Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
17 8 06 EN PORTADA Niña Pastori y el buen rollito Noche única, en la que surge la conexión entre el artista, la música y el público y se crea una unión increíble (Viene de la página anterior) tto, el road- manager el mago que consigue que todas las piezas encajen para que la gira vaya sobre ruedas. El montaje empieza a las 9 de la mañana. Los técnicos montan la estructura de las luces, el sonido, etcétera, y a media tarde entregan el montaje finalizado a los técnicos de la artista indica mientras nos invita a subir el escenario. ¡Qué pasada! A partir de ahora todo sucede a un ritmo frenético. Las pruebas de luz y sonido se suceden. Giran los focos de un lado para otro, el humo de niebla inunda el escenario, los tres coros hacen sus propias pruebas y el resto de los músicos igual. Otro Carmona, Juan Antonio, el chispa de la gira -como dicen sus compañeros- -se concentra en su cajón. En ese momento aparece María, Niña Pastori, junto a su marido, Chaboli, su productor y percusionista. Momentos más tarde, todos los instrumentos parecen ponerse de acuerdo. Es la hora de la prueba final. Entre bambalinas surge la voz de María. Son las 10 de la noche, aparece y se pasea entre los músicos. Habla con unos y otros. Un poquito pa rriba así está mejor... dice. Y se pone a cantar: Estoy enamorada, enamorada de ti... Y Chaboli, el Chaboli, la mira derretido. Bajamos junto a ella del escenario. La voz de la artista ¿Niña Pastori o María? Primero, María, porque es mi nombre de pila, pero vamos, que me llamen María, Pastori o Niña como quieran. No me molesta nada. Pastora es el nombre de mi madre y me encanta; Niña me decían porque empecé a cantar muy pequeñita, y porque soy la única hija de Pastora (tengo cuatro hermanos, cuatro lobos maravillosos que me han cuidado y protegido desde pequeñita) Además, mi madre cantaba, la conocían en el entorno del flamenco, en mi tierra de San Fernando. Entonces decían: Va a cantar la niña de Pastora, la hija... y se me quedó lo de Niña Pastori Claro, empezó a los 8 años. Más tarde Camarón se quedaría prendado al verla y la alentó para que desarrollara sus dotes para la música. Tuve una infancia muy bonita y feliz. A pesar de ser peque- Entre bambalinas suena la voz de María. Se prueban los tonos Alejandro Sanz, Maná, Serrat o Luz Casal, entre otros, han pasado por el particular tamiz de la artista gaditana en su último disco, Joyas Prestadas ahora de gira ña era muy consciente cuando me subía al escenario y me lo tomaba muy en serio. Tenía muy claro que iba a ser mi futuro No erró. La música me ha dado muchas satisfacciones y momentos muy bonitos. Noches únicas, que no te esperas, en las que surge esa conexión que hay entre el artista, la música y el público y se crea una unión increíble Habla maravillas de su equipo y confirma, como el resto, que hay buenísimo rollo entre todos. No podría trabajar con gente que no tiene sentido del humor. A nosotros lo que más nos gusta del mundo es reírnos y pasarlo bien. Los flamencos somos así. ¿Sabes lo que me pasó el otro día? Me entró un ataque de risa en el escenario y tuve que dejar de cantar. Les dije a mis compañeros que siguieran ellos. Me encanta esa risa que entra, que no puedes parar, que lloras, que quieres ponerte seria y más te ríes E insiste en que en esos momentos, como en todos en la vida, hay que ser natural. Te dediques a lo que te dediques. Otros días, a lo mejor estás viviendo otro momento, otras sensaciones y con cualquier letra te emocionas, te saltan las lágrimas... También me pasa. Y es bonito Hablamos de Chaboli, su marido, productor y parte de su equipo de músicos. ¿No se cansan de estar todo los días juntos? No, no, nunca. Al revés. Yo creo que ahí está también el secreto de nuestra relación, de que nos llevemos tan bien. Vivimos todo juntos, desde hace nueve años, y nos conocemos ya a la perfección Y... ¿cuándo se enfadan? No nos enfa-