Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 18 8 2006 11 El juez Pedraz vuelve a dejar en libertad a dos miembros de ETA cuya excarcelación evitó Garzón en julio Una mujer de Burgos está en el hospital en estado muy grave tras ser apuñalada en el portal de su casa El bipartito recortó a la mitad las zonas con especial vigilancia antiincendios La campaña estival se abrió con 750 brigadistas menos en los montes b El ex consejero de Medio Am- biente denuncia ante ABC que el operativo mermado por la Xunta fue modelo europeo de eficiencia y respuesta ante los fuegos ÉRIKA MONTAÑÉS SANTIAGO. El bipartito gallego se vanaglorió, desde que se hiciese con las riendas de la gestión antiincendios, de ahondar en la prevención frente a la extinción, salto y seña de la política forestal de la era Fraga Por eso, anunció un recorte del 34 por ciento de los presupuestos destinados al combate contra los fuegos, lo que arrastró, entre otras secuelas, el hecho de que la presente campaña estival se iniciase con un recorte de 750 brigadistas trabajando en los montes gallegos. Además, la pasada primavera fue la primera, desde el año 1990, en que Galicia no renovó su convenio anual con el Ejército, un contrato por el que los militares desempeñaban labores de vigilancia en terreno forestal de elevado riesgo ante los fuegos. Alberto Blanco, director general de Montes, justificó tal decisión con una disminución drástica (de 525 parroquias a 256) de las zonas que clamaban esa especial vigilancia y secundó que no se recurriría al Ejército salvo en situaciones de emergencia, crisis que finalmente estalló el pasado 7 de agosto. Se trata de optimizar y racionalizar los recursos, ya que sólo el 11 por ciento del territorio gallego registra el 40 por ciento de los incendios comentó el 19 de abril Alberto Blanco, y concluyó que, en función del número de fuegos de los últimos años por zonas, sólo 256 parroquias requerían un importante despliegue de agentes forestales y policiales para luchar contra el fuego y sus artífices. Zonas de especial riesgo de incendios OC LA CORUÑA 64 L O AT ÉAN C ÁN T I O La Coruña PROVINCIA Parroquias Zonas de riesgo LUGO 46 Lugo Santiago de Compostela Pontevedra Orense ORENSE 76 AFP PONTEVEDRA 70 PORTUGAL Infografía ABC LAS FRASES DE LA TRAMA Alfredo Pérez Rubalcaba Ministro de Interior Hay sospechas de que detrás haya algún grupo organizado (10 de agosto) La red organizada es una hipótesis con la que trabajan los investigadores (13 de agosto) La última detención del miembro de una brigada da sentido a la frase de que un ejemplo vale más que mil palabras (13 de agosto) Cándido Conde- Pumpido Fiscal General del Estado Se estudiará si de una manera organizada existe un hilo conductor que pueda llevar a una trama criminal (11 de agosto) Cristina Narbona Ministra de Medio Ambiente ¿Trama organizada? Uno no puede no pensar en que hay una organización detrás (entrevista con la agencia EFE, 12 de agosto) Alberto Blanco, director general de Montes de la Xunta, estableció el 19 de abril 256 parroquias como zonas de especial riesgo de incendios. Hasta esa fecha eran 525 La rebaja de medios El departamento de Medio Rural, en manos del BNG, diseñó el Plan Infoga de 2006 con la prioridad puesta en la actuación sobre las causas más que sobre los efectos por lo que destinó 37 millones de euros a las labores preventivas, frente a los 32 invertidos en las necesidades propias de la extinción de fuegos. Ello supuso una disminución de 750 brigadistas contratados en los concejos, aunque sí se aumentaron en 16 los técnicos y en 11 los emisoristas. La comparativa entre el Plan Infoga de 2005 y 2006 revela que también se prescindió de dos patrullas de vigilancia móvil y que la demarcación más perjudicada por el recorte de medios aéreos fue La Coruña, que pasó de contar con cinco helicópteros a dos. coordinación y ocho motobombas. Por su parte, fuentes de la Consejería de Medio Rural están convencidos de que los incendiarios usaron el mapa colgado en la web de este departamento con la delimitación de las zonas de especial vigilancia para ensañarse, precisamente, con los que carecían de esa mayor atención Es decir, se fueron directamente a prender las afueras de Pontevedra, Santia- go y otras zonas que no tenían un alto riesgo Fuesen tan astutos o no, lo cierto es que, para el PP, la acción de los pirómanos se suma a las deficiencias de la gestión contraincendios acumuladas por la actual Xunta. De 20 minutos a varias horas El máximo responsable durante años de la lucha contraincendios, el ex consejero de Medio Ambiente, Xosé Manuel Barreiro, tiene claro por qué el operativo que fue un modelo pionero en España y se presentó ante la Comisión Europea como ejemplo a seguir para la lucha contraincendios, con un tiempo de respuesta ante los focos de 20 minutos este mes tardó horas en activarse: La diferencia ha estado en la gestión de todo ese operativo; ha fallado la cadena de mando y se ha actuado con improvisación y descoordinación Barreiro- -que hoy valorará públicamente la gestión de la crisis por parte de la Xunta- -denunció ante ABC que el bipartito, asimismo, desmanteló la cúpula directiva de ese organigrama perfectamente engrasado y despedazó importantes iniciativas impulsadas desde su departamento, como la unidad específica auspiciada con la Consellería de Justicia para investigar de forma permanente los incendios y sus autores y que hoy ya no existe. El efecto de optimizar recursos Meses después de esa decisión, algunos de los ayuntamientos a los que se les levantó la veda respiran hoy enfangados en las cenizas y denuncian a voz en grito la falta de medios con que tuvieron que repeler las llamas. En concreto, esa optimización de recursos se dejó notar, entre otros datos, en que un centenar de cuadrillas de entidades locales (unas 700 personas) no renovaron su convenio con la Administración autonómica, además de otras siete subvencionadas a comunidades de montes. Respecto al dispositivo técnico, la comparativa del Plan Infoga (Incendios Forestales de Galicia) del pasado verano al presente revela un saldo negativo en 2006 de tres helicópteros de extinción, otros dos destinados a labores de vigilancia y