Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión SÁBADO 19 8 2006 ABC AD LIBITUM DESDE MI BUHARDILLA MALA CALIDAD DEMOCRÁTICA I juzgamosa partir de lo que noscuentan los grandes cronistas de la actualidad y dejamos al margen ese mundo- ¿irreal? -que con tanto garbo nos describe Rosa Belmonte, debemos concluir que, a diferencia con el pasado, ya no quedan en nuestro entorno minorías selectas grupos- -de sangre, de pensamiento o de fortuna, que eso importa menos- -capaces de orientar con su conducta la del resto de las personas. La masificación nos aplasta y va costando trabajo ser uno mismo sin dejarse llevar por los aludes de las modas y los bien organizados torrentes de la industria cultural. Las únicas minorías selectas que nos concedemos como válidas y presentes son eventuales y M. MARTÍN discontinuas. Son minoFERRAND rías construidas por elección y con el deliberado propósito de que solo tengan vigencia durante el suspiro que dura una legislatura parlamentaria. De ahí que, por razones de origen y representatividad, debiéramos ser especialmente respetuosos con los 350 padres de la Patria, muchos de ellos ignotos, que, instalados en el Congreso de los Diputados, son, hoy por hoy y mientras se recupera el mundo de las ideas, muestra única minoría selecta -quizás solo seleccionada -disponible. La parte de esa minoría que constituye la mayoría parlamentaria, el PSOE y sus incondicionales, acaba de rechazar una propuesta del PP en la que se solicitaba la presencia enun pleno extraordinario de los ministros de Medio Ambiente, Interior y Agricultura. Un magnífico editorial de este periódico y la aguda reflexión de Luis Ignacio Parada ya se han ocupado del asunto y han subrayado que el Parlamento es un estorbo para el Gobierno cuando la finura democrática no integra la primera capa de su propia cebolla, de su naturaleza ideológica y programática. Aún así quisiera insistir en uno de los matices del caso. Diego López Garrido, el pregonero socialista que mejor traslada los recados de José Luis Rodríguez Zapatero, ha dicho que el Gobierno no se niega a explicar en sede parlamentaria lo sucedido en Galicia, pero lo hará cuando sea útil y adecuado Concediéndole al guiñol Garrido, y a quienes le mueven por el escenario, la gracia polisémica de la palabra adecuado tenemos que alarmarnos, para que no se nos encallezca el espíritu democrático, con la palabra útil Útil, ¿para quién? Lo será, de serlo para alguien, para un Gobierno que, convertido por una forzada mayoría en juez y parte de los acontecimientos, se perdona todas las tardes los errores y desmanes de todas las mañanas. Pero que quede claro, es el Gobierno quien debe serle útil a la Nación. El concepto utilidad no cabe en el Parlamento que es, y debe ser, litúrgico, esclarecedor, vigilante, representativo más que nada, pero no útil. Justamente es su vaporosa realidad, bien diferenciado su poder de los restantes del Estado- -obligatoriamente útiles- la que nos permite valorar la calidad de una democracia. La mala calidad de la nuestra. LA BUENA EDUCACIÓN S U bra, o que señoras de la edad de mi madre se te cuelan NO de los objetivos que me he fijado para este en el supermercado con una soltura de pies y codos verano es iniciar a mi hija en los misterios de que para sí la quisiera un defensa, me siento tentada la civilización. Con sus tres años y medio, su de decirle a mi hija, que todavía está a tiempo de adquinatural rebeldía y el enjambre de mimos que la rodea, rir tan provechosas maneras, que siga ejercitándose me temo que anda un poco asilvestrada. Ya ha aprenen sus artes marciales, y hasta mejore la puntería. dido en poco tiempo que lo mismo en Bélgica que en En San Juan, un verano, el Vitorio y yo llamamos a España dispone de un método infalible para consela Policía para que invitase a los dueños del guir lo que quiere, que es desearlo con todas chiringuito de enfrente a bajar el estruendoso sus fuerzas y más allá de las nuestras. Con tal volumen de su pachanga nocturna, más que nade que no llore, coma, duerma, juegue, ría, se da por no perder nosotros la costumbre de leer, autoafirme y, en resumidas cuentas, esponje copensar o dormir. Llegó esa misma noche una mo un soufflé los bastantes adultos que el patrulla y se acabó la fiesta. Algunos parroquiadestino ha puesto a su servicio somos capaces nos, sin duda amantes de la danza, al verse pride las más peregrinas concesiones. Cualquier vados de su derecho a cimbrearse a nuestra cosdía le aprobamos un Estatuto. LAURA ta, profirieron contra los balcones del edificio A mi edad, y con lo bien que funcionan, los CAMPMANY (sabían que de ahí provenía la denuncia) terribuenos modales me resultan tan lógicos, tan imbles amenazas. Nosotros las escuchamos acoquinaprescindibles, que tiendo a creer que son un compodos tras la barandilla. Los jóvenes se limitaron a insulnente del instinto. Quizás lo sean de un modo retardatarnos. Los adultos, más contundentes, se mostraron do, como una patología latente que nuestros organisproclives a rebanarnos el pescuezo. Ahora, cuando obmos portasen en algún recoveco del ADN, presta a actiservo a un joven comportarse de manera incorrecta, varse a la primera andanada. Me veo repitiendo las me imagino con espanto a la madre que lo parió. mismas frases educativas que amenizaron mi infanHabrá quien piense que la buena educación es una cia, y no me reconozco. Lindezas tales como ¿quieres rémora del siglo pasado, o un atentado a la libertad, o cobrar? o si tienes hambre, chúpate la sangre o un lujo de señoritos. Hoy en día, en España, la mayo ¿qué se dice? o claro que vas a ir al cine, pero al de ría de la gente parece considerarla totalmente improlas sábanas blancas Pura pedagogía moderna. ductiva, y hasta conozco intelectuales que hacen, del A veces, créanme, con lo que veo alrededor, se me ejercicio de denigrarla, su pasaporte a la fama. Yo, quitan las ganas de pulir a mi buena salvaje. Cuando que la ejercito sin mérito y pensaba que formaba parme cruzo por el paseo con una de esas familias tan te de nuestra cultura, de nuestra necesidad de convipintorescas que en verano no se quitan las chanclas ni vencia y de nuestra voluntad de progreso, yo que la para tirarse del trampolín y disertan en un tono percreía un bien de todos, y no privilegio de unos cuanfectamente audible sobre las servidumbres de la aerotos, me sorprendo tratando de inculcársela a mi hija fagia, el pelotazo que el niño, tan espontáneo, acaba de con una mezcla de orgullo y sonrojo. Lo hago, por ahopropinarle al señor con gafas de la tumbona contigua, ra, a base de chucherías y reprimendas. Algún día le o sobre lo moderna que va la niña con el piercing en explicaré que en la vida, como en el arte, la forma es la el ombligo; cuando compruebo que tienen que pasar que escribe el contenido. siete coches para que uno se detenga en el paso de ce- ¿Recordáis cuando, en la Transición, España sí era un país respetado? Incluso vimos cantar a los Rolling en Madrid, porque para ellos era impensable devolvernos las entradas a los españoles de entonces.