Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 17 8 2006 Internacional 25 Los cadáveres se han almacenado en camiones que antes de la guerra se usaban para transportar carne Decenas de familiares se acercan cada día al centro sanitario y tienen que pasar por el mal trago de reconocer a los suyos. Los cuerpos están en bolsas de plástico negro y metidos en cajas de madera. Aquellos cadáveres que no han sido reclamados por nadie reciben sepultura en las fosas comunes de la ciudad a la espera de que alguien lo haga. En la noche de ayer se realizó un funeral colectivo de 33 civiles que nadie ha reclamado hasta ahora. Cuerpos entre los escombros Miles de familias siguen llegando a los pueblos de la frontera y en muchas ocasiones encuentran sus casas destrozadas. En otros casos es aún peor, ya que algunos han llegado a encontrar los cuerpos de sus vecinos bajo sus escombros. Desde que se decretó el alto el fuego, se han recuperado más de cuarenta cuerpos bajo los escombros de las casas, once de ellos niños. Hasta que no empezó el período de paz resultaba imposible para los cuerpos de la defensa civil salir en búsqueda de estos cadáveres. En estos momentos siguen con las tareas de búsqueda cada mañana y, según sus responsables, temen que en los próximos días van a seguir apareciendo nuevos cuerpos. Entre las ruinas de las poblaciones también se encuentra el peligro de la munición sin explosionar. Dos personas han perdido la vida en las últimas horas por culpa de estos artefactos y las autoridades insisten en que no hay que retirar ninguna munición sin consultar primero con los expertos. Lo que ocurre es que la ansiedad después de un mes largo de guerra es grande y la gente quiere volver a sus casas cuanto antes. Un ciudadano libanés enciende un cigarrillo sobre las ruinas de su casa en un barrio del sur de Beirut REUTERS La llegada del alto el fuego ha permitido por fin la celebración de entierros en el sur del Líbano. Cientos de familias reclaman a sus parientes en las morgues y cada día aparecen nuevos cuerpos bajo los escombros. Hizbolá también empieza a despedir a sus mártires Hora de paz, hora de funerales, hora de enterrar los cadáveres M. AYESTARÁN TIRO. Nassar Abdelgani era uno de los líderes militares de Hizbolá en la región de Tiro. Un ataque de comandos de Israel acabó con su vida la pasada semana. Su pueblo, Abbasiye, le recibió como a un auténtico héroe. Calles en las que ondeaban las banderas amarillas de Hizbolá, pasean retratos de su líder, Nasralah, y menudean conmovidos abrazos entre los presentes. Cada uno de esos abrazos venía acompañado de sus correspondientes cuatro besos, según la costumbre local. No ha muerto, sigue entre nosotros, los mártires nunca se van comentaba su primo, Suhel Abdala, en la puerta del cementerio. Como telón de fondo, dos enormes pancartas amarillas con sendos mensajes en inglés: Vuestra sangre ha ganado y Esta es vuestra democracia, USA les que hasta ahora descansaban en los camiones frigoríficos del hospital de Tiro. Los cadáveres están almacenados en camiones que antes de la guerra se usaban para el transporte de carne pero que debido a la delicada situación de aislamiento por la que ha atravesa- do la ciudad, han tenido que reconvertirse en improvisadas cámaras para los muertos. Tras numerosos retrasos debido a la falta de seguridad en la zona por los constantes bombardeos, es la hora de que estos muertos descansen en paz. Abbas y Haniyeh alcanzan un principio de acuerdo para formar un Gobierno de unidad H. MEDINA JERUSALÉN. El presidente palestino, Mahmud Abbas, y el primer ministro, Ismail Haniyeh, alcanzaron ayer un principio de acuerdo para iniciar negociaciones con vistas a formar un Gobierno de unidad en el que la mayoría de los ministros sean tecnócratas. Las negociaciones anteriores terminaron en fracaso en febrero en gran parte debido a las presiones de Israel y Estados Unidos, ya que estos dos países no aceptaron que Al Fatah entrara en un ejecutivo presidido por un primer ministro de Hamás que se negaba a reconocer a Israel. Desde entonces la situación se ha deteriorado significativamente en Con todos los honores Como en la pequeña localidad de Abbasiye- -a tan solo unos escasos diez kilómetros de Tiro- -en otros muchos pueblos del sur del país empiezan a llegar los cuerpos de los milicianos y son despedidos con todos los honores. En las farolas y paredes de la ciudad de Tiro ya empiezan a colgarse sus retratos como se ha convertido en habitual en la iconografía martirológica de la milicia chií. Además de la guerrilla, también ha llegado la hora para comenzar a dar sepultura a los cientos de cuerpos de civi- Cisjordania y Gaza debido al bloqueo de la comunidad internacional contra la ANP que en la práctica ha hecho ingobernable la autonomía palestina. Moderado optimismo Tanto Abbas como Haniyeh se mostraron optimistas sobre el futuro de las negociaciones que se iniciarán inmediatamente y comentaron que un acuerdo entre Hamás y Al Fatah podría mejorar sensiblemente la situación de la población palestina. Hemos acordado iniciar las consultas para formar un gobierno que refuerce la unidad nacional y que levante el sitio del pueblo palestino y alivie su sufrimiento manifestó Ha- niyeh al término de su encuentro con Abbas en Gaza. En círculos de Hamás se comentó que el perfil del próximo gobierno será tecnócrata y no estará formado exclusivamente por militantes de los dos partidos. Además, Hamás ha puesto como condiciones innegociables que Ismail Haniyeh continúe como primer ministro y que no haya rotación en ese cargo. Necesitamos un gobierno que no solo sea aceptado por el pueblo palestino sino también por la comunidad internacional, un gobierno que sea capaz de acabar con el bloqueo y el boicot internacionales y con el padecimiento del pueblo palestino dijo un funcionario de Fatah. Una de las condiciones que pone Hamás para concluir el acuerdo con Al Fatah es la liberación de los diputados y ministros del actual gobierno que Israel detuvo el mes pasado en Cisjordania en una de sus represalias por la captura del soldado Guilad Shalit.