Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión JUEVES 17 8 2006 ABC LA BURBUJA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7.28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Mañana en EL ARTE DE MEDIR INCENDIOS ON la tecnología actual es posible rastrear el avance de un fuego de grandes dimensiones y medir con una cierta aproximación el área calcinada. Pero los satélites que capturan y procesan esas imágenes están destinados a otros propósitos más rentables. Por eso sus estimaciones, basadas en una gama de colores pixelizados que sólo ofrece una resolución espacial de 250 metros, LUIS IGNACIO deben ser toPARADA madas con precaución. Aunque los técnicos aseguran que pueden detectar superficies quemadas superiores a las 50 hectáreas, lo cierto es que, con celdas de 1,1 kilómetros no se pueden medir superficies inferiores a las 110 hectáreas. Es por tanto inútil la discusión sobre la superficie que han devastado los últimos incendios en Galicia. La cifra de poco más de 86.000 hectáreas ofrecida ayer por el Centro Europeo de Información Forestal (EFFIS) es tan discutible como la 175.000 que aporta el PP basada en otras fuentes y la de 70.000 que estima el PSOE gallego. El problema es otro. España concentra el 40 por ciento de los incendios que se registran en la Europa comunitaria y es el país que más se ha beneficiado de la aplicación del programa Forest Focus de la UE para la protección de bosques: el 31 por ciento del total. Su presupuesto asciende a 65 millones de euros para el periodo 2003- 2006. De ellos, 9 millones se pueden dedicar a medidas de prevención de incendios. Cada mañana todos los mapas de previsiones de riesgos forestales dibujados por EFFIS, creado hace tres años por 19 países europeos, se distribuyen a través de internet a los servicios de bomberos y protección civil de los Estados miembros. Para eso, para la prevención, es para lo que sirve ese Centro. Utilizarlo para otros objetivos es una forma de escapar de las responsabilidades que los que entienden de fuego en los montes han resumido de forma insuperable en una frase: Los incendios se apagan en invierno De lo que hay que discutir es de cómo se emplea ese dinero, no de cuánto se ha quemado. C Los precios de los alimentos El Observatorio de Precios de los Alimentos, adscrito al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, una de las misiones que tiene es la de elaborar propuestas de actuación de las Administraciones competentes tendentes a mantener la necesaria estabilidad en un marco de desarrollo abierto a la competencia y equilibrio en los precios de los alimentos. Lo que queda claro es que en el Observatorio sólo observan, por lo que el nombre está muy bien aplicado, y sólo observan porque, por poner sólo unos ejemplos, según datos del propio Ministerio (semana 30, del 24 al 30 de julio de 2006) un consumidor cualquiera paga 1,33 euros por un simple kilo de limones. Su coste de origen es de 0,04 euros, el encarecimiento es del 3.225 por ciento. O lo que es lo mismo: el precio de destino es 33 veces superior al de origen; el jurel sufre un alza del 519 por ciento; la caballa, del 792 por ciento y la ternera, del 266 por ciento. En algo tan necesario e imprescindible para los ciudadanos como es la alimentación se reconocen unos márgenes entre origen y destino que dejan pequeños a los de la usura, son tan superlativamente abusivos e inadmisibles que perjudican gravemente la economía familiar. ¿Por qué ningún Gobierno, del signo que sea o haya sido, no ha puesto freno y regulado esta inadmisible barbaridad? Juan Manuel Riera Casany Barcelona Canarias, sola ante el colapso Coalición Canaria ha solicitado la urgente intervención de Rodríguez Zapatero para frenar al continuo goteo de ilegales a las Islas Canarias, una situación que ha desbordado todos los programas de acogida de inmigrantes en el archipiélago. Ante la ineficaz política del Ejecutivo socialista en materia de inmigración, la escalofriante lista de muertes sigue aumentando- -sin visos de solución posible ni a largo plazo- -desde que se iniciara esta primavera la crisis de los cayucos Los nacionalistas canarios califican de parálisis veraniega la dejación del Ejecutivo de Zapatero en esta materia y la falta de actuación de los Ministerios implicados. El Gobierno canario considera que clama al cielo que Zapatero esté veraneando en Lanzarote y que las únicas visitas programadas en estos días sean para participar en actos de su partido. Y no sólo eso, han exigido que se constituya un gabinete de crisis para que alguien tome el mando de la situación. Y es que el silencio del Ejecutivo socialista es clamoroso. Jesús Caldera, el artífice del proceso de regularización de inmigrantes que ha provocado este efecto llamada incontrolado debería dar la cara. El Sindicato Unificado de Policía (SUP) afirma que más de mil inmigrantes han sido enviados desde Canarias a otras comunidades. Se aviva, por tanto, la polémica por la opacidad del Gobierno de Zapatero en política inmigratoria. Al drama humano que supone la pérdida de vidas en su huida hacia una vida mejor, se une el problema de seguridad que supone su integración, ante el que el Gobierno mira para otra parte. José Segura, delegado del Gobierno en las Islas, ha restado importancia al asunto poco después de que el propio Rubalcaba lo pusiera sobre la mesa. José Antonio Tejada Molero. Madrid Pasión por la danza El teatro Albéniz abre la nueva temporada con el último trabajo de la bailarina y coreógrafa Aída Gómez, Carmen quien, junto a su compañía, desentraña al personaje creado por Mérimée en un espectacular montaje. Ella misma nos cuenta las claves de su proyecto. En las páginas de cien, hablamos con Jack Black, uno de los cómicos más solicitado de Hollywood, que protagoniza Super Nacho divertida parodia sobre el cine de luchadores, y con Fernando Colomo, director de El próximo Oriente Además, nos vamos de fiesta a Alcalá de Henares, donde celebran su patrón con un interesante programa de conciertos, y recorremos los restaurantes imprescindibles para los turistas. ba de nosotros y un poco más. Parece lógico que, cumpliendo estas expectativas, pudiéramos disfrutar de los dos años restantes de contrato, ¿no? Pues no. ¿La razón? Antes de estos contratos obtuvimos otros de un programa propio del CSIC mediante el cual se nos contrató en prácticas por dos años. Los contratos de la Junta también se formalizaron por esta vía, y la actual ley impide estar más de cinco años con esta modalidad. Sin embargo, basta con un mínimo de voluntad por ambas partes para resolver el problema, puesto que la convocatoria de nuestros contratos permite formalizarlos por otra modalidad alternativa. En febrero de este año parecía que no habría problema. No hay trabas legales, y de hecho este problema ya se ha re- Angustia en agosto Varios científicos andaluces del CSIC pronto nos veremos en el paro sin que se nos permita completar nuestro contrato con la Junta de Andalucía. Se trata de un contrato para doctores, similar al denominado Programa Ramón y Cajal con una duración de tres años, renovable por dos más. En estos tres años hemos publicado nuestros resultados en revistas de prestigio, dirigimos proyectos de investigación y tesis doctorales... En definitiva, hacemos lo que se espera- suelto para los Ramón y Cajal Más aún, el presidente del CSIC, Carlos Martínez Alonso, se comprometió por escrito a implementar los mecanismos administrativos que permitan vincularle profesionalmente al CSIC durante los cinco años previstos inicialmente en el Programa al que está adscrito su contrato En lugar de eso, en pleno agosto y con todo el mundo de vacaciones para dar explicaciones, nos enteramos de que don Eusebio Jiménez, secretario general del CSIC, nos considera improrrogables Esperemos que el presidente del CSIC haga honor a su compromiso. María Isabel Ramos González, Agustín Hernández López, M del Carmen Palacios Casanova, Manuel Fernández López, María Teresa Ruiz Pérez y José A. Gavira Gallardo Granada