Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 MIÉRCOLES 16 8 2006 ABC Madrid Miles de madrileños acompañaron a la Virgen de la Paloma en su descenso por las calles de la Villa Gallardón y el Arzobispado sellaron la paz tras la polémica por las bodas gay b Un año más, el Cuerpo de Bom- beros bajó de su retablo la imagen de la patrona castiza de Madrid, que por la tarde recorrió en procesión las calles del barrio de Latina JESÚS BASTANTE MADRID. Miles de madrileños abarrotaron en la tarde de ayer las calles del casco antiguo de la Villa para acompañar a su patrona castiza la Virgen de la Paloma, el día de su festividad. El buen tiempo acompañó a los fieles durante toda la jornada, que se inició a las siete de la mañana con la celebración de la primera misa en la parroquia que lleva su nombre y en cuyo retablo descansa el cuadro con la imagen de la Virgen, encontrada en el siglo XVIII por Isabel Tintero. La de ayer fue la única ocasión en que dicho cuadro baja de su emplazamiento, a seis metros de altura, y posibilita la veneración de los fieles que, llegados de todos los rincones de España, acudieron a la basílica situada junto a la Puerta de Toledo para festejar a la Paloma. Desde las siete de la mañana fueron muchos los que portaron flores- -fundamentalmente, claveles y rosas- -a la parroquia. En esta zona de Madrid no se notó el tradicional vacío que sufre la capital por estas fechas. Todos, y eran muchos, habían esperado el día grande para venerar a su Paloma. La de todos los madrileños y madrileñas. Tanta fue la afluencia de público, que los responsables de la congregación tuvieron que colocar altavoces en la fachada, dada la imposibilidad de que todos los allí congregados pudieran entrar en la iglesia. Al mediodía, el exterior de la iglesia estaba absolutamente colapsado, al igual que sucediera posteriormente por las calles del barrio al paso del cortejo procesional. pal, que acompañó a Gallardón durante la ceremonia. En contrapartida, Alberto Ruiz Gallardón asistió desde primera fila a la Eucaristía y participó en todos los actos litúrgicos del día. Fue el alcalde quien, en nombre de los madrileños, presidió la entrega de flores a la patrona castiza de Madrid. Regidor y obispo, que según diversas fuentes sellaron la paz antes de la ceremonia religiosa, fueron los primeros en venerar la imagen de Nuestra Señora de la Paloma tras la ceremonia, cuando una dotación del Cuerpo de Bomberos procedió al tradicional descenso del cuadro (de 1,20 de largo por 1 metro de ancho, y que pesa alrededor de ochenta kilos) entre los aplausos y gritos de los allí congregados. ¡Viva la Virgen de la Paloma! ¡Viva Madrid! gritaban los presentes. En esta ocasión, el encargado de bajar el lienzo fue Antonio Flores, un bombero con más de treinta años de ex- periencia y que actualmente realiza su función en Villaverde. Se trata de un complicado ensamblaje de poleas y cuerdas que, como siempre, se llevó a cabo con el máximo cuidado y sin que el retablo sufriera el más mínimo daño. Este año, los encargados de dicha operación tuvieron la oportunidad de realizar dos ensayos. La vinculación de los bomberos al lienzo parte de hace casi un siglo, cuando varios feligreses pidieron ayuda a los efectivos de este cuerpo municipal, que hacían maniobras cerca de la carrera de San Francisco, para bajar el cuadro de La Paloma y llevarlo en procesión. A lo largo de toda la jornada de ayer, y hasta las siete de la tarde, una inmensa fila de peregrinos acudió al templo para rezar a la imagen, que a medianoche regresó a su retablo, del que no volverá a descender hasta el año que viene. Vivir la fe cada día La de ayer fue la única ocasión del año en que el cuadro baja de su emplazamiento, a seis metros de altura El viento gastó una mala pasada al lienzo, que estuvo a punto de caer durante la bajada por la calle de San Francisco Durante la Eucaristía, monseñor Herráez recordó cómo la advocación de la Paloma tiene su festividad el mismo día de la subida a los cielos de la Virgen María, que simboliza el triunfo sobre la muerte y la imitación de su hijo Jesucristo un ejemplo al que instó a todos los madrileños. Debemos vivir siempre en una esperanza activa, sin esperar a que todo se solucione por sí solo dijo el obispo, quien instó a los cristianos a vivir plenamente su fe, en todos los ámbitos de su vida. No separemos nuestra vida privada de nuestra vida pública, nuestra fe de nuestra vivencia diaria reclamó monseñor Herráez, quien calificó esa distinción de esquizofrénica Para el prelado, la fe ha de atravesar el conjunto de la existencia de un creyente y no quedarse únicamente en la celebración de una serie de ritos. Durante las peticiones, se oró por la paz en Oriente Medio, por la unión de 2007, año del centenario de la Cofradía La próxima festividad de la Virgen de la Paloma tendrá un especial aliciente: la celebración del centenario de la Cofradía que lleva su nombre y que desde 1907 se encarga de preparar todos los actos litúrgicos, en conformidad con el Arzobispado de Madrid, en especial el de la procesión. Hasta el año 1936, se sacaba a la Virgen en una carroza de la Cofradía Sacramental de San Isidro. A partir de 1939, se comenzó a llevarla en un coche de bomberos, adornado con mantones de Manila, y, desde entonces, los bomberos tienen a gala bajar y subir el cuadro al tiempo de la procesión, y darle escolta de honor por todo el recorrido. En 1956 se mandó construir la carroza actual, que fue costeada por suscripción popular, y a la que desde entonces se le han hecho algunos arreglos con el fin de enrqiuecerla. La conmemoración de los cien años de existencia de la Confradía de la Virgen de la Paloma no supondrá sin embargo la modificación del tradicional recorrido del cortejo procesional por un barrio caracterizado por la devoción a Nuestra Señora de la Paloma como lo demuestra los miles de fieles que acuden a honrarla en su fiesta pese a ser periodo vacacional para los madrileños. Así y como cada 15 de agosto, la procesión formada a las puertas la parroquia de la Virgen de la Paloma y de San Pedro el Real baja primero por la calle de Isabel Tintero y sigue luego por la Gran Vía de San Francisco hasta la Puerta de Toledo, donde el Cuerpo de Bomberos suele realizar una de sus espectaculares exhibiciones en honor de la Virgen. A continuación, sube por la calle de Toledo hasta la plaza de la Cebada, pasa por la Puerta de Moros y sigue por la carrera de San Francisco hasta San Francisco el Grande. Aquí la procesión gira y sube por la calle de Calatrava, para terminar bajando por la calle de la Paloma y regresar a su templo. Gallardón, en todos los actos Finalmente, no se produjo el esperado encuentro entre Ruiz Gallardón y el cardenal Rouco, quien a finales del pasado mes de julio criticó la decisión del alcalde de Madrid de celebrar la boda de dos personas del mismo sexo militantes del PP. En ausencia del purpurado, tanto la Eucaristía Mayor como la procesión estuvieron presididas por el obispo auxiliar, Fidel Herráez, quien mostró una inusual cercanía al edil, a quien saludó en varias ocasiones y al que se dirigió en el momento de la paz rezando por él, por su familia y por el conjunto de la Corporación Munici-