Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 MARTES 15 8 2006 ABC Sociedad Gates advierte que el tratamiento del sida no será sostenible si no se avanza en prevención Sólo el desarrollo de geles vaginales que actúen como barrera del VIH frenará la epidemia a la Iglesia: Fomentar la abstinencia sexual no significa que habrá menos sexo, sino que menos personas tendrán relaciones seguras y se morirán FERMÍN APEZTEGUIA E. ESPECIAL TORONTO (CANADÁ) La esperanza se expande más rápido que el sida La frase, diseminada por los suelos y paredes del centro de congresos de Toronto, resume el espíritu del nuevo plan mundial contra la pandemia diseñado por Bill y Melinda Gates. El ex presidente de Microsoft y su esposa se han propuesto revolucionar la lucha contra la infección del mismo modo en que cambiaron el mundo con la informática. Y para conseguirlo, han propuesto algo tan básico que, de puro lógico, ha sorprendido incluso a los mayores expertos en epidemiología: hay que apostar por la prevención. La pareja, comprometida desde el año 2000 contra las enfermedades que minan la salud del planeta, argumenta su apuesta en lo lejano que todavía parece estar el diseño de una vacuna y la imposibilidad de extender la terapia antirretroviral al ritmo que sería deseable. Su idea consiste en que, sin abandonar ninguno de los frentes actuales, los esfuerzos de la comunidad científica se centren en el desarrollo de geles vaginales que protejan a la mujer frente al virus. Sólo así, mediante el fomento y el desarrollo de acciones preventivas, se evitará según dicen que cada año cuatro millones de personas se sumen a la larga lista mundial de infectados. b Melinda Gates penderá de lo que pueda hacer un político o un científico, sino que será el logro de una familia humana que trabaja unida dijo Melinda. Durante su intervención, tampoco faltaron críticas a la Iglesia católica, a la que no llegaron a citar expresamente, por su rechazo a los preservativos. Fomentar la abstinencia sexual no significa que habrá menos sexo, sino que menos personas practicarán el sexo seguro y se morirán dijo Melinda Gates. Aplicar criterios empresariales El matrimonio Gates también puso en entredicho la estrategia por la abstención sexual, la fidelidad y el uso de preservativos como último recurso por insuficiente La abstención no es una herramienta válida para las mujeres pobres; la fidelidad tampoco protege a las esposas cuyos maridos no lo son y la decisión de usar preservativos está en manos de los hombres. Necesitamos poner el poder de la prevención en manos de las mujeres porque la mujer- -proclamó Belinda- -no necesita del hombre para protegerse La novedad de la propuesta de los Gates es la aplicación de criterios empresariales a las políticas para la contención de la epidemia. Su teoría, que ha calado en Toronto como una nueva esperanza, se basa en la evidencia. La vacuna es un proyecto a largo plazo y los tratamientos no dan abasto. La población infectada crece y si hoy resulta imposible atender con medicamentos a los pacientes de todo el planeta, lo será más en un futuro próximo, cuando el número de enfermos crezca y las personas en terapia necesiten más fármacos y más potentes que los que to- Bill y Melinda Gates, durante su discurso en el Rogers Center de Toronto man hoy. El tratamiento sin prevención no es sostenible dijeron. ¿Solución? Invertir en geles vaginales y tratamientos orales que desactiven el virus en cuanto se ponga en contacto con la mucosa de la mujer. Ésa es la apuesta de los Gates, que están tan convencidos de lo que dicen que han EPA invertido en este proyecto toda su fortuna. La fundación contra el sida, la tuberculosis y la malaria que lleva su nombre cuenta con un fondo de 70.000 millones de dólares, puesto a partes iguales por el matrimonio que presidió Microsoft y otro multimillonario americano. Ayer Richard Feachem, di- Abucheos y aplausos De momento, Bill y Melinda Gates cuentan en su empeño con el apoyo de la Sociedad Internacional del Sida y, aparentemente, también con el de los miles de profesionales sanitarios, activistas, afectados y, en mucho menor medida, dirigentes políticos, que llenaron la noche del domingo el Rogers Center de Toronto en la apertura oficial del Congreso Mundial del Sida número 16. El discurso de ambos, de él y de ella, abucheado en algunos momentos pero jaleado con vítores y aplausos en su mayoría, no pasó desapercibido para nadie. La victoria frente al sida no de- Yo soy la nueva cara del VIH: mujer, joven y asiática Yo no puedo decir que naciera el mismo año que John Lennon ni tampoco el año en que el hombre llegó a la Luna. Nací hace sólo 25 años, en 1981, el mismo en que lo hizo el VIH que vive conmigo. ¿Cuánto tiempo tendré que seguir con él? ¿Cinco años, diez, cincuenta? ¿Existen motivos para creer que algún día habrá una vacuna? Esperemos que sí, que sea cierto; pero entretanto, no permanezcamos ocultos por más tiempo Frika Chia Iskandar, a quien corresponden estas palabras, es la nueva cara del sida No es varón, ni fue consumidora de drogas, ni es homosexual, ni tiene una media de 45 años. No se corresponde con ninguno de los prototipos asociados a los pacientes de sida. Yo soy la nueva cara del sida. soy mujer, joven y asiática; y tambien he sido víctima de la discriminación dijo Iskandar al tiempo que dio un mensaje a la comunidad de afectados: No podemos evitar el estigma, pero podemos aprender a vivir con él Al testimonio de Frija, se sumó ayer un informe del Banco Mundial que alertaba de la expansión del VIH en el sur de Asia. Debemos actuar donde el sexo y las drogas alimentan una epidemia que afecta a seis millones reza el informe.