Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14- 15 40 LOS VERANOS DE LOS 25 MEJORES RESTAURANTES DE ESPAÑA MENS SANA Calima POR CARLOS MARIBONA ani García es uno de los jóvenes cocineros con más proyección del panorama español. Su trabajo de los últimos años en Tragabuches, de Ronda, fue magnífico. Con apenas 30 años, este marbellí regresó hace un año a su ciudad de la mano de Sol Meliá para hacerse cargo del restaurante Calima, en el hotel Don Pepe. Dani es un excelente cocinero de vanguardia que practica una cocina de texturas, de contrastes, de juego con las materias primas y algún elemento de sorpresa que siempre aporta algo. Ha sabido combinar la cocina andaluza tradicional, muy presente siempre en su recetario, con nuevas técnicas como la utilización del nitrógeno líquido, de la que fue pionero, o la que aplica a la fritura de grandes pescados (rodaballos, lenguados y lubinas) Los fríe en aceite de oliva a 170 grados de forma que la piel actúa como una papillotte natural que protege la carne. Esta no se fríe sino que se cuece en su propio vapor sin contacto con el aceite y queda muy jugosa. La piel queda muy crujiente y se separa con facilidad. El lenguado, por ejemplo, lo sirve en un plato especial y sobre él vierte emblanco, un caldo tradicional. El rodaballo, todavía más difícil de freír, se emplata con la piel muy crujiente, la carne del pescado, patata y morros de cerdo ibérico. Los dos resultan espectaculares. Calima ofrece un escenario espacioso, bonito y cuidado (la terraza es espectacular) con un servicio de sala de mucha altura D POR MARTA BARROSO Y TERESA DE LA CIERVA Belleza A todo remo Las escapadas a la playa ya no son para estar tumbado. ¿No ha oído hablar del Kayak (remo) de mar? Sus seguidores ya son legión. Es divertido, libera adrenalina, trabaja todos los músculos del cuerpo y gasta entre 500 y 700 calorías por hora. Eso, sin hablar de que permite descubrir rincones perdidos del litoral en los que desconectar del mundo mientras se broncea... Otra opción para todos los públicos es el consabido paseo por la orilla, a paso ligero- -lo justo para poder mantener una charla, que tampoco se trata de sufrir- -durante 60 minutos. Puede perder 600 calorías y, si tiene problemas de varices, encontrará en estas caminatas un alivio que se prolongará incluso después de las vacaciones (la bomba venosa de la planta del pie se pone a trabajar a todo gas) Cualquier cosa antes que freírse al sol. Vista del restaurante Calima, en Marbella Calima Dirección: José Meliá, s n. Gran Hotel Meliá Don Pepe. Marbella (Málaga) 952 76 42 52. www. restaurantecalima. com Días que cierra: Domingo y lunes. Precio medio: 100 euros. Menús degustación: 96 y 75 euros. Calificaciones en las guías: Campsa, 1 sol; Michelin, no aparece; Gourmetour, 7; LMG, 8,5. ABC dirigido por Lourdes Muñoz. En el menú degustación se entremezclan platos clásicos con las últimas creaciones. Primero tapas como el mollete casero con sardina, uva y queso en aceite, o el carpaccio de carabinero con miel de trufa, que dan paso a unas espec- taculares ostras nitro sherry mary (recubiertas con un peculiar bloody mary hecho con manzanilla y nitrógeno) y a un espléndido maki de urta a la roteña. Luego algunas de sus geniales sopas frías (gazpacho de cerezas, queso fresco y anchoa; ajoblanco templado de coliflor, huevo y caviar) para seguir con ensalada de quisquillas con tomate, aceite de oliva, habas, guisantes y menta; pipirrana con nitro de bacalao ahumado; puntillitas con patata negra y gazpachuelo; y la pringá del cocido (deconstrucción del cocido rondeño) Las antes citadas frituras de lenguado o rodaballo cierran el menú antes de los postres, el punto más flojo de esta cocina. CHIPS DE VERANO POR JOSÉ MANUEL NIEVES BLOG DE PAPEL POR ALFONSO ARMADA Armadillo. Se despereza después de hibernar a la sombra de un tendido eléctrico que le liga al norte, prefiere la noche, y sólo sale de su camuflaje cuando el destello de un faro le hace guiñar los ojos. El armadillo, que es un animal de mi familia, a veces creo que en realidad soy yo mismo, sólo abre los ojos cuando alguien que sabe coser en sueños llama con nudillos quedos, ese toc y ese tac de los que descubren mapas y corales en el cajón de la salmuera. Pingüino. Cuando los músicos necesitan recuperar la inspiración encierran el viento en una caja y se marchan con la música a otra parte, en concreto a la Antártida, a ejercer de palmípedos para ver si entre el silencio austral y un lenguaje que no está al alcance de cualquiera recuperan el deseo de conmover. Dícese también de los niños que manifiestan una inclinación a hurgar en los asuntos de los adultos con una lógica que desarma. Batracio. Si pones la oreja en la vía de la almohada durante la estación gloriosa de las charcas, cuando la canícula se quita el refajo, escucharás a los príncipes presumir de traje de buzo en el gran anfiteatro de la noche. BATERÍAS CALIENTES. Si es usted el afortunado poseedor de un portátil de la marca Dell, modelos Latitude o Inspiron XTS no es necesario que los tire a la basura. Ni que trabaje con ellos al lado de un extintor de incendios. El show montado en una rueda de prensa durante la que se mostró a los periodistas un Dell (entre los mejores portátiles del mercado) ardiendo por culpa de la combustión de su batería es, créanlo, una excepción. Lo mismo sucedió hace un tiempo con algunos modelos de teléfonos Nokia. Y es que las baterías, con sus partículas metálicas y su recalentamiento, a veces gastan esas bromas. No es normal, como tampoco lo es que se caiga una casa recién hecha, pero pasa. Más caro le va a salir a la propia Dell, que con la broma tendrá que cambiar cuatro millones de baterías...