Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 17 8 2006 47 Toros SEMANA GRANDE DE SAN SEBASTIÁN FERIA DE MÁLAGA El dulce momento de Cebada Plaza de toros de Illumbe. Miércoles, 16 de agosto de 2006. Cuarta corrida. Media entrada larga. Toros de Cebada Gago, bien presentados, en general de noble juego, menos el 6 y de distintas fuerzas; destacó el bravo y encastado 1 Pepín Liria, de rioja y oro. Pinchazo, estocada corta y dos descabellos. Aviso (ovación) En el cuarto, dos pinchazos y descabello. Aviso (saludos) Eduardo Dávila Miura, de azul pavo y oro. Estocada corta, pinchazo, otro hondo y dos descabellos (bronca) En el quinto, pinchazo y estocada desprendida (silencio) Domingo López Chaves, de azul turquesa y oro. Estocada desprendida (oreja) En el sexto, estocada atravesada (saludos) Orejas de poco peso para Jesulín y Perera con una floja corrida Plaza de toros de la Malagueta. Miércoles, 16 de agosto de 2006. Octava corrida. Más de tres cuartos de entrada. Toros de Torrealta, desiguales de presentación, flojos y descastados, salvo el 1 el mejor, y el 4 Jesulín de Ubrique, de blanco y oro. Pinchazo y estocada caída (saludos) En el cuarto, estocada y descabello. Aviso (oreja) El Cid, de azul marino y oro. Pinchazo, estocada caída y tres descabellos (silencio) En el quinto, pinchazo y media desprendida (saludos) Miguel Ángel Perera, de azul marino y oro. Estocada desprendida y dos descabellos (saludos) En el sexto, estocada desprendida (oreja) ZABALA DE LA SERNA SAN SEBASTIÁN. Cebada Gago atraviesa un momento dulce. Cebada ha dulcificado la ganadería, y le ha hallado un notable punto de nobleza. Y sin haber renunciado a nada, salvo a ese genio de pedernal y estilete que arrancaba corbatines y mordía hombreras. O sea que lo de ahora es un cóctel bebible de casta y posibilidades. En Pamplona y Santander se ha puesto de manifiesto; y ayer aquí en San Sebastián también, en diferentes dosis. Tal vez de las tres corridas mencionadas ésta haya sido la de menor valor. Lo que pasa es que todos vivimos la tarde desde el prisma de un primer toro bravo bravo. Y con semejante cristal todo se vio mejor. O a favor. De cualquier manera, si la media es así, ¡viva Cebada! La criatura atendía por el nombre de Aguilillo aunque los toros no atienden por su nombre, sólo a la voz o al toque. Aguilillo era de hechuras finas y astifinos pitones, unos pitones que engrandecían las hechuras: fibra con puntas de diamante. Pepín Liria lo saludó con una larga cambiada en el tercio y verónicas de apertura a los medios. Aguilillo no se lo pensó dos veces en cuanto avistó al caballo. Pronto y vivo se arrancó. No había hecho más que abandonar el peto cosido a un capote cuando se giró y volvió a acometer la cabalgadura. Otro señor puyazo cobró. Y ya con el tercio cambiado el cebadita ligero de pies sólo quería volver al castigo, para crecerse en su interior. Liria, que ha matado cebadas de la vieja guardia, de todos los colores y sinsabores, se dispuso con la muleta. En tres primeras tandas de derechazos lo dejó muy a su aire y en línea. Y a su altura, que Aguilillo como único defecto, no terminaba de humillar. Pero no paraba de repe- López Chaves, en un farol de rodillas, cortó la única oreja de la tarde tir. Y cuando un toro repite incansable los defectos son menos. Pepín mandaba largo el viaje sin acabar de someterlo. Presentó la muleta en la izquierda y el temple fue otro, porque la altura fue otra, y por abajo los naturales cobraron importancia. Despacio, en alguno muy despacio, toreó el veterano torero de Cehegín. Tres series se sucedieron de diferente contenido, numéricamente hablando. Faltó final al alza, y matar más en corto, y hacer la suerte con la tela al hocico. Aun de esta manera, si el puntillero no se lo levanta, quizá hubiese caído una oreja. El personal obvió a Liria para ovacionar justamente el arrastre. Desde entonces todo fueron parabienes para la corrida de Cebada. Derribó el segundo y lesionó al picador Miguel Ángel Muñoz: cuando quiso ponerse en pie la rodilla se le quebró lateralmente. La lidia se convirtió en un caos, y Dávila Miura no encontró las ideas, muy espeso. El toro embestía, un tanto metido en su propio cuello, y como aparentemente lesionado de la mano izquierda, que no apoyaba con