Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 MIÉRCOLES 16 8 2006 ABC Nacional La factura de los fuegos puede superar los 500 millones sin contar las pérdidas asociadas Se calcula que sólo en el aire flotan, en forma de humo y cenizas, 500.000 toneladas de residuos oficiales sobre el número de hectáreas quemadas, la empresa de teledetección que usa fotos de la NASA contabiliza ya cerca de 180.000 JOSÉ MANUEL NIEVES SANTIAGO. Nadie se atreve aún, porque es pronto y también porque las vacaciones del Gobierno gallego no se han interrumpido a pesar de la catástrofe, a aventurar el coste económico de la peor campaña de incendios en la historia reciente de Galicia. Touriño no hizo hasta el lunes una declaración institucional, y en ella se limitó a decir que en las próximas semanas se empezarán a valorar los daños. El PP, por su parte, que controla el 70 por ciento de los ayuntamientos (219 municipios de un total de 315) ha enviado a todos sus alcaldes un formulario para que cada uno detalle las pérdidas que ha sufrido. Las cifras están siendo analizadas por el gabinete de crisis del PP, aunque aún es pronto para tener resultados. Hay que tener en cuenta que, según las estadísticas, la peor época de incendios en Galicia abarca, cada año, desde el 15 de agosto al 15 de septiembre, es decir, que para muchos aún queda lo peor. b A falta de datos Las fechas más delicadas Sin embargo, hay una serie de pistas y de indicativos que dejan entrever la magnitud de la catástrofe. Salvo el año pasado, que se quemaron en Galicia 50.000 hectáreas, la media de los quince años anteriores (1990- 2005) fue de unas 25.000 por temporada. Este año, cuando aún quedan las fechas más delicadas, el número de hectáreas arrasadas supera ya las 60.000. Cien mil según algunas fuentes y 180.000 según los datos aportados ayer por la web mapasnet. com, que pertenece a la empresa Infocarto, dedicada a teledetección y cartografía, y que se ha valido del servicio Rapid Fire de la NASA- -detección y evaluación de incendios forestales a nivel global- Los expertos consultados calculan que, como media, cada hectárea quemada supone unas pérdidas de 3.000 euros, con lo que basta una sencilla multiplicación para obtener cifras que superan los 525 millones de euros. Esa media tiene en cuenta los distintos ti- pos de terrenos consumidos estos días en Galicia. Una hectárea de una plantación de pinares de 50 años o un campo de frutales vale mucho más, pero también hay monte bajo o campos de cultivo con un valor muy inferior matizan las fuentes consultadas. No creen que la cifra sea disparatada y eso que se acerca- -a falta de cifras oficiales- -a la factura que en su día se calculó para el desastre del Prestige unos 700 millones de euros. Los expertos, al cifrar en 3.000 euros por hectárea, sólo tienen en cuenta el valor de lo quemado. Lo que se pierda, que se está perdiendo, en otros conceptos no está incluido en esa cifra, como la falta de ingresos por turismo o la bajada del precio de la madera- -ahora hay que talar todo lo quemado, lo cual tiene un coste, y esa madera, que se vende, lo hará a un precio ridículo- Hablamos de millones de toneladas de madera que, seguramente, aprovechará alguna fábrica de celulosa para hacer pasta de papel. Y luego está el daño a la pesca. Las últimas fotos de satélite revelan una gigantesca nube de humo, suma de todos los incendios de estos días, que se introduce cientos de kilómetros en el Atlántico. Se ha calculado que en el aire flotan, en forma de humo y cenizas, 500.000 toneladas de residuos, (quince veces más que el Prestige que se están depositando, bien en el mar, bien en las laderas de los montes. Dentro de poco vendrá la lluvia, y toda esa mezcla de ceniza y tierra quemada será arrastrada ladera abajo hasta las rías, con efectos más perniciosos cuanto más abundantes sean las lluvias. El mar vivirá, según algunos expertos, un segundo chapapote de proporcio- Las flores junto a una cruz, el único color en el bosque de Atalaya, cerca de Rianxo nes gigantescas, con amplia repercusión en las mejilloneras y en la industria pesquera, especialmente la de bajura. Hasta el momento nadie sabe cómo calcular estos daños, pero no hay duda de que su cuantía será enorme. Otra cuestión en el aire, de máxima urgencia, es la reforestación. Esta tendrá que comenzar en cuanto termine la temporada de fuegos y se haga balance. Galicia tendrá que afrontar la mayor repoblación forestal de toda la historia de España. La industria maderera, muchas veces señalada con el dedo como interesada en que arda el bosque, es la otra gran perjudicada y de El mar vivirá, según algunos expertos, un segundo chapapote con repercusión en la pesca y las mejilloneras La bajada del precio de la madera quemada también generará al sector cuantiosos perjuicios Touriño da por superada la ola de fuegos y presenta hoy la cifra oficial de hectáreas quemadas A. MARTÍNEZ SANTIAGO. La crisis de los incendios forestales está superada, y ahora empieza la segunda fase, que es la de recuperación del territorio quemado El presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, indicó que la existencia a primera hora de la tarde de ayer de dos focos no controlados permitía decir que estamos en el final del túnel y en la entrada de un nuevo capítulo de recuperación y evalua- ción de los daños, sin duda muy importantes y en múltiples frentes La entidad de este desastre medioambiental, calificado como la peor ola de fuegos de la historia de Galicia, se traduce en la posible destrucción en diez días de más de 175.000 hectáreas (1.750 km 2) de monte raso y arbolado. Es el dato aportado por el PP, y extraído de un informe elaborado por una empresa de cartografía a partir de imágenes captadas por los satéli-