Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6- 7 40 LOS VERANOS DE Leticia Dolera Una catalana en Manhattan La actriz estrena hoy Un café en cada esquina un filme independiente norteamericano, un nuevo reto para quien ya ha intervenido en Imaging Argentina o El otro lado de la cama TEXTO: JOSÉ EDUARDO ARENAS FOTO: VÍCTOR INCHAUSTI s menudita, muy fotogénica y controla el entorno utilizando la expresión de ser solamente una chica despierta. Al natural, su energía es como la que desprenden los artistas ante un estreno. Algo que contagia a los demás con facilidad. Dicen los críticos de ella que es una actriz que a poco de le ayude el destino conseguirá grandes metas. Y no les faltará la razón, porque Leticia Dolera (Barcelona, cosecha del 81) apunta alto profesionalmente y se prepara con tesón. En cuanto a idiomas se refiere, posee un oído excepcional y entiende que le abren las puertas de otras cinematografías. Con todo esto a su favor, no es de extrañar que se le vea tanto en una película de presupuesto cómodo a otra de lo más indie, como es el caso de la que hoy llega a las pantallas: Un café en cualquier esquina dirigida por Ramin Bahran, donde Leticia Dolera es la única actriz profesional del reparto. Conviene saber que Un café en cualquier esquina... fue- -junto a C. R. A. Z. Y. -el título que más E llamó la atención en el último Festival de Cannes. ¿Cómo se entiende la implicación que tiene Dolera con su profesión, como para presentarse en Manhattan para intervenir en un filme sin presupuesto ¿El instinto? La aventura, eso es, porque me gustó la sinceridad del guión. No se trataba de un trabajo bien remunerado, que ese es otro cantar. Aquí hay que hacerlo por un sueldo simbólico y el corazón puesto en el reto que compartes con los demás. ¿Ve? Por eso digo lo de honesto. El guión tiene mucho corazón, alma y un mensaje que me atraía: esta película habla de la soledad, de la necesidad de cariño, de sentirte perdido, pequeño, y de buscar tu camino, de perseguir tus sueños El logro es alentador si nos atenemos a las penurias económicas con las que tenían que enfrentar- Leticia Dolera, esta semana en Madrid se. Ella, Leticia, dormía en casa de una amiga del director, porque resultaba más barato y estaba cerca del trabajo. El día a día del rodaje constituía una aventura: Había jornadas en las que filmábamos alguna escena en el centro de Nueva York sin los permisos necesarios Todo el equipo miraba el dólar con lupa. Parece algo triste, ¿no? Todo lo contrario. Esta película demuestra lo que para mi es el cine: imágenes, palabras y una buena historia La actriz, que ha adquirido la soltura de estar delante de la cámara en la televisión, en series como Al salir de clase Hospital central o Los Serrano interpreta a una joven catalana que trabaja en un quiosco de prensa en una esquina de Manhattan, una chica que viaja hasta Estados Unidos para encontrarse a sí misma comenta Leticia. Un día conoce a Ahmad (Ahmad Razvi) un joven paquistaní que vende desde un carromato café y donuts a los transeúntes que pasan a trabajar a primera hora de la mañana. Ambos están perdidos en Nueva York y de ahí parte su amistad. La película servirá para hacer comprender al público que todos somos seres humanos, que buscamos cumplir nuestros sueños y que nos quieran La película servirá para hacer comprender que, por encima de cualquier cosa, todos somos seres humanos, que buscamos cumplir nuestros sueños y que nos quieran