normalidad. Pero embestía, y Dávila dudó mucho y acortó. A veces con el quinto, que manseó y se quebrantó en un violento volatín, sacó algún momento para remontar. La remon- EFE tada no llegó. La embestida, cuando lo enganchó por delante, se desarrolló con largura y nobleza. Y así se le fue la tarde, envuelto en la nebulosa de abandono de quien ya siente que ha cruzado el río. López Chaves echó el resto con un cebada de regular fuerza, al que se dejó entero. Tuvo fijeza y careció de un tranco más, pero ése se lo puso Chaves con su ambición, tras un inicio de ¡ay! de rodillas en el centro del platillo, librando cada corta embestida con mando, como luego. Oreja de pelea que amarró hábilmente con la espada. El sexto se acordó de los tiempos geniudos. Incierto, mirón, pendenciero, con balas en la recámara. Arrestos para la larga cambiada y un farol de rodillas con el capote, y medido valor para dejarse querer en la muleta. Otra vez atinó con el acero, su mayor flaqueza. Y, como el cuarto se me ha quedado descolgado, lo resumo: limitada potencia, generoso Liria sin sangrarlo y aguerrido con los rápidos recortados viajes del toro, en la línea del viejo Pepín de pegarle siete series en menos que canta un gallo. Cuando parecía que se había hecho con la gente, cometió los mismos errores con la espada: atacar en largo y con la muleta alta. JAVIER LÓPEZ HERNANZ MÁLAGA. Jesulín no aprovechó las pastueñas embestidas del primero, el mejor de la floja y descastada corrida de Torrealta. El toro mereció que el de Ubrique se enfibrara más y se colocara mejor. Hubo una tanda estimable a derechas en la primera parte y luego todo se diluyó entre el aburrimiento general. En el cuarto el usía le regaló una oreja inmerecida, tanto porque la faena careció de relevancia para tal premio, como porque no hubo mayoría en la petición. Fue un trasteo tan aseado como frío y despegado, en el que dejó sin cuajar a un rival con posibilidades. Otro trofeo de poco peso paseó Perera en el sexto. Sobresalió el toreo zurdo dentro de un conjunto en el que prevaleció su entrega y su afán de triunfo, pero que careció de argumentos para alcanzar el citado galardón. Se mostró porfión con el flojo tercero, otro toro con calidad, pero sin ninguna fuerza. Hizo de enfermero en un trasteo demasiado largo que se tornó en aburrido por la escasa entidad de su antagonista. El segundo fue algo protestado por inválido, pero el presidente decidió dejarlo en el ruedo y frustró el espectáculo. El Cid se puso delante con buena voluntad, pero aquello no tenía ningún interés por la sosería y flojedad del animalito. En el quinto, como ocurrió durante toda la tarde, molestó mucho el viento, por lo que el sevillano no se confió hasta mediado el trasteo. En el epílogo firmó naturales de trazo largo, sin ligazón, en una labor espesa. Dax (Francia) Játiva (Valencia) Briviesca (Burgos) Tafalla (Navarra) Tarde de silencios ABC. La corrida de Mercedes Pérez Tabernero, descastada, sin movilidad y sin fuerza, impidió el lucimiento de la terna en el cierre de feria. Con lleno de no hay billetes según informa mundotoro, éste fue el balance: Ponce, silencio tras aviso y silencio; César Jiménez, silencio en ambos; Manzanares, silencio en los dos. Triunfalista inauguración F. PICÓ. La nueva plaza de Játiva se inauguró con sones triunfalistas, gracias a la generosidad de palco y público. Con tres cuartos de entrada, se lidiaron toros de Torreherbero, atacados de carnes y nobles; algunos flojos. Manuel Díaz El Cordobés silencio y dos orejas. El Fandi, tres orejas. Salvador Cortés, tres orejas. Castaño sale a hombros ABC. Javier Castaño salió a hombros en la corrida celebrada ayer en Briviesca, en la que Antonio Barrera y Antón Cortés también obtuvieron un trofeo cada uno. Con tres cuartos de entrada, se lidiaron toros portugueses de Santa María, de aceptable juego. Barrera, silencio y oreja. Castaño, tres orejas. Cortés, silencio y oreja. Brillante toreo a caballo ABC. Los rejoneadores Pablo Hermoso de Mendoza y Sergio Domínguez protagonizaron una brillante tarde de toreo a caballo. Con casi lleno en los tendidos, se lidiaron toros de Jódar y Ruchena, colaboradores. en conjunto. María Sara, silencio tras aviso en ambos. Hermoso, tres orejas. Domínguez, oreja en ambos.