Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 18 8 2006 Nacional LA TRAGEDIA DE LOS INCENDIOS EN GALICIA DIPUTACIÓN PERMANENTE EN EL CONGRESO 15 Sí, al final, los populares y sobre todo los españoles nos quedamos en ascuas. De momento, los ministros que más han andado con fuego en estos días, no comparecerán en el Congreso para explicar al detalle las circunstancias del drama de una región reducida a cenizas Nos quedamos en ascuas TEXTO. MANUEL DE LA FUENTE FOTO: FRANCISCO SECO FRANCISCO SECO MADRID. No, si va a tener razón don Eduardo Zaplana con lo de que esto (o sea, casi todo) nos pasa por culpa del Estado residual Porque ni España ni el verano son ya lo que eran: los políticos trabajando y llueve en Madrid en pleno mes de agosto. Lluvias que han acabado definitiva, pero temporalmente (de aquí a un año todos calvos) con los incendios en Galicia, pero no con los fuegos (y no todos fatuos) que ayer hicieron combustión en la Comisión Permanente del Congreso. ¿Razón? El PP pedía la comparecencia de tres ministros ante la Comisión Permanente, que es algo así como el retén (con perdón) los diputados de guardia, como las farmacias, aunque no de urgencia, como se comprobó. En ella no abundan los rostros parlamentarios más conocidos, pero no faltan los fijos, como el doctor Llamazares, el cirujano de Izquierda Unida (pedazo de paciente, oigan) que si ha menester también corta por lo sano: Nos hemos pasado la mañana entre la demagogia (del PP) y la alergia (del PSOE) Rodríguez y Llamazares, en la Diputación Permanente del Congreso Mientras, los representantes de PNV, CiU y Esquerra no querían prisas, como bien resumió el canario Mardones: Hay que darle tiempo al tiempo Resumiendo: reloj no marques las horas de las comparecencias. A otro habitual, el gallego del Bloque Nacionalista, don Francisco Rodríguez, se le vio ayer echando fuego por la boca, precisamente él, un hombre de natural digamos lacón (ico) con grelos; los incendios nos le mostraron ayer de muy malos humos, y a punto de mandar a todos al carallo. Los socialistas prefirieron confiar en una de sus diputadas más jóvenes y menos quemadas, Soraya Rodríguez, aunque a su lado se encontraba el portavoz del grupo, el señor López Garrido y su mostacho, todo él memoria histórica. El PP, como ya se ha dicho, sí eligió a dos de sus nombres más propios: Ana Pastor, una gallega a la que sólo se le nota el acento cuando dice Xunta, y el magíster Zaplana. En vista de que el otoño se presenta tan caliente como de costumbre (se cuenta que las filas populares empezarán a estar prietas a partir del jueves, víspera del Consejo de Ministros) don Eduardo ha hecho sus deberes. Ayer, aunque sereno, tiró de su cartuchera repleta de metralla dialéctica (desidia, mano negra, retraso letal, inoperancia, desmantelamiento, apagón informativo, balance calamitoso, guardia republicana (la nueva unidad militar que quiere crear Zapatero) España invertebrada... tan invertebrada que para él sufrimos una contractura ante la que no vale el réflex del talante. En fin, otro verano que nos quedamos en ascuas. que nunca un ministro de Medio Ambiente ha presentado un balance más calamitoso de su gestión También pidió responsabilidades a Rubalcaba por apoyar la teoría de las tramas cuando aquí no hay más mano negra que la de la ineficacia y sostuvo que Zapatero preside el Ejecutivo más incompetente que tiene España desde 1977. Para Zaplana, lo ocurrido en Galicia en las últimas semanas es una proyección más de la España de Zapatero un modelo político de nación invertebrada, fragmentada, incapaz de coordinarse en los momentos críticos Debate sobre medidas Remachó la posición del Grupo Popular la secretaria de Política Social y Bienestar, Ana Pastor, con una batería de medidas como un plan forestal, el desarrollo de la Ley de Montes, la dotación de más fondos para prevención y limpieza de los montes, profesionalización y especialización de miembros del Ejército en estas labores, un fondo para las autonomías con más medios y maquinaria y centro de coordinación dependiente de Interior, entre otras. Eran medidas sobre las que pretendía un pleno extraordinario sin esperar al fin de las vacaciones. Frente al aluvión de críticas de la oposición, Soraya Rodríguez defendió al Gobierno y la Xunta, destacó que las condiciones meteorológicas que acompañaban a los incendios también fueron excepcionales por las altas temperaturas y la baja humedad y acuso al PP de desconocer el funcionamiento del Estado.