Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 8 06 CULTURA Y ESPECTÁCULOS MÚSICA La nueva canción pierde a Hilario Camacho LUIS MARTÍN MADRID. Hilario Camacho, uno de los cantautores más significativos del espectro musical español, falleció el pasado miércoles en su domicilio de Madrid. Camacho, que en junio había cumplido 58 años de edad, se disponía a afrontar en breve la promoción de una reciente antología discográfica que compila algunas de sus mejores canciones. Canciones recientes y de siempre, canciones que revelan que, desde sus comienzos profesionales, fue siempre un artista de origen y proyecto musical abiertos. Como Vainica Doble o Cánovas, Rodrigo, Adolfo y Guzmán, Hilario pronto se convirtió en uno de los cantautores que, durante la década de los 70, más aproximó su estética de poeta desencantado al universo sonoro del rock and roll. Eran tiempos en los que, afortunadamente, antes que cualquier otra razón, importaba el compromiso, la intención en cualquier cosa que se hiciese. Su primer disco, publicado en 1972, A pesar de todo confirma esas intenciones. Los que siguieron, De paso La estrella del alba o La mirada en el espejo son un claro afianzamiento en el empeño y revelan las hechuras de poeta de tarima, de trovador de pequeños y grandes espacios, que ya no dejaría de tener Hilario en lo sucesivo. Hilario Camacho, como Javier Bergia o Luis Pastor, fue uno de los damnificados por la proclamación de la movida. El nuevo estado de cosas dejó al cantautor en una injusta línea de sombra, solo sorteada gracias a canciones como Tristeza de amor que ilustró la serie televisiva del mismo título, o la publicación tiempo más tarde de Lunático veneno un disco donde el intérprete hacía incursiones en la poética musical de la balada, recuperaba la cálida rítmica del bolero y la rumba, y concluía recordando a todos que el blues es la más poderosa forma artística de la música popular del siglo XX. Lástima que no haya llegado a vivir el lanzamiento de Una mirada diferente su nuevo disco. En él, cómo no, una versión de Cuerpo de ola un auténtico estándar de nuestra música popular y uno de los más hondos paradigmas de aquella España negra que a veces parece que no haya quedado atrás. Sólo por esa composición, el nombre de Hilario Camacho debe escribirse con mayúsculas en el gran libro de la canción del siglo XX. El grupo neoyorquino Yeah, Yeah, Yeahs es uno de los principales alicientes del certamen Sonorama El rock de Nueva York invade Castilla Aranda de Duero (Burgos) acoge este fin de semana una nueva edición de uno de los festivales independientes más consolidados. Yeah, Yeah, Yeahs, OKGo o Nacho Vegas serán los cabezas de cartel POR FERNANDO ROJO FOTO: ABC istórico cruce de caminos en mitad de Castilla, la localidad burgalesa de Aranda de Duero es también desde hace nueve veranos punto de encuentro de algunas de las bandas más interesantes del pop y el rock nacional e internacional, con destacada presencia este año de grupos procedentes de Nueva York. Esta misma noche, el Sonorama 2006 arranca con uno de los principales atractivos de la presente edición. Se trata de los neoyorquinos Yeah, Yeah, Yeahs, recuperadores como sus paisanos The Strokes del sonido de la Velvet Underground, pero con el aliciente añadido de la sugestiva cantante Karen O. Será el momento cumbre de una noche que, si el cielo no lo impide, rematarán los argentinos Babasónicos, menos co- H nocidos en estos lares, pero auténticos ídolos en su tierra natal. Antes, habrán caldeado el escenario los OK Go y su rock vitamínico de rápida absorción. Mención aparte merece la representación nacional, que hoy incluye a ilustres del pop patrio como el ex líder de Los Piratas Iván Ferreiro o el cantautor atormentado Nacho Vegas junto a las Esferas Invisibles. La jornada de mañana sábado no tiene tampoco desperdicio. Figuran como cabezas de cartel los londinenses Asian Dub Foundation. Sin embargo, hay otras ofertas si cabe más relevantes. La primera, la de The Rentals, banda fundada por Matt Sharp y Pat Wilson, bajista y batería de Weezer. La segunda ronda correrá por cuenta de los también neoyorquinos Radio 4 y, por parte nacional, Lori Meyers y La Buena Vida.