Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 17 8 2006 29 Serbia impedirá la independencia de Kosovo aunque le cueste el ingreso en la UE Se busca una solución final para la región controlada por la ONU y la OTAN habla, por primera vez después de las negociaciones de Viena, de la repartición y división de la provincia autónoma pacífica desde 1999 SIMÓN TECCO. CORRESPONSAL LUIBLIANA. Por primera vez, y de manera explícita, una representante del Gobierno de Serbia consideró la posibilidad hipotética de aceptar la división y repartición de Kosovo como fórmula para encontrar una solución final sobre el estatus de esta región, controlada por la ONU y la OTAN desde 1999. Las negociaciones de Viena entre los representantes del Gobierno de Belgrado y los dirigentes albano- kosovares que, desde febrero pasado, patrocina el Consejo de Seguridad de la ONU, no han dado resultados ni han acercado posiciones, pero ayuda a los serbios a derribar tabúes políticos. Sanda Raskovic- Ivic, emisaria especial del primer ministro de Serbia, Vojislav Kostunica, para las cuestiones sobre Kosovo, declaró con tono ambiguo que si los interlocutores serbios y b El Gobierno de Belgrado albaneses llegasen a una situación en la que tuviesen que reconocer la imposibilidad de coexistir (en un mismo territorio) y, si la comunidad internacional tomase acto de ello, la perspectiva de un cierto tipo de división de Kosovo podría convertirse en una solución aceptable para ambas partes Palabras que, por primera vez, parecen admitir un eventual repliegue de las posiciones de un Gobierno de Belgrado decidido a mantener la soberanía de Kosovo, considerada desde antaño cuna de la cultura serbia y su civilización. Su población es albanesa en un 90 por ciento. Sea como sea, lo cierto es que hasta hace poco, cualquier insinuación sobre la independencia de Kosovo (o su división) era considerada como una traición o una provocación. Hoy es motivo de polémica política. Las reacciones no se han hecho esperar. Para algunos, es una opción de reserva de Belgrado; para otros, algo irrealizable. Nedzmedin Spahiu, serbio de Kosovo y comentarista político, sostiene que para que tal división pueda realizarse sin guerra, debería quedar bajo la jurisdicción serbia sólo la parte norte de la región (hasta el río Vojislav Kostunica AFP Kosovo es considerada la cuna de la cultura serbia, pero su población es albanesa en un 90 por ciento Ibar) Esto no interesa a los serbios de Kosovo porque los dos tercios de ellos viven en el sur Kosovo advierte Spahiu. Por su parte, el portavoz de la ONU en Kosovo, Aleksandar Ivanko, se apresuró a declarar que ni la ONU ni la comunidad internacional permitirán la división propuesta: La repartición de Kosovo no será tolerada En las negociaciones de Viena, los dirigentes serbios ofrecían la más amplia autonomía posible negando cualquier posibilidad de independencia. Por el contrario, para el Gobierno albano- kosovar de Pristina y las fuerzas políticas albanesas, la independencia de la región no tiene alternativa. Por el momento, Pristina no polemiza con Belgrado y deja que lo hagan en su lugar los representantes de la comunidad internacional que, a excepción de Rusia, consideran la independencia de Kosovo una solución inevitable y necesaria. Será posible sólo si la comunidad internacional la impone como solución, según sostiene el primer ministro Kostunica que, respondiendo a ciertas insinuaciones, calificó de inaceptable un trueque del tipo ingreso de Serbia en la UE a cambio de la independencia de Kosovo Por su parte, el líder de la oposición serbia, Tomislav Nikolic, del Partido Radical (primera mayoría parlamentaria) dijo días atrás lo que los restantes dirigentes serbios insinúan: Comenzaremos a combatir (con las armas) por Kosovo el mismo día en que se proclame su independencia Los albaneses harán otro tanto si se les niega.