Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
17 8 06 CULTURA Y ESPECTÁCULOS Günter Grass Una confesión que hace caja La respuesta está en el libro ha dicho el escritor sobre su alistamiento en las SS, no sin invitar a leerlo para juzgar Dicho y la editorial ya ha adelantado el lanzamiento de Pelando la cebolla POR RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL EN BERLÍN L a doble runa en el uniforme no me resultó extraña anota Günter Grass del temido símbolo de las SS en su nuevo libro, lanzado ayer prematuramente a la venta al hilo de la polémica desatada por la confesión del gran escritor y premio Nobel. En 1945 el autor de El tambor de hojalata dice haber admirado a los paramilitares del partido nazi como un cuerpo de élite y, en el capítulo Wie ich das Fürchten lernte (cómo aprendí a temer) dice que incluso cuando contempló tras la guerra en filmaciones los horrores perpetrados, las montañas de cadáveres y los hornos lo consideró propaganda estadounidense, pues, como tantos, no creyó que los alemanes pudiesen hacer eso Está claro, para mí, que con esto tendré que vivir el resto de mis días dice un escritor autoerigido durante décadas en conciencia crítica de Alemania, pero que, aparte de a los interrogadores americanos que lo apresaron, nunca había revelado su entusiasmo juvenil: Lo que en mi juventud acepté con orgullo estúpido, quise ocultarlo después de la guerra por una vergüenza que sólo nació después escribe no sin aclarar que nunca tuvo que disparar un tiro. Ayer llegó a las tiendas las últimas memorias de Grass, pues lleva escribiéndolas a lo largo de gran parte de su obra, aunque sin estas pocas páginas de confesión dolosa. El nuevo libro autobiográfico del Nobel fue puesto de inmediato a la venta, en vez del 1 de septiembre como estaba previsto, debido al actual debate sobre la pertenencia de Grass a las SS comunicó a la prensa la editorial Steidl (Gotinga) Tirada inicial: 150.000 ejemplares, ni uno más de los previstos Sobre las dudas sobre un truco editorial, aireadas también por el Comité Judío, Matthias Hönig de la agencia Dpa, que ya lo ha leído, adelanta que es una obra maestra temáticamente cautivadora, estilísticamente ingeniosa, abierta sin indulgencia En la TV pública Grass ha llamado a que se lea su libro, en entrevista a la televisión pública, para que juzgue quien quiera y el debate asola a un país hecho de medios y ciudadanos que adoran la expresión ser consecuente El ministro de Cultura ha delimitado que la obra literaria permanece intacta, pero su estatura moral y la consideración que entrañaba ha quedado manchada Gdañsk, la ciudad símbolo del comienzo de la guerra y una de las pocas con dos premios Nobel, quiere retirar al escritor su adopción honoraria y tiene al otro premiado, Lech Walesa, deseoso de jamás volver a cruzárselo en sus calles. El escritor, en una imagen de 1997, cuando apareció una esvástica pintada en su casa de Luebeck AP