Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional FRÁGIL ALTO EL FUEGO EN ORIENTE PRÓXIMO MIÉRCOLES 16 8 2006 ABC NOS VAMOS A QUEDAR SOLOS nadie puede sorprender que el jeque Hasán Nasralah haya cantado victoria. Si aquí quedó dicho que un ratio de 90 por ciento de objetivos alcanzados por parte de Israel frente a un 10 por ciento de fallos era, en realidad, una derrota para el Estado hebreo (ver El fatídico ratio 90 10 ABC 06- 08- 06) qué decir ahora que, en muy buena medida, el resultado de más de un mes de guerra ha sido, a casi todos los efectos, la vuelta al status quo ante. O algo peor que eso. Porque este mes de guerra le ha servido al ejército terrorista de Hizbolá para demostrar que puede librar una batalla con el poderoso Ejército israelí y en la prácRAMÓN tica terminar el combaPÉREZ- MAURA te en tablas. Para la umma y para las naciones árabes, Nasralah ocupa hoy en su imaginario una posición que está muy por encima de la que nunca llegó a alcanzar entre los árabes el rais Gammal Abdel Nasser. Hoy, Nasralah es visto como un vencedor. Es cierto que la resolución 1701 pide el desarme de Hizbolá, algo que difícilmente puede ser positivo para sus integrantes. Mas, ¿acaso no pedía eso mismo la resolución 1559? ¿Sirvió para algo? Con toda probabilidad el despliegue de tropas extranjeras bajo mandato de Unifil servirá para amparar un progresivo rearme de Hizbolá, al que muy bien pueden contribuir los 15.000 reservistas libaneses, en su mayoría chiíes, que se van a asentar en la zona junto a las fuerzas internacionales. Porque, aunque la nueva resolución pide un embargo de armas contra Hizbolá, tanto Irán como Siria han sido capaces de circunvalar esa barrera en el pasado. Y nada hace pensar que la situación sea hoy distinta. Porque lo primero que hay que preguntarse mientras vuelve la calma al campo de batalla es si el papel dirigente instigador proveedor- de- armamento que han jugado en esta guerra Siria e Irán ha tenido alguna consecuencia negativa para ellos. Y mientras no se demuestre lo contrario, la respuesta es un contundente ninguna Es probable que Estados Unidos no tuviera más remedio que aceptar la resolución 1701. La Administración Bush había asumido graves riesgos políticos al demorar la llegada del alto el fuego. Y de aquí vuelve a salir una lección que puede resultar muy costosa para Europa: Washington comprueba que la mayoría de sus aliados europeos no estaban a su lado. Parecería que no eran los intereses europeos los que estaban en juego. Son éstas las actitudes que alimentan el resurgir del aislacionismo norteamericano. Mientras nosotros seguimos bailando el agua del diálogo de civilizaciones de Jatamí y Zapatero con los mismos que quieren nuestra sumisión- -Mingote lo retrataba de forma magistral ayer- al otro lado del Atlántico, los partidarios de una mayor implicación internacional de Estados Unidos pierden terreno. Sigamos así y volverán al aislacionismo. Nos vamos a quedar solos. A Una familia libanesa retira las pertenencias de su casa, que han encontrado destruida, en su vuelta al sur de Beirut AP Nasralah promete un año de alquiler a los que se han quedado sin casa El Ejército libanés rechaza ocuparse del desarme de Hizbolá fuerza de pacificación de Naciones Unidas, la Unifil, patrullan ya día y noche en el sur del Líbano y su número aumentará en breve LAURA L. CARO. ENVIADA ESPECIAL BEIRUT. El despliegue de la fuerza multinacional prevista por la resolución 1701 de la ONU empieza a convertirse en una necesidad urgente en el sur del Líbano a medida que se suceden las escaramuzas entre los soldados israelíes, todavía presentes en el territorio, y las milicias de Hizbolá. Cuatro disparos de mortero contra las tropas hebreas, que no causaron daños y no obtuvieron respuesta, dieron ayer la voz de alarma ante el riesgo de posibles choques y pusieron de relieve que es demasiado pronto para hablar de paz. El ataque menor, registrado cuando aún no se habían cumplido 24 horas del cese oficial del fuego, hizo reaccionar de inmediato al Gobierno de Beirut, que a través de su ministro de Defensa, dio a conocer que los 15.000 efectivos libaneses llamados a tomar el control del sur en sustitución de Hizbolá serán desplegados a lo largo del río Litani antes de la próxima semana como paso previo a su traslado a las posiciones en la franja más próxima a la frontera. Según la agencia Reuters, que cita fuentes políticas de alto rango y fuentes oficiales libanesas la operación podría dar comienzo mañana. En tanto, dos mil miembros de la b Dos mil soldados de la fuerza de pacificación de Naciones Unidas, la Finul (fuerza interina de la ONU en Líbano) patrullan día y noche la zona, y según su portavoz, Milos Strugar, su misión se reforzará en los próximos días ante lo delicado de una transición que peligra si se alarga demasiado. Proteger la victoria No obstante, el titular de Defensa advirtió también en sus declaraciones de que la tarea de las tropas libanesas no va a ser desarmar a los combatientes del Partido de Dios, lo que hace crecer las dudas sobre quién se ocupará de hacerlo. El Ejército no se desplegará en el sur para desarmar a Hizbolá. Su papel es garantizar la seguridad de la resistencia y de los ciudadanos y proteger la victoria de la primera subrayó el ministro, si bien expresó su tranquilidad porque la organización de Hasán Nasralah cooperará -dijo- -y que, en consecuencia, cuando los 15.000 soldados locales estén en sus puestos serán los únicos, junto a la Finul, que poseerán armas sobre el terreno Algo más explícito fue ayer el ex general del Ejército libanés Salim Abu Ismail, quien avanzó que la política a seguir será la misma adoptada por las milicias tras los acuerdos Un militar libanés asegura que no se utilizarán formas agresivas para desarmar a Hizbolá de Taef de 1990, y que en ningún caso se utilizarán formas agresivas contra las filas de Hizbolá. Planeando sobre el debate del desarme continuaban también ayer las primeras palabras de Nasralah tras el alto el fuego emitidas el lunes por la tarde por su televisión, Al Manar, en las que el clérigo tachaba de inmorales las filtraciones en torno a las diferencias de los ministros acerca de este punto realizadas- -indicó- -por algunas personas, desde sus oficinas con aire acondicionado mientras los libaneses morían por las bombas israelíes, en referencia al Gobierno libanés. Mientras los vecinos de los suburbios de Beirut regresaban también a contemplar sus casas derruidas en medio de un paisaje aterrador de aspecto lunar. Pero sin lamentos. Lo hemos perdido todo, todo- -indicaba Alí Aisa en Haret Hreik, en presencia de su esposa y una de sus cuatro hijos- pero estoy orgulloso, nunca triste, porque hemos ganado Las promesas de Nasralah de dar a cada familia dinero suficiente para alquilar un hogar durante un año y de cubrir de inmediato todas sus necesidades, aunque son grandes y graves han calado como palabra de Dios entre la población. Si él lo dice, así será... siempre cumple lo que anuncia se regocijaban las hermanas Amir y Samar Almasri, en idéntico mensaje de devoción al jefe de Hizbolá. Ofrecemos nuestro hogar en sacrificio para Hasán Nasralah; no nos importa que nos destruyan y nos maten si Hizbolá gana la guerra