobaciones sobre la veracidad y fiabilidad del alto el fuego. El 18 de abril, Zapatero llamó por teléfono a Rajoy y le aseguró que la tregua era real Sin embargo, la extorsión no había parado, como tampoco la kale borroka El 22 de abril, el negocio de un concejal de UPN fue atacado. El 14 de mayo, el diario Gara publicó una entrevista con dos dirigentes de ETA. En ella, los terroristas dan una vuelta de tuerca al Gobierno y le reclaman el cumplimiento de los compromisos democráticos relacionados con la territorialidad y la autodeterminación así como el cese del chantaje y la presión hacia la izquierda abertzale. El mensaje cayó como un jarro de agua fría en el Ejecutivo, que no realizó valoración pública alguna. Apenas diez días después, Zapatero dio un paso al frente y anunció que iniciaría en verano el proceso de diálogo Rajoy le retiró su apoyo por considerar prematura la iniciativa. Tercer comunicado 14 de junio El tono de los mensajes de ETA sigue en línea ascendente. Los terroristas exigen ahora la implicación de Francia en el proceso como parte del conflicto o, de lo contrario, mantendrán la lucha Batasuna hace los coros y también reclama la participación del Gobierno galo. El mensaje de ETA no cambia los planes de Zapatero, que mantiene su intención de iniciar los contactos en verano aunque, a cambio, reitera la imposibilidad de que se produzca una negociación política y garantiza la vigencia de la Ley de Partidos. El PSOE lanza una advertencia al PP: seguirán adelante sin él. Cuarto comunicado 21 de junio ETA vuelve a hablar de los compromisos asumidos por el Gobierno y en este caso cita el cese de las detenciones, de la dispersión de los presos y de la presión sobre la izquierda abertzale. En esta fecha ya se había desarrollado la operación conjunta hispano- francesa contra el aparato de extorsión de la banda. Los terroristas amenazan directamente con volver a la lucha Ocho días después, Zapatero da en el Congreso- -ante los periodistas, no en el Pleno como había prometido- -el pistoletazo de salida a la negociación. Una negociación, eso sí, dijo, sin precio político. Quinto comunicado 18 de agosto En su último comunicado, ETA asegura que el proceso está en crisis y reitera las amenazas. Descubre algunas cartas que comprometen al PSOE al revelar que la actitud del partido ha cambiado con respecto a la que ha mantenido durante años de conversaciones secretas Paralelamente, Otegi se encargó de ponerle nombre a esas cartas: Navarra, legalización de Batasuna y presos. Segundo comunicado 23 de marzo El segundo comunicado etarra fue, en realidad, una ampliación del pri- Las advertencias de ETA sólo han recibido una respuesta del Ejecutivo: no habrá cesión política