Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 Economía MIÉRCOLES 16 8 2006 ABC El precio del crudo sigue su descenso tras el alto el fuego en el Líbano ABC MADRID. Los precios del petróleo continuaron ayer con el suave retroceso que vienen experimentando desde que se acordara el alto el fuego en el Libano. El conflicto bélico había actuado como factor desencadenante de un nuevo encarecimiento del crudo, que llegó a situar el precio del barril de Brent en el entorno de los 78 dólares. En España, mientras, los precios medios de las gasolinas y del gasóleo alcanzaron sus máximos durante toda la semana previa al puente de la Virgen de Agosto, que concluyó ayer, y en el que se han realizado más de 8 de millones de desplazamientos por carretera, informó a Europa Press la Agrupación Española de Vendedores al por menor de carburantes y combustibles (Aevecar) La gasolina sin plomo de 95 se paga a un promedio de 1,137 euros por litro, lo que supone un nuevo récord y un encarecimiento del 2,4 sobre julio, mientras que el gasóleo aumentó un 0,7 hasta los 1,002 euros por litro. La gasolina más cara se vende en Castellón y la más barata en Huesca. British Airways estudia demandar a BAA por su gestión de la crisis aeroportuaria Acusa a la operadora de Heathrow de ineficacia y falta de recursos b La compañía aérea británica, que suspendió más de mil vuelos, puede pedir daños y perjuicios a la operadora, adquirida recientenmente por la española Ferrovial AGENCIAS LONDRES. La aerolínea británica British Airways podría demandar a la operadora aeroportuaria BAA, recientemente adquirida por el grupo español Ferrovial, por daños y perjuicios causados a la compañía aérea por la supuesta mala gestión por BAA de la reciente crisis aeroportuaria sufrida en aquel país por la amenaza terrorista. En declaraciones al diario Daily Mirror el director de British Airways, Willie Walsh, dijo que la empresa, que tuvo que cancelar más de mil vuelos, se plantea pedir una indemnización por las dificultades causadas por los escasos recursos de BAA para hacer frente a la crisis. Los aeropuertos británicos han estado sumidos en el caos desde el pasado jueves, cuando la Policía anunció que había desarticulado un supuesto plan terrorista para hacer estallar aviones en el aire, lo que conllevó la imposición de estrictas medidas de seguridad. El aeródromo más afectado fue el de Heathrow, en el oeste de Londres, el mayor del Reino Unido y el de más densidad de operaciones de Europa. BAA no tenía un plan Desde el 11- S, todo el sector sabe que puede haber momentos en los que serán necesarias más medidas de seguridad- -subrayó Walsh- Sin embargo, a la hora de la verdad, BAA no tenía un plan para mantener el aeropuerto (de Heathrow) funcionando adecuadamente Según el directivo, el operador, que gestiona los aeropuertos londinenses de Heathrow, Gatwick y Stansted, entre otros, no tenía personal suficiente para efectuar los registros, lo que causó colas interminables y obligó a la cancelación de vuelos. Las colas para pasar los controles de seguridad llegaban a todos los rincones de las terminales, era como una pesadilla en Disneyland criticó Walsh. Además, la situación se agravó el lunes al decidir el operador que no apli- caría hasta hoy en Heathrow y Gatwick las nuevas medidas de seguridad, más flexibles, sancionadas por el Gobierno después de rebajar el nivel de alerta terrorista de crítico a grave BAA argumentó que necesitaba un día para instruir al personal sobre las nuevas directrices, que vuelven a permitir el equipaje de mano a bordo y reducen los registros personales al 50 de los pasajeros. Es muy importante que, en un recinto de las dimensiones de Heathrow, formemos adecuadamente a los 2.500 miembros del personal de tierra y los guardias de seguridad dijo el director ejecutivo de BAA, Tony Douglas. Por su parte, el portavoz de Virgin Atlantic, Paul Charles, recordó que las empresas pagan a BAA para gestionar las operaciones, pero muchos se están preguntando si se está obteniendo la gestión eficiente y efectiva que se desea Por último, el director ejecutivo de la aerolínea de bajo coste Ryanair, Tony O Leary, dirigió su frustración hacia el gobierno británico al condenar unas medidas de seguridad sin sentido