Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 MIÉRCOLES 16 8 2006 ABC Internacional La UE, Egipto y Jordania apuestan por resucitar el proceso de paz con un Madrid- II Esfuerzo diplomático para buscar una solución duradera tras lograr la tregua b El proyecto incluye el canje de prisioneros por secuestrados; un Gobierno de unidad palestino; el reconocimiento de Israel y el diálogo con el Líbano y Siria JUAN CIERCO. CORRESPONSAL JERUSALÉN. Hay una máxima en Oriente Próximo que nunca se queda en mínima: Cuanto peor, mejor; cuanto más cerca se está del abismo más posibilidades de tocar el cielo; cuando acaba una guerra se oyen los tambores de la paz imposible Y así es ahora otra vez. Y así será en el futuro de nuevo. Desde que estallara la guerra entre Hizbolá e Israel, cerrada en falso pero cerrada a fin de cuentas quizás momentáneas, la diplomacia europea, encabezada por Javier Solana, ha trabajado en una doble dirección, más en la segunda que en la primera, consciente de sus limitaciones sobre el terreno. La primera consistía, por supuesto, en lograr el final de la guerra y a ello se ha dedicado sobre todo Francia con su aportación a la resolución 1701 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Sin embargo, ABC ha podido saber de fuentes próximas a la Comisión Europea en Jerusalén que donde más esfuerzo e interés se han puesto ha sido en la segunda vía, aquella que debe llevar a una solución global, definitiva, justa y duradera del conflicto. El parche de la resolución 1701 no acabará con el sempiterno enfrentamiento de Oriente Próximo, que necesita de un impulso decidido para salir de ese precipicio del que casi nunca asoma la cabeza. Uno de los máximos valedores de la estrategia europea ha sido, está siendo, el ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, quien como antiguo enviado especial de la UE en la región mantiene excelentes relaciones con los dirigentes árabes. La apuesta europea, secundada en la distancia corta por Egipto y Jordania, pasa por la celebración antes de fin de año de una Conferencia de Paz Internacional, bajo las mismas premisas que la que tuvo lugar en Madrid hace 15 años, en la que participarían todos los actores involucrados en un proceso hoy moribundo. en día muy lejano. No tanto si se solucionaran algunas cuestiones pendientes que enumeramos a continuación. Primera, consolidación del alto el fuego en el sur del Líbano y aplicación plena de la resolución 1701, acompañado además de la liberación sanos y salvos de los tres soldados israelíes secuestrados por Hamás e Hizbolá. Ehud Olmert ha reconocido estar dispuesto a negociar, algo que descartaba hace unas semanas por tratarse de organizaciones terroristas, y asoma sin disimulo el canje de prisioneros palestinos y libaneses. Reunión Abbas- Haniyeh Segunda, formación de un Gobierno de Unidad Nacional palestino entre Al Fatah y Hamás, (en eso trabajan Mahmud Abbas e Ismail Haniyeh, reunidos ayer en Gaza) que dé paso al reconocimiento explícito de Israel, a la aceptación de todos los acuerdos firmados en el pasado y al fin de la violencia y de los atentados de los islamistas radicales. Ello iría acompañado por el levantamiento de las sanciones políticas y económicas de la comunidad internacional a la ANP. Tercero, capacidad para atraer a Siria al campo del diálogo, algo que, por muchas manifestaciones como las de ayer de Bashar al- Assad, los diplomáticos europeos consultados por este diario consideran muy probable si al final del camino se presenta la negociación por los Altos del Golán. De hecho, ayer mismo, el ministro israelí de Defensa, Amir Peretz, señaló en Tel Aviv que es tiempo ya de retomar las negociaciones con los palesti- Tres fases previas Para ello son necesarias varias ecuaciones complicadas que deben resolverse de inmediato. Todo pasa, en efecto, por la aceptación en primer lugar de Israel y de Estados Unidos, algo hoy El intento pasa por la aceptación por parte de Israel y Estados Unidos, algo difícil en las actuales circunstancias El jefe del Estado Mayor israelí podría verse forzado a dimitir por vender sus acciones antes de la guerra El Tsahal mató a Dawayer, jefe de operaciones de Hizbolá J. C. JERUSALÉN. Obsesionada por acabar como sea con el líder de Hizbolá, el jeque Hasán Nasralah, la Fuerza de Defensa de Israel- -el Tsahal -sólo pudo ofrecer anoche a sus compatriotas un sucedáneo menor, apenas calderilla. Un comunicado del portavoz del Ejército afirmaba que las fuerzas israelíes que han operado en el Líbano lograron matar, en una de sus últimas operaciones y poco antes de la entrada en vigor del alto el fuego, a un importante líder de la milicia chií libanesa, identificado como Sayed Dawayer, considerado por Israel como el jefe de las fuerzas especiales de Hizbolá y el encargado de dirigir a los comandos de la milicia chií en el sur del País del Cedro. No precisó detalle alguno al respecto ni las circunstancias en que se desarrolló la acción. El número dos de esta formación políticoguerrillera había afirmado horas antes de este anuncio, ante las cámaras de Al Manar, la cadena de televisión de Hizbolá, que los dirigentes que integran la cúpula del Partido de Dios no han sufrido daños a causa de la ofensiva israelí. La misma obsesión por presentar réditos a la arriesgada aventura del Tsahal en el sur del Líbano pareció afectar ayer al viceprimer ministro israelí, Simón Peres. El incombustible político laborista y perdedor seguro en cada una de sus citas con las urnas aseguraba en Washington, tras un encuentro con la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, que la mitad de los 2.500 combatientes de Hizbolá están muertos o heridos tras la guerra. Peres describió a la milicia libanesa como una legión extranjera entrenada, armada y mantenida por Teherán con un coste de cien millones de dólares anuales: Se trata de una división del Ejército iraní en cuanto a entrenamiento, armamento y obediencia dijo. nos y el Líbano y de limpiar el terreno de obstáculos para hacerlo con los sirios. Un Peretz que, por cierto, debe enfrentarse ya a un serio problema surgido en las últimas horas con el jefe del Estado Mayor, el general Dan Halutz, al borde de la dimisión tras confirmarse que vendió su cartera de valores, de unos 23.000 euros, tres horas después de que Hizbolá secuestrara a dos soldados y matara a otros ocho el 12 de julio. Con la guerra posterior, la Bolsa de Tel Aviv cayó un 8 por ciento en dos días. Cuarto, lograr una postura común, moderada y flexible del mundo árabe, siempre dividido a la hora de afrontar el diálogo con Israel. Negociar con la ANP Quinto, aparcar la iniciativa de Ehud Olmert de llevar a cabo una anexión- retirada unilateral de Cisjordania (incluida en su programa electoral pero muy en duda después de la guerra contra Hizbolá) y apostar por las negociaciones directas con la ANP. De lograrse estos requisitos, y en ello trabajan la UE, Egipto y Jordania a varias bandas, se despejarían algunos de los obstáculos que ahora alejan a Israel y EE. UU. de dicha Conferencia Internacional, a imagen y semejanza de la celebrada en Madrid hace tres lustros